Sembrar100

La web en la que encontrarás todo lo que necesitas para sembrar, mejorar, recolectar y disfrutar tu huerto

Empieza por aquí

  • El clima.
  • La luz solar y el calor.
  • El aire.
  • El agua y el riego.
  • La tierra: su preparación
  • El abonado, el compost y el estiércol.
  • Asociaciones favorables.
  • Las herramientas.
  • Enfermedades, plagas y parásitos.
  • Más de 50 trucos para aplicar en tu huerto.

El clima, la luz solar y el calor

El clima es un factor sumamente importante a la hora de diseñar nuestros huerto. Habiendo viviendo en cualquier zona durante un tiempo podemos hacernos una idea de cómo es el microclima de ese lugar.

sembrar zanahorias 3Podemos determinar cuántas horas de luz hay en verano y en invierno. O cómo cambian las temperaturas cuando cae el sol. Los climas varían mucho dependiendo del lugar donde estemos y la forma de sembrar, por lo tanto, también.

No es lo mismo sembrar en climas muy cálidos, donde las temperaturas a penas varían del verano al invierno, que otros climas más extremos con veranos tremendamente calurosos e inviernos muy fríos.

También deberemos tener en cuenta si por la noche las temperaturas bajan considerablemente y existe riesgo de helada.

Por otro lado, si los veranos son secos deberás preparar un buen sistema de riego si no quieres que tus cultivos mueran o crezcan muy poco.

En cualquier caso, es bueno saber cómo se adaptan las plantas a diferentes lugares y cuáles son las ideales dependiendo del sitio donde estés.

Hay plantas que son muy resistentes al frío, otras que no son tan resistentes pero se llevan bien. Por otro lado encontramos aquellas que están muy cómodas con los climas templados, pero odian los extremos.

Finalmente podemos sembrar algunas plantas que se adaptan bien a climas muy cálidos. A continuación podrás ver una tabla para guiarte y saber lo que debes sembrar dependiendo de la zona dónde estés. Recuerda que si los inviernos son muy fríos, o los veranos muy calurosos, deberás de adaptar tu siembra.

 

Plantas muy resistentes al frío Plantas resistentes al frío Plantas cómodas en climas templados Plantas cómodas en climas cálidos
Ajos Acelgas, apios Albahaca Berenjenas
Berzas, guisantes Brócolis Alcachofas Sandías
Cebollas Canónigos Alubias Melones
Cardos Coles de repollo Borrajas Calabacines
Espárragos Coliflores Tomates Calabazas
Espinacas Escarolas y lechugas Perejil Boniatos
Nabos Rabanitos, césped Judías verdes Pimientos
Puerros Remolacha Col China Pepinos
Fresas Zanahorias Patatas

Por otro lado tenemos un factor aún más importante si cabe, la luz solar.

sembrar lechugas 5No hemos de olvidar que las plantas se alimentan a partir de la luz que reciben, por medio de la fotosíntesis. Por lo que si queremos tener un huerto cuyas plantas crezcan con fuerza y den una buena cosecha, deberemos de elegir una zona que reciba un buen puñado de horas de luz al día.

Si disponemos de una parcela o de un terreno, escogeremos aquellos lugares que no tienen sombra y que reciben mucha luz a lo largo del día.

Sin embargo, en el caso de que vivamos en zonas cuyos veranos son extremos y con pocas lluvias, deberemos de cuidar a nuestras plantas dándoles un extra de riego. 

Las plantas están cómodas con temperaturas que rondan los 20º y los 25ºC. En el caso de que la temperatura baje por debajo de 10º, generalmente las plantas pararan su crecimiento.

A temperaturas bajo cero muchas plantas lo pasan realmente mal. Aunque la variedad importa mucho, habiendo algunas que pueden resistir varios grados bajo cero.

Por otro lado, en el caso de que se superen los 35ºC, tenemos un problema. Ese problema lo podremos solucionar dotando de una buena cantidad de agua extra a nuestras plantas. En caso contrario, en poco tiempo las hojas decaerán y la planta se secará. 

¿Cómo planificar nuestro huerto urbano o huerto familiar?

Existen muchas metodologías para organizar un huerto.

sembrar fresas 5Además, prácticamente se necesita poco para empezar a cultivar tus propias verduras y hortalizas. Con un pedacito de tierra en tu terraza ya se pueden comenzar a hacer cosas.

Salvo que sea el caso de que se tenga experiencia agrícola previa, es mejor empezar con algo pequeño. Nosotros recomendaremos aquí comenzar con un huerto de entre 50 y 150 metros cuadrados.

Con estos metros es probable que sea suficiente para sacar ricas y frescas verduras para la familia durante el año.

Además, con una buena planificación y un buen suministro de herramientas, sólo requerirá un poco de tiempo de mantenimiento a lo largo de la semana. Por ejemplo, instala el riego por goteo, con un temporizador, es sumamente cómodo y a la vez eficiente.

Es muy importante determinar el consumo real de la familia y de sus miembros, así cómo de cuánto tiempo puede abastar a la familia una determinada verdura.

Por ejemplo, una col grande puede durar para una familia de 4-5 miembros una semana. Por lo que no es conveniente sembrar 30 coles a la vez.

Será mas interesante sembrar las coles a lo largo del año. En concreto pueden ser unas 40 o 50.

¿Qué es lo más fácil de sembrar? Cómo empezamos

Nuestra recomendación es empezar con los cultivos más sencillos. Como por ejemplo lechugas, rabanitos, cebollas, judías, coles…

Estos cultivos son ideales si lo que te interesa es empezar a sembrar un huerto escolar, donde los niños se puedan beneficiar de hacer crecer las verduras y hortalizas.

Si somos capaces de elegir la variedad correcta al clima donde nos encontramos, y nos hacemos con una buena planificación y buen riego, no deberías tener muchos problemas. Aunque como todo, se trata de practicar y de equivocarse.

infografia_huerto (1) (1)

1. Tierra siempre húmeda con botellas de vino

Este truco es muy sencillo. Simplemente hay que clavar una botella de vino boca abajo y llena de agua con una estaca de terracota. Lo que conseguimos es que la botella vaya filtrando el agua poco a poco y que de esta manera la tierra esté siempre húmeda.

2. Polvo de canela en las plantas para evitar enfermedades

La canela, además de tener un olor agradable, también dispone de una serie de cualidades que eviten la propagación de algunas enfermedades en nuestras plantas. Es sencillo, cuesta poco y se aplica fácilmente.

polvo de canela

Polvos de canela

3. ¿No dispones de una regadera? Utiliza este sencillo hack

Simplemente debes coger una botella de plástico. De tamaño medio o grande. Haremos pequeños agujeros en la tapa. Cuantos más mejor. Al llenarla de agua y posteriormente vaciarla, tendremos una regadera artesanal.

Agujeros en botella de plástico para regar

Agujeros en botella de plástico para regar

4. Café molido para tener las plagas alejadas

El café molido es una forma excelente de mantener alejados algunas plagas como las hormigas, caracoles, babosas…

cafe molido

Café molido para mantener alejadas las plagas

5. Cascaras de de huevos para evitar plagas

Otra manera natural de mantener alejadas algunas plagas son las cascaras de huevo. Son realmente efectivas con los caracoles, babosas y otros gastrópodos. La razón es que estos seres no están nada cómodos reptando sobre las cáscaras de huevos.

cascaras de huevo

Cáscaras de huevo para evitar que caracoles y babosas caminen cómodamente por nuestra siembra

6. Mantén húmedas tus plantas incluso cuando te vayas de vacaciones

Irse de vacaciones a veces supone un problema para el mantenimiento de nuestro jardín. Existe un truco sencillo y eficaz para evitar esto. Simplemente hay que coger una serie de toallas de papel y enrollarlas tanto como sea posible. Debemos poner los extremos dentro de un vaso de agua y el resto sobre el suelo que queremos mantener húmedo. De esta manera conseguiremos que las toallas vayan soltando humedad poco a poco durante bastante días.

7. Filtros de café en macetas

La próxima vez que estés rellenando una maceta para sembrar una planta, antes cubre la parte interior de la maceta con filtros de café. Lo que conseguimos con este truco es mantener los agujeros de drenaje de la parte inferior libres. Por lo que el agua drena bien y la tierra no se queda empantanada.

Filtros de café

Filtros de café para evitar que la tierra se quede empantanada

8. Mecanismo natural de control para los mosquitos

Siembra las siguientes plantas en una maceta:

  • Citronella.
  • Flor de caléndula.
  • Hierba de limón.
  • Catnip.
  • Violetas.
  • Tomillo de limón.

Citronella

Citronella

9. Elimina las mala hierbas con vinagre

Un chorro de vinagre cerca de las plantas que hayas sembrado puede ser una opción excelente para combatir las tan odiadas malas hierbas.

10. Pallets para guardar las herramientas

Los pales muchas veces se encuentran tirados y desperdiciados en polígonos. Sin embargo, pueden resultar útiles a la hora de guardar y colgar las herramientas del huerto y del jardín.

11. Utilizar miel para propagar el polen

La miel contiene encimas que promueven el crecimiento de las raíces. Por lo tanto, es una herramienta ideal en la siembra de tus plantas y hortalizas para que las raíces se propaguen más rápidamente.

12. Utilizar pañales para la retención de humedad

Si tienes un bebé, quizás puedas sacarle partido a eso tan caro y tan usado que utiliza todo padre: el pañal. Los pañales están hechos para retener la humedad y que de esta forma no se filtre la orina ni las heces del bebé. Por lo tanto, a la hora de sembrar cualquier planta se puede reciclar, colocándolo en la parte baja de la maceta. De esta forma, cuando el pañal reciba agua, contendrá la humedad muy bien.

13. Utilizar agua usada en la cocina como fertilizante

Otra forma de reciclar es utilizar el agua que se ha utilizado para cocinar. Puede ser agua que hemos utilizado para hervir huevos, verduras o cualquier otro alimento. En vez de tirarla y desecharla, rocíala sobre tus plantas.

Agua de cocina para regar

Agua de cocina para regar

14. Pellizcar para renovar los tallos

Pellizcar los tallos jóvenes de nuestras plantas puede ayudar a promover su crecimiento y que florezcan con más fuerza. Además, es una forma sencilla y eficaz de poda. No hay que olvidar que es importante podar para ayudar a su crecimiento.

15. Produce tomates más sabrosos rodeando la planta con bicarbonato de sodio

Un hack sencillo y útil si lo que buscamos es sembrar tomates más sabrosos. Simplemente hemos de arrojar un poco de bicarbonato de sodio alrededor de la planta del tomate.

Bicarbonato de sodio para sembrar

Bicarbonato de sodio

16. Protege las plantas jóvenes que has sembrado del frío y el viento

Utilizando una botella de plástico, eliminando el tapón de arriba e introduciendo las plantas jóvenes que acabamos de sembrar es una forma rápida y barata de proteger nuestra futura siembra de posibles heladas. No hay que olvidar agujerar la botella de plástico para que en caso de lluvia torrencial el agua drene.

17. No deseches el líquido y las salsas de las comidas, utilízalas como compost

Si tienes restos de comida y puedes triturarlos, es una buena forma de utilizarlo luego como compost. Simplemente debemos de mezclar con agua e ir soltando el líquido generado en nuestra siembra. Hay que tener en cuenta que dicho líquido tendrá muchos nutrientes para la tierra. Obviamente hemos de evitar alimentos procesados y químicos.

Salsa para compost

Salsa para compost

18. Corta la mitad de una botella de plástico y utilízala como maceta

Una vez más podemos reciclar las botellas de plástico y utilizarlas en nuestros beneficio. En este caso sólo tenemos que cortar la botella de plástico y rellenarla con nuestra tierra abonada y las respectivas semillas. Una vez hecho esto tenemos nuestra maceta barata y artesanal hecha. Lo único que nos faltan es sembrar las plantas que queramos ver crecer.

19. Convierte una puerta en un jardín vertical

Otro truco barato para aprovechar todos los espacio a la hora de sembrar. Se trata de coger bolsas pequeñas de basura u otro tipo, clavarlas a la puerta con un buen soporte y rellenar de tierra los bolsillos. Es importante que las bolsas se puedan agujerear un poco para que la tierra drene. Al cabo de un tiempo tendremos un pequeño y bonito jardín vertical. Este truco es ideal para tener nuestro propio huerto en casa. No hace falta tener grandes extensiones de terreno para practicar la agricultura.

20. ¿No sabes lo que has plantado y necesitas identificarlo? Utiliza corchos

¿Recuerdas las botellas de vino de antes? Pues otra forma de reciclarlas es guardando sus corchos. Esta vez nos ayudarán a identificar las diferentes plantas que hemos sembrado. Sólo tenemos que escribir el nombre de la planta y utilizar un palo largo para clavar el corcho. De esta manera podremos saber rápidamente lo que hemos plantado.

21. Entierra una botella de plástico cerca de tus plantas para mantenerlas húmedas

Una vez más, cogemos una botella de plástico y le hacemos bastante agujeros. Luego la enterramos cerca de los plantones que acabamos de sembrar. Una vez enterrados (queremos que sólo sobresalga la parte de la cubierta), podremos rellenarla y ella misma irá drenando poco a poco el agua. Una manera excelente de humedecer la tierra poco a poco.

22. Lubricar con silicona la pala del huerto

A veces utilizar una pala puede hacerse pesado dependiendo de cómo está la tierra. Lubricar nuestra pala con un poco de silicona puede hacer este trabajo mucho más sencillo. La pala se deslizará como si nada por la superficie de la tierra.

23. Lo importante es la calidad de la tierra, no tanto los fertilizantes

Muchas personas creen que los fertilizantes que se arrojan a las plantas es lo que determina el tamaño y la producción de las futuras frutas y verduras. Sin embargo es mucho más importante la calidad de la tierra. Una tierra que tenga los elementos orgánicos necesarios, como compost o estiércol, que sea fácil de cavar, filtre bien el agua y deje respirar las raíces dará mucho mejor resultados que una tierra de peor calidad pero con fertilizantes.

24. Aspirinas: una buena opción para que la planta arraigue

Podemos comprar un bote de aspirinas barato, molerlo e introducirlo en la maceta o el trozo de tierra en el que vayamos a plantar. Esto ayudará a que las raíces cojan más fuerza y también a la absorción del agua.

aspirinas

Aspirina

25. Preparar las tomateras: Agua + Gelatina en polvo + Canela

Una buena forma de preparar el sembrado de las tomateras, es cavar un agujero profundo. Una vez hecho, añadir agua a dicho agujero, un poco de canela y gelatina en polvo. La gelatina alimentará a algunas bacterias que favorecerán a nuestras tomateras. La canela mantendrá alejados hongos que pondrán en peligro a nuestra planta.

26. Cañas, Palos o jaulas para nuestras tomateras

Las tomateras son un tipo de planta trepadora. Por lo tanto, les favorece mucho más si pueden trepar apoyándose en algo. La producción será mejor y más abundante que si simplemente están sobre el suelo.jaulas tomates

27. ¿Problemas con otros animales? Aspersores que se activen por el movimiento

A pocos animales les gusta llevarse un susto aunque sea con agua. Una forma útil de proteger nuestro sembrado es colocar un aspersor que se active con el movimiento. De esta forma, cuando un animal (conejos, pájaros, etc) el aspersor se activará y rociará agua.

28. Reciclar las bolsas de té

Las bolsas de té suelen ser biodegradables y por lo tanto se pueden utilizar para poner debajo de la tierra y que ayuden a nuestras flores a crecer.

bolsas del te

Bolsas de te

29. ¿Necesitas secar semillas, raíces o hierbas? Utiliza periódico

Pon las semillas o raíces que quieras secar dentro de un periódico. Colócalo en el maletero de tu coche, por ejemplo. En un par de días las tendrás completamente secas.

Periódico para secar semillas

Periódico para secar semillas

30. Aprovecha las pieles de plátano con tus tomates

Guarda todas las pieles de plátano y déjalas secar al aire libre. Luego, entiérralas en la base de las tomateras u otras plantas que vayas a sembrar. Las pieles de plátano supondrán un buen estímulo e impulso para tus tomates. Puedes acelerar el proceso si trituras las pieles de plátano, añades un poco de agua y después lo viertes sobre la base de los tomates.pieles de plátano sembrar tomates

31. Prevenir hongos con manzanilla

La manzanilla puede ser un truco sencillo y eficaz a la hora de prevenir hongos para tus plantas y las verduras que hayas sembrado. Ideal rociar al amanecer o al anochecer.

32. ¿Necesitas aprovechar toda la fruta y verduras que has generado? Compra una deshidratadora

Si ya has llegado al punto en el que generas montañas de tomates, enhorabuena. Si tienes un árbol que da muchos frutos durante algunas épocas del año, también. En cualquier caso, hacerte con una deshidratadora puede ser una herramienta muy útil para secar todas las verduras y frutas que no puedes comer en ese momento, pero quieres conservar para más adelante. Caldos, mermelada, dulces, salsas… las opciones son muchas.

33. Papel de periódico o pelusa para retener la humedad

¿Te sobran periódico? ¿Se te cae mucho el pelo? Ambas cosas pueden ser un amanera eficaz para que después la tierra conserve mejor la humedad. Añade el papel de periódico o las pelusas a tu máquina para hacer compost y procura que luego quede bien mezclada con la tierra en la que vas a sembrar.

35. Pepinos y enrejados

Planta los pepinos de forma que puedan trepar y probablemente tu producción se incrementará considerablemente.

36. Tomates cherry en macetas colgantes

Una opción es la de plantar tomates cherry en macetas y luego colgar éstas. De esta forma serán mucho más fáciles de coger y seguirán produciendo con normalidad. Es importante mantener la maceta bien hidratada.

37. No siembres demasiado cerca una planta de otra

Asegúrate de sembrar dejando la distancia oportuna entre cada planta. Generalmente las bolsas de semillas suelen indicar la distancia que hay que dejar, pero también una consulta rápida en Internet te puede dar la respuesta.

38. Diseña la siembra antes de hacerla

Parece una tontería, pero es importante coger un papel y tomar unos minutos en dibujar tu futuro huerto. Poner las plantas más altas en la parte posterior, de tal forma que roben en el futuro menos sol a las más pequeñas.

39. Tomateras sobre jaulas robustas

Asegúrate de que los tomates se apoyan sobre jaulas robustas o cañas bien sujetas. De lo contrario es muy probable que la producción se reduzca y contraigan enfermedades.

40. Plantas y verduras resistentes al frío

Los rábanos, remolachas, zanahorias y acelgas pueden sembrarse incluso unos pocas semanas antes de que empiece el frío de verdad. Si vives en un clima mediterráneo, donde el invierno no es muy frío, incluso en los meses con temperaturas más bajas se pueden intentar sembrar.

41. Estudiar qué plantas crecen mejor en tu zona

Puedes revisar en Internet o en una tienda especializada qué variedad de verduras crecen mejor en tu zona. De esta forma podrás evitar jornadas de verano demasiado calurosas que las sequen y podrán ser más resistentes a los imprevistos de la naturaleza.

42. Papel de periódico anti malas hierbas

Coloca papel de periódico antes de rellenar las macetas de tierra o antes de poner la primera capa de tierra en el suelo. Evitará en parte a que crezcan malas hierbas u otras flores silvestres alrededor de tu siembra.

43. Siembra verduras que duren

Otra opción de aprovechar la cosecha durante todo el año es sembrar plantas que den verduras duraderas. Como por ejemplo las patatas, la cebolla, el ajo o algunas variedades de tomates. Por ejemplo, podrás comer calabaza de mantequilla durante casi todo el año si la siembra y la recolecta son buenas.

44. Antes de plantar, ten en cuenta la luz que recibe el lugar

No hay que plantar en cualquier lugar. La exposición a la luz solar es muy importante. Siembra en zonas que reciban luz solar al menos durante 8-10 horas al día. Evita grandes árboles o grandes paredes.

45. ¿Calabazas gigantes? Haz esto

Si quieres producir calabazas gigantes, lo único que tienes que hacer es ir eliminando las que van saliendo y dejar dos o tres. Además, procurar que la tierra esté bien abonada y recibe agua suficiente.

46. Casas de pájaros en tu terreno con calabazas

A los pájaros les encanta utilizar las cáscaras de las calabazas como casa. Por lo que si quieres un jardín rebosante de aves que silven a diario, utiliza dichas cáscaras para ofrecerles una casita.

47. ¿Cebollas demasiado pequeñas? Haz esto

Si antes de coger algunas cebollas, crees que son demasiado pequeñas pero ya están maduras para ser recogidas, simplemente corte por lo sano el tallo y espera un tiempo. La cebolla seguirá creciendo y probablemente recojas una más grande.

48. ¿Súper abono? Utiliza esto

Coge un barril y si puedes llénalo de estiércol de vaca, oveja o caballo. Luego, echa agua por encima según la cantidad que tengas. Espera unos días y filtra dicho agua por toda tu siembra. Verás el enorme impulso que consiguen tus plantas.

49. Regar cuando toca

Hay que regar nuestra plantación cuando sale el sol o cuando ya se ha puesto. Nunca a medio día cuando más da. Una buena opción es colocar un aspersor o goteo con temporizador que se ponga en marcha a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.

50. Recoge y congela tu colecta

¿Demasiadas verduras en poco tiempo? No hay problema. Compra bolsas de plástico para guardar en el congelador. Corta las verduras o las frutas que te sobran y mételas en dichas bolsas. Después, guárdalo en el congelador y podrás utilizarlas durante todo el año para hacer caldos, salsas o cualquier otro alimento. Hay plantas que dan enormes cantidades de verduras pero sólo durante determinadas épocas del año.

51. ¿Necesitas estiércol? Acude a un centro de hípica

El estiércol suele ser un componente muy bueno para las plantas que hemos sembrado. Una forma barata e incluso gratis de conseguirlo es acudir a un establo, cuadra o centro de hípica. En estos lugares se suelen acumular montañas de estiércol. Los propietarios no saben muy bien qué hacer, por lo que si vas y preguntas, puede que te lo den alegremente.

52. Verificar la humedad de la tierra

Muchas veces las plantas que hemos sembrado se secan sin una razón aparente. Regamos con frecuencia e intentamos que les dé el sol las horas oportunas. Sin embargo, puede que la tierra no tenga la suficiente humedad y que por lo tanto las raíces no consigan llegar a absorber agua. Para ello, compra un pluviómetro y verifica cada ciertos días la cantidad de humedad que tiene la tierra. En el caso de que esté poco húmeda, conviene regar bastante, pero no durante las horas de más sol.

53. Motocultor para remover bien el estiércol y el abono

Echar el estiércol o el abono encima de las plantas puede no ser la mejor opción porque las acaba quemando. Es mucho mejor elegir la zona de cultivo y mezclar bien la tierra con el estiércol y/o el abono. Una forma excelente de remover y mezclar puede ser el motocultor o motoazada.

54. ¿Tus árboles tiran la hoja? Guárdalas para el compost

Muchos árboles pierden la hoja cuando llega el otoño. En vez de recoger y tirar estas hojas, ponlas en tu caja de compost. Pueden ser un componente excelente al cabo de un tiempo.

55. Menta y caléndula para repeler insectos

Planta estas dos hierbas para mantener alejados a muchos insectos a los que no les gusta nada el olor que dan.

56. ¿Mosquitos? Vigila los recipientes con agua o las maceteras

Muchas veces regamos y queda agua depositada en las macetas, platos u otros recipientes. Esto suelen ser focos de mosquitos. Por ello, revisa tu jardín y mira que no tengas ningún recipiente con agua estancada.

57. Deja a la arañas que construyan sus telas en el jardín

Las arañas son un gran depredador de otros insectos que sí se comen las plantas que has sembrado. Por lo que, a no ser que te den mucho miedo, intenta dejarlas campar a sus anchas. Al cabo del año se habrán comido una buena cantidad de insectos potencialmente malos para tu siembra.

58. Piel de ajo y cebolla como repelente

Coge piel de ajo y cebolla, métela en un frasco y llena dicho frasco de agua. Espera unos días. Rocía esta agua por encima de las hojas que tengan pulgón u otro tipo de plagas. En poco tiempo habrá desaparecido.

59. Cerveza con las babosas y los caracoles

Si tienes problemas de babosas y caracoles, a los cuales les encantan las lechugas y otras verduras, cada noche pon un tarrón con cerveza. Estos animales se verán atraídos por la cerveza y se ahogarán dentro. Cada día cambia el tarrón.

60. Acostúmbrate a guardar siempre las herramientas

Las herramientas deben ser guardadas y limpiadas cada vez que se usan. Muchas personas las abandonan en el huerto sin darle mucha importancia, pero esto conlleva a que se pierdan con facilidad o se estropeen en poco tiempo.

Pin It on Pinterest