Cosechar Ajos

Cosechar Ajos
ammza12 / Unlimphotos

¿Cuándo cosechar ajos?

Si de estrellas en la cocina se trata, el ajo está ubicado en un sitial de honor por los perfiles de sabor que aporta a los platos. Además, es una especie con una numerosa lista de beneficios que son posibles aprovechar en áreas como la salud.

Su cosecha se aplica durante el fin de la temporada fría, cuando muy pocas plantas ofrecen algo para consumir. Esto te informa que podrás dedicar todo el tiempo que merece para disfrutar de una cosecha de excelentes características y ese es el tema a tratar hoy.

¿Cómo saber si el ajo está listo para cosechar?

Cómo saber si el ajo está listo para cosechar
zhekos / Unlimphotos

El proceso de siembra del ajo pasa por tres fases de alta relevancia para conseguir que el bulbo esté grande y con sabor. Estas son: el corte de la flor, el anudado de las hojas y la cosecha como tal.

El anudado de las hojas se hace entre finales del verano y el inicio del otoño, en dependencia a la época en la que se haya sembrado la planta. Esta técnica propicia que la planta deje de gastar nutrientes y energía en la parte aérea y solo se concentre en engordar al bulbo.

Pues bien, después del anudado la planta empezará a secarse porque está impedida para que fluya la savia. Cuando la sequía se evidencie, entonces es que ya llegó el momento de cosechar. Esta irá desde la parte de debajo de las hojas hacia la de arriba.

El tiempo de espera entre el anudado y la cosecha suele ser de unas tres o cuatro semanas. Toma en cuenta que la planta debe haberse secado en un 70 o 75% porque si dejas que esta condición avance mucho más los dientes empezarán a separarse.

Y esa situación, aparte de impactar negativamente en la estructura, podría causar pudrición porque el recubrimiento de cada diente también se perderá.

¿Qué pasos hay que seguir para cosechar el ajo?

Qué pasos hay que seguir para cosechar el ajo
ponsulak / Unlimphotos

La cosecha de ajo es un procedimiento que debes efectuar con mucho cuidado porque se realiza, prácticamente, a ciegas. Lo ideal es disponer de una pala u otra herramienta que puedas introducir en la tierra y después levantar con fuerza para impulsar la cabeza de ajo a la superficie.

Toma en cuenta que este apalancamiento no lo puedes ejecutar sobre la planta porque podrías romper el bulbo. Debes considerar una distancia apropiada que te asegure que llegarás al bulbo pero sin riesgos de chocar. Entonces, los pasos serán así:

  1. Evita regar la planta de ajo desde dos semanas antes de proceder a la cosecha para asegurar que tengan el nivel de humedad más bajo que sea posible.
  2. Acciona una especie de palanca que lleve al bulbo desde donde está enterrado hacia la superficie.
  3. Límpialo con la mano de los restos de tierra y las raíces, solo dejando las hojas que tiene adheridas.
  4. Coloca las cabezas de ajo en una bandeja y permite que permanezcan en un lugar ventilado y soleado para que se desprendan de toda la humedad que tenían de la tierra. La cantidad de tiempo es variable, entre 2 y 5 días. Revísalos a diario.
  5. Cuando ya las cabezas estén secas, sí que podrás desprender las hojas que tiene y que seguramente están secas y marrones.

¿Cómo cosechar ajos en maceta?

Cómo cosechar ajos en maceta
JacksonStock / Unlimphotos

La cosecha de ajos en maceta seguirá un procedimiento idéntico al expuesto para cosechar los que siembres en el huerto. Si la tierra aquí está más suelta, podrás comprobar el estado del ajo antes de sacarlo, así podrás esperar los días oportunos para mejorar su tamaño.

Lo que recomiendan los expertos es limpiar con los dedos la base de la hoja de la planta para descubrir el punto de unión con el bulbo. Cuando lo veas, puedes definir si cumple las características idóneas para la cosecha: estructura firme, abultado y apretado.

Además, será posible que evidencies la curvatura de separación entre los dientes, lo que informa que se ha estructurado de forma apropiada. La cosecha de ajos es un procedimiento relativamente sencillo que puedes ejecutar sin necesidad de ayuda.

Toma en cuenta que una siembra de algunas cabezas te dará los recursos suficientes para muchas preparaciones, pero debes planificar bien porque un diente sembrado te producirá una cabeza.

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Soy Ainara Salcedo, y nací en Zaragoza. Hace un tiempo que empecé a colaborar con Sembrar100 en la redacción, edición y maquetación de artículos. Mi grado en Periodismo por la Universidad de Zaragoza me ha ayudado a poder realizar mejor mi trabajo. Dispongo también de el Máster universitario de Periodismo y Comunicación Digital: Datos y Nuevas Narrativas por la UOC.