Las Leguminosas: ¿Qué son? ¿Cómo se siembran? ¿Qué plagas y Enfermedades tienen?

 Las leguminosas , según su especie, son conocidas por diversas culturas desde la antigüedad.

De hecho, se cree que junto a los cereales, fueron las primeras plantas cultivadas en el periodo Neolítico, es decir, cuando el hombre comienza a trabajar la tierra como actividad complementaria a la caza.

Es un grupo de plantas perteneciente a la familia de las fabáceas (Fabaceae), constituido por una gran variedad de árboles, arbustos, enredaderas e incluso hierbas, cuyas características comunes son sus hojas estipuladas y su fruto en forma de vaina.

   

¿Qué son las leguminosas?

Por lo general, los frutos de estas plantas suelen conocerse como “legumbres”, pero este término, según la FAO (2015), excluye a los frutos de vainas cuyo contenido se cosecha verde para el consumo (como por ejemplo las judías).

Por lo que cabe destacar que las leguminosas engloban, tanto las vainas que contienen granos para el consumo fresco, como aquellas con semillas secas (legumbres).

De esta forma, las vainas de las leguminosas son cosechadas con la intención de obtener las semillas en su interior, las cuales representan una fuente importante de proteínas, nutrientes y fibras solubles, por lo que habitualmente suelen ser consumidas en todo el mundo y utilizadas para combatir enfermedades como la obesidad y la diabetes.   

   

¿Cuáles son las leguminosas y cómo las sembramos?

En la actualidad se conocen alrededor de 19.000 especies de fabáceas o leguminosas, siendo este grupo de plantas el tercero con mayor variedad. Sin embargo, se describen a continuación las características de algunas de las leguminosas más comunes:

Alfalfa (Medicago sativa)

Es una planta herbácea de hasta 60 cm de altura cuyo fruto es una vaina en espiral de 11 giros aproximadamente. Es rica en calcio, potasio, hierro, fósforo y vitaminas C, D, E y K. 

Las semillas deben espolvorearse sobre la tierra de manera uniforme y con tan sólo media pulgada de profundidad, porque sus raíces son de crecimiento rápido.

Tolera varias condiciones ambientales aunque prefiere los climas fríos y la exposición a la luz.

   

En cuanto al riego, va a depender de la estación; de esta forma, en épocas primaverales demanda pocas cantidades de agua y en periodos de alta evaporización, el riego debe ser más continuo. Sin embargo, es importante recordar que esta planta prefiere suelos poco húmedos y bien drenados.     

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Alfalfa.  

Arveja o alverja (Vicia sativa)

sembrar guisantes 9Es una leguminosa anual de hasta 80 cm de altura, con tallos más o menos angulosos y legumbres de 4 a 9 semillas de color pardo.

Las arvejas son fuente importante de proteína y vitaminas del grupo B.

Las semillas deben sembrare cerca de un cereal (avena o cebada) que sirva como tutor de la planta, debido a que la misma se cultiva como secano, es decir, no se interviene en el riego de los campos sino que utiliza únicamente lo que proviene de la lluvia.

Esta planta requiere poca luz solar y suelos de secos a húmedos.

Cacahuete o maní (Arachis hypogaea)

Es una hierba erecta de hasta 80 cm de altura, con tallo amarillento, estípulas pilosas y fruto en forma de vaina, de desarrollo subterráneo y con paredes gruesas veteadas.

Su contenido es de 1 a 6 semillas oblongas con alto contenido en grasas saludables, potasio, fósforo y magnesio.

Las semillas se siembran con un espacio de 30 a 40 cm, en surcos separados de 40 a 50 cm.

Germinan bien en climas cálidos y prefieren suelos fértiles, bien drenados, de estructura suelta y con alto contenido de calcio.

El riego debe ser constante pero no excesivo; por lo general se siembra a finales de primavera y se recolecta a finales de otoño, para aprovechar las lluvias.

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Cacahuetes  

Garbanzo (Cicer arietinum)

sembrar guisantes 12Es una leguminosa herbácea anual, de 50 cm de altura aproximadamente, con flores blancas y vainas de entre 2 y 3 semillas redondeadas que, según la variedad cultivada, pueden ser lisas o arrugadas.

Los garbanzos son ricos en grasas saludables y fuente importante de fibra.

¿Cómo plantar garbanzos?

Las semillas deben ser depositadas sobre el suelo (previamente preparado con un fertilizante) y luego cubrirse con 2 cm de arena. Prefiere climas secos y suelos arcillosos.

   

Puede regarse cada dos semanas después de su siembra, siempre que no haya llovido durante ese tiempo. En cuanto a la cosecha, ésta puede realizarse una vez las hojas comiencen a ponerse amarillas.

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Garbanzos  

Guisante (Pisum sativum)

Es una planta herbácea trepadora que, al igual que sus semillas, es conocida por diversos nombres (chícharo, petipúas o arvejas dulces, entre otros).

Las vainas de esta leguminosa suelen ser cilíndricas y contener de 3 a 12 semillas verdes de diferentes formas y tamaños. Los guisantes son ricos en proteínas, minerales y fibras.

   

La siembra se realiza directamente sobre la tierra, dejando una separación de 50 cm entre las líneas de producción y cubriendo las semillas con 4 cm de tierra.

Los guisantes son de clima frescos con frío moderado, se adaptan a casi todo tipo de suelos y requieren riegos copiosos sin encharcamientos. Pueden recolectarse de 12 a 14 semanas después de su germinación.

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Guisantes.  

Haba (Vicia faba)

sembrar guisantes 10Es una planta herbácea de tallos erectos de hasta 1,6 metros de altura, con hojas alternas y vainas en cuyo interior se ubican de 2 a 9 semillas, estas últimas protegidas por un tejido blanco y esponjoso.

Las habas ron ricas en potasio, magnesio, fósforo, calcio y vitamina A.

Las semillas deben sembrarse directamente en el terreno, bajo un clima fresco y con mucha exposición a la luz solar.

Prefieren suelos arcillosos bien drenados, con riegos constantes y al ras del suelo, es decir, disfrutan de la humedad. La cosecha, por su parte, puede realizarse de 85 a 110 días después de la siembra.

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Habas 

Judía (Phaseolus vulgaris)

También conocida como alubia, frijol, habichuela o poroto, es una planta herbácea anual cuya legumbre lineal puede llegar a contener de 4 a 10 semillas de diversos colores y tamaños (según la variedad), con alto contenido en vitaminas del grupo B, ácido fólico y minerales.

Las semillas se siembran directamente sobre el terreno, con abundante exposición al sol. Se desarrollan mejor en climas cálidos y templados.

No requieren abonado pero sí suelos ricos en humus (sin materia orgánica fresca). En cuanto al riego, las judías necesitan humedad, pero en épocas de primavera es preferible depender sólo de las lluvias.

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Frijoles  

 Para saber más: Guía completa para Sembrar Judías Verdes  

Lenteja (Lens culinaris)

Es una planta herbácea anual, con tallos de 40 cm de altura aproximadamente.

Hojas en estípulas lanceoladas, flores blancas y fruto en forma de vaina pequeña que contiene de 2 a 3 semillas pardas, de medio centímetro y cuyo contenido nutricional es alto en vitaminas del grupo B, ácido fólico, zinc y selenio.

Para sembrar lentejas, las semillas se depositan en el suelo de 2 a 3 cm de profundidad.

Son de clima frío o invernales, por lo que es conveniente sembrar a finales de otoño. Prefiere suelos arenosos bien drenados, y aunque soportan la sequía, el suelo debe mantenerse húmedo.

Puede cosecharse a finales de primavera, cuando los granos presenten una coloración amarillo tostado. 

Soja o Soya (Glycine max)

Es la especie de leguminosas quizás más apreciada, esto debido a sus múltiples usos. Su contenido de proteína y aceite saludable la convierten en un alimento esencial para el hombre, el ganado y las aves.

La planta puede llegar a medir hasta 1 metro de altura, su vaina crece en grupos de 3 a 5 y cada una puede llegar a contener de 2 a 4 semillas de 11 mm de diámetro.

Las semillas se siembran en el terreno con una profundidad máxima de 4 cm.

La temperatura ideal para el desarrollo de la planta va de 20° a 30° C. Suele tolerar suelos poco abonados, neutros o ligeramente ácidos. Resisten bien la sequía, por lo que el riego no debe ser copioso, aunque sí garantizar una mínima humedad.

Tamarindo (Tamarindus indica)

Es un árbol de hasta 30 metros de altura, con hojas alternas y frutos en forma de vaina de color canela, de 5 a 20 cm de largo. La pulpa que envuelve a las semillas dentro de la vaina es la parte comestible.

La siembra es por semillas, en terrenos profundos y en climas tropicales o subtropicales.

El riego debe realizarse por goteo, para evitar encharcamientos. Prefiere suelos ricos en materia orgánica. Puede comenzar a producir frutos de 7 a 10 años después de su siembra.

La siembra y el riego de las leguminosas

Al tratarse de un grupo de plantas numeroso, no es descabellado pensar que para cada variedad, existan metodologías diferentes de siembra y riego; por lo tanto el procedimiento será descrito para cada especie:

Como podrá apreciarse sí existen diferencias marcadas en la metodología de siembra para ciertas leguminosas, y aún cuando la mayoría sea por semillas y directamente en el terreno, las condiciones del clima y la humedad del suelo sí suelen variar para cada especie.

Sin embargo, existe otra característica de las leguminosas que es común para todas las variedades: se trata de la capacidad de estas plantas para fijar el nitrógeno en el suelo.

Según Reynoso (2016), las leguminosas son capaces de producir el nitrógeno mediante la activación de las bacterias Rhizobium leguminosarum, que forman nódulos en las raíces de las plantas, tomando el nitrógeno de la atmósfera y fijándolo en el suelo.

Importante:
Siendo el nitrógeno uno de los principales alimentos de las plantas, al utilizar leguminosas en los huertos, estaremos reduciendo el uso de los fertilizantes químicos y por consiguiente, disminuyendo los niveles de contaminación en los ecosistemas: de allí su importancia en la agricultura. 

Plagas y enfermedades comunes en las leguminosas

De acuerdo a Hill (2017), cada tipo de leguminosa es susceptible a ciertos agentes, sin embargos, existen problemas típicos que las afectan a todas de manera general.

Las plagas y enfermedades de las leguminosas que podemos destacar son:

  • El curculio (Chalcodermus aeneus Boheman): El insecto adulto es de forma ovalada y color negro, contando además con sutiles detalles en bronce. Suele afectar a las habas, los frijoles, la soja, los guisantes y otras legumbres. Esta plaga se alimenta de las vainas.
  • La chinche hedionda (Halyomorpha halys): Afecta a una variedad de legumbres, y como su nombre indica, emite un olor fétido cuando es aplastada, lo que la convierte en un intruso problemático. Algunos de los cultivos afectados por este tipo de chinches incluyen la soja, las judías y los guisantes, apareciendo dentro de las vainas.
  • Plagas bacterianas: La Bacteriosis es una enfermedad transmitida por el suelo mediante la interacción con bacterias dañinas para la planta. Los síntomas difieren dependiendo del agente contaminante; en este sentido, las leguminosas pueden presentar películas de costra blanca o amarilla, lesiones o manchas en sus hojas y las vainas pueden ser desecadas o caerse. Existen diversas bacterias que producen problemas de plaga, entre las cuales encontramos el tizón común (Xanthomonas phaseoli), el tizón Fuscous (X. phaseoli var. fuscans), el Wilt (Corynebacterium flaccumfaciens) y el tizón de Halo (Pseudomonas phaseolicola).

Historia de las leguminosas

El origen de estas plantas aún es discutido ampliamente por algunos historiadores, debido a que algunos defienden que las legumbres datan de 20.000 años atrás, pero sólo se ha podido comprobar la  existencia de este cultivo hasta hace 10.000 años , en el Medio Oriente.

En este orden de ideas, se han observado inscripciones egipcias que documentan una serie de rituales en los que se venera a las lentejas.

Por su parte, los ejércitos romanos demandaban gran cantidad de alimentos a base de legumbres secas, y en épocas de escasez de cereales, las habas eran molidas para preparar una especie de pan tosco.

La Biblia es otro documento probatorio que hace referencia a la pasión de los romanos por las legumbres, y por tanto, también del pueblo hebreo.

En Grecia, el garbanzo era un alimento común en los tiempos de Homero, y también existe evidencia de su utilización para emitir el voto en el ágora. En los palacios de Creta se han encontrado restos antiguos de arvejas, lentejas y guisantes (Ministerio de Agroindustria de Argentina, 2017).

En cuanto a España, se piensa que las legumbres comenzaron a ser utilizadas en la Edad Media, para combatir las epidemias que dejaba la guerra, y a partir del encuentro entre los mundos se produjo el intercambio de diversas variedades entre América y Europa.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest