DMCA.com Protection Status
Tubérculos
Evalúa este artículo!

Los Tubérculos: ¿Qué son? ¿Cómo se siembran? ¿Qué tipos hay?

¿Qué son los tubérculos?

Patata KennebecSegún el portal Botanical Online (2018), los tubérculos son un tipo de hortalizas de raíces que suele diferenciarse del resto, por poseer su característico tallo engrosado. Generalmente son subterráneos y contienen una serie de escamas que producen yemas, a partir de las cuales surgen brotes o tallos que originan nuevas plantas. 

Además, los tubérculos acumulan una sustancia de reserva constituida principalmente por almidón.

La mayoría de los tubérculos que se consumen a diario, aportan un gran número de beneficios para la salud. Dicho aporte suele estar representado por minerales y vitaminas, de forma que resultan ideales para mantener una dieta equilibrada.

Tipos de Tubérculos

Los tubérculos tiene una particularidad: su raíz gruesa, que los convierte en un componente dentro del grupo de las hortalizas. Es por ello que a continuación se presentan los tipos de tubérculos existentes en el mercado:

  • Papa o patata: planta herbácea de tipo perenne, con tallos rectos que miden alrededor de 60 centímetros de altura. Es un tubérculo comestible, rico en vitaminas y minerales; es una buena fuente de vitamina C en tiempos invernales. Además, contiene potasio, hierro, vitamina B, tiamina, niacina, magnesio, fósforo, ácido fólico y fitoquímicos. Sin embargo, su principal uso deriva de ser una rica fuente de hidratos de carbono, almidón y glucosa.
  • Yuca o mandioca: es el tubérculo de un arbusto perenne. Mide entre 1 y 3 metros de altura. Posee tallos delgados que muestran las cicatrices de sus anteriores hojas. Éstas, situadas en la parte superior de los tallos, son lobuladas. Lo que más destaca de esta planta son sus enormes raíces tuberosas. La yuca es rica en hidratos de carbono complejos (principalmente almidón), además de fibra, proteína vegetal, vitaminas A, B2, B3, B6, B9 (ácido fólico), C, K, y minerales como el potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro y sodio.
  • Batata, boniato o camotes: son enredaderas. Sus raíces producen un tubérculo comestible de color marrón con pulpa amarillenta, que contiene muchos carotenoides.  Su tallo es de color verde o púrpura, con pubescencia, y puede medir entre 1 y 8 metros de largo. Sus hojas son simples, ovaladas, y cuentan con márgenes enteros y pecíolos. El tubérculo es muy saludable porque proporciona energía fácil de digerir para el organismo, en forma de almidón. Destaca por ser un alimento muy rico en betacarotenos, vitamina E, potasio y ácido fólico.
  • Ñame: es una planta herbácea caracterizada por tallos verdes y endebles, volubles, de 3 a 4 metros de largo, con hojas grandes y acorazonadas, flores pequeñas de color blanco, amarillo verdoso o verde en espigas; su raíz es grande y tuberculosa.  El ñame es rico en carbohidratos, proteínas, vitaminas C y B1; suministra una parte sustancial de las necesidades de manganeso y fósforo en los adultos y, en menor medida, también cobre y magnesio.
  • Oca o papa ibia: es una herbácea que mide entre 20 y 30 cm de alto; tiene tallos suculentos, hojas trifoliadas y flores amarillas. Posee tubérculos que miden de 5 a 15 cm de largo, los cuales tienen formas y colores muy variados. Tiene una gran riqueza nutricional, proporcionando carbohidratos, calcio, fósforo y hierro. Se utiliza también como almidón.
  • Jengibre: de unas cualidades nutricionales espectaculares, el jengibre también es un tubérculo muy utilizado en diferentes partes del mundo.

La siembra de los tubérculos

Al momento de sembrar tubérculos, lo primero que se debe verificar es que el terreno debe estar limpio, aireado, sin huecos ni terrones, y con los agregados homogéneos: todo ello con el objetivo de favorecer el desarrollo radicular y reducir los ataques de parásitos.

Después sigue la siembra, y ella variará de acuerdo a las zonas en que se vaya a plantar el tubérculo.  La profundidad para sembrar debe estar entre los 7 y 8 cm , y la plantación puede realizarse de forma manual o mecanizada, empleando tubérculos enteros o partes de estos.

Lo recomendable es plantarlos enteros, pero si se decide trocearlos, esto deberá hacerse en dos porciones, con un corte limpio, tratando de ambas partes sean iguales tanto en tamaño como en el número de yemas.

¿Qué tipo de riego utiliza el cultivo de tubérculos?

En lo que a agua se refiere, los tubérculos son muy exigentes. Desde el momento de la siembra el estado hídrico del suelo tiene influencia sobre toda la evolución del cultivo; la falta de agua es muy perjudicial puesto que la sequía y el clima árido favorecen la propagación de plagas y enfermedades.

 El riego por aspersión  suele ser el más recomendado debido a que los tubérculos necesitan constante disponibilidad de agua en el suelo, pero a la vez requieren que el mismo esté bien drenado para evitar estancamientos prolongados.

Otra buena opción, como siempre, es el riego por goteo. Debido a su capacidad para mantener el agua húmeda, pero evitar el encharcamiento de la tierra.

¿Cada cuánto tiempo se debe regar?

Es aconsejable regar por la noche para evitar la evaporación del agua por el sol. Sin embargo, la continuidad y periodicidad del riego viene definida por factores como la topografía del campo, la calidad y naturaleza del suelo, el clima, la temperatura, el nivel de exposición solar o las estaciones.

Corresponde al agricultor estudiar estos factores a fondo para así definir la frecuencia del regado.

Principales plagas y enfermedades en los tubérculos

Las principales plagas y enfermedades en las hortalizas de fruto son:

  • Escarabajo: se trata de un coleóptero. Tiene forma oval, siendo de color amarillento en unas partes y rojizo en otras, con manchas y rayas negras. Puede destruir las hojas, brotes y tallos tiernos, dando lugar a la paralización del desarrollo de los tubérculos.
  • Gusano de alambre: miden alrededor de 20 mm de longitud y poseen una cutícula dura que les proporciona cierta rigidez. El gusano hiberna en las capas profundas del suelo y en primavera llega a la zona radicular. Los tubérculos atacados presentan pequeñas oquedades.
  • Gusanos grises: el adulto realiza la puesta de huevos en primavera sobre hojas, malas hierbas o el suelo. La larva mide alrededor de 4 mm de longitud, se alimenta por la noche destruyendo la zona del tallo, y ocasiona que la planta muera rápidamente.
  • Afidos: se reproducen frecuentemente sobre los cultivos, aunque puedan o no convivir en la misma zona. Además del daño que producen al chupar la savia de las plantas, ocasionan también la aparición de la fumagina: un hongo que usa la planta como base y le quita superficie fotosintética, además de que mancha y reduce el valor comercial de los frutos.
  • Nematodos: son gusanos de tamaño pequeño, inapreciables a simple vista, que se alimentan a expensas del sistema radicular. Gran parte de su ciclo de vida transcurre en la planta, reposando temporalmente en el suelo. Producen el debilitamiento de la planta, dando lugar a un enanismo, amarilleamiento de las hojas (clorosis) y disminución en la producción.
  • Pulguillas: son coleópteros de entre 2 y 4 mm de longitud. Ponen sus huevos en la base de los tallos, por lo sus las larvas se desarrollan en el suelo, alimentándose de las raíces y a veces de los tubérculos.
  • Minadores de hojas: los daños son producidos por dípteros minadores, de color amarillo y negro. Se trata de una plaga muy peligrosa, puesto que se alimenta de la planta que le sirve de huésped. Labran galerías en las hojas, dentro de las cuales hacen la muda larvaria y la ninfosis.
  • Mildiu o tizón tardío: se trata de la enfermedad que más afecta el cultivo de tubérculos, produciendo las mayores pérdidas económicas en todo el mundo. La infección se produce al descender las temperaturas e incrementarse la humedad, y se manifiesta a través de manchas de color verde situadas cerca de los bordes de los foliolos, que evolucionan a color negro y se diseminan hacia el tallo.
  • Sarna: es considerada como una enfermedad de la conservación, pero la contaminación de los tubérculos se produce antes de la recolección. Este hongo se transmite a través de semillas infectadas y por el suelo. Las partes afectadas se reconocen por un brillo plateado, sobre todo si el tubérculo es lavado.
  • Botritis: esta enfermedad aparece en condiciones de temperatura fresca y humedad elevada. Es más grave en los semilleros, sobre todo si la densidad de la siembra es elevada. Produce una necrosis rodeada de un halo verde pálido en el haz de las hojas que se extiende a las flores, ocasionando su desprendimiento.
  • Nectria radicicola: se trata de una enfermedad que se desarrolla en la superficie de los tubérculos y produce descomposición vegetal durante la germinación.
  • Ralstonia solanacearum: esta bacteria ocasiona la marchitez, enanismo y amarilleamiento del follaje en cualquier estado de desarrollo del cultivo.

Historia de los tubérculos

El continente americano es uno de los centros donde se han originado y domesticado especies de plantas cultivadas como la papa, el maíz, la yuca y el fríjol, que han contribuido a la alimentación del mundo.

En el caso de los tubérculos, es importante mencionar que estos tienen su origen domesticado en los Andes hace miles de años y desde entonces son parte de los patrones alimenticios de los pobladores andinos.

Estas especies se asocian con la altitud, están cultivadas en pequeñas áreas bajo sistemas de producción tradicionales y en condiciones difíciles, pero son imprescindibles para asegurar la diversificación alimentaria y el sustento de las poblaciones.

Por lo tanto, las razones para promover la producción, conservación y uso de estos tubérculos se basan en fundamentos nutricionales, ecológicos y socio-económicos, puesto que a través de los años han contribuido continuamente a la seguridad alimentaria de los pobladores, siendo parte de su cultura y expresiones sociales.

Uno de los cultivos de tubérculos más destacados a nivel mundial es la patata, que ocupa  el cuarto lugar en importancia en cuanto al valor de producción mundial  después del trigo, arroz y maíz. Hoy en día se cultiva en diversos países de clima templado y tropical a lo largo del mundo; sin embargo, junto a éste tubérculo se han venido produciendo otros como el ñame, la yuca y la oca, que también aportan a la alimentación de la población.

Fuentes de referencia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest