La Guía Completa sobre Cómo Sembrar Plantas de Interior: [Paso a Paso + Imágenes]

cultivar plantas de interiorTal vez no lo parezca, pero sembrar plantas de interior es bastante sencillo. Además, puede llegar a ser tan divertido como tener un jardín al aire libre.

Las plantas de interior no solo nos ayudan a limpiar el entorno y eliminar toxinas, también contribuyen a la decoración de nuestro hogar u oficina.

En este artículo descubrirás que puedes decorar con plantas que ocupan muy poco espacio y le brindarán alegría a los lugares más significativos. Así mismo, nuestras recomendaciones te ayudarán a encontrar plantas muy resistentes, que requieren de poco cuidado.

¡Ideales hasta para los más descuidados!

 

Principales cuidados de las plantas de interior

Como cualquier otra, las plantas de interior requieren de ciertas condiciones para su correcto desarrollo.  Principalmente luz y agua,  pero hay otros factores que debemos tener en cuenta si queremos que nuestra planta se sienta cómoda y crezca sana y fuerte.

Necesidades de luz

sembrar plantas de interior La ausencia de luz  es una de las razones más comunes por lo que las plantas de interior fenecen. Antes de adquirir cualquier planta, debemos saber cuáles son sus requerimientos de luz, ya que hay algunas que se llevan bien con la luz artificial y otras que, por el contrario, exigen baños de sol largos y constantes.

Por ejemplo, algunas plantas como la aspidistra, filodendro, bambú de la suerte, bromelias y los helechos resisten mejor la ausencia de luz.

De manera general, lo más recomendable es colocar las plantas de interior cerca de una ventana. De preferencia, filtra la luz directa mediante una cortina, esto permitirá que reciban toda la intensidad de la luz y su calor, pero sin llegar a excederse. Algunas plantas de interior no resisten muy bien la luz directa, pues quema sus hojas.

Si ves que tu planta comienza a alargarse de forma anormal, como buscando la fuente de luz natural más cercana, o notas que sus hojas se caen o se van tornando amarillas, quiere decir que debes colocarla en un lugar más iluminado.

En algunos casos, ciertas plantas de interior pueden requerir un suplemento de luz a partir de una lámpara de crecimiento.

Plantas que florecen

Las plantas con flores generalmente prefieren la luz moderadamente brillante.

Prueba ubicándolas junto a la ventana, mirando hacia el sur, este u oeste de la casa. Las violetas africanas, sin embargo, prefieren ventanas orientadas al norte.

Plantas de follaje

Las plantas de follaje se pueden dividir en tres categorías:

Plantas que requieren poca luz

Una habitación con poca luz puede ser suficiente para este tipo de plantas.

Plantas que requieren luz moderada

Es preferible colocarlas en una ventana con luz filtrada por una cortina delgada, o luz del día sin sol directo. De preferencia, orientadas al norte.

Plantas que exigen mucha luz

Las plantas de interior que requieren de mucha luz necesitarán estar en una ventana orientada al sur o bajo una luz de crecimiento.

Recuerda que algunas plantas se beneficiarán si las trasladas al exterior durante el verano, de manera que obtengan un poco de luz adicional.

Necesidades de agua

En términos generales, las plantas de interior requieren riegos menos frecuentes que aquellas adaptadas para vivir al aire libre. Suelen tener un buen sistema radicular o acumulan agua en su interior, de manera que resisten de mejor modo la sequía.

En ese sentido, el mayor riesgo es que te excedas con el riego y termines ahogándola o haciendo que sus raíces se pudran.

Por ejemplo, la cheflera, coleo, filodendro y la orquídea son más propensas a pudrirse por un exceso de agua.

Ten en cuenta que, al encontrarse bajo techo, las plantas de interior son menos sensibles al paso de las estaciones. Si bien, sentirán un aumento considerable de frío o de calor, la frecuencia de riegos no será tan crítica como sucede con las plantas en el exterior.

Si tienes dudas, lo mejor es que permitas que las capas inferiores del sustrato se mantengan húmedas.

  1. Introduce un lápiz en la tierra, si este sale limpio, apenas con pedazos de tierra húmeda, quiere decir que la planta puede soportar un poco más sin ser regada. Si, por el contrario, sale manchado de tierra y ésta es seca, quiere decir que tu planta necesita agua. Por supuesto, siempre hay excepciones: las suculentas y otras plantas de hojas gruesas funcionan mejor cuando el suelo se seca entre el riego.

Riega sin producir charcos y, sobre todo, asegúrate que tus macetas tengan un buen sistema de drenaje.

Signos de deshidratación

  • La planta se marchita.
  • La tierra se agrieta.
  • Crecimiento lento.
  • Hojas translúcidas.
  • Caída prematura de flores u hojas.
  • Bordes de hojas marrones, amarillas o rizadas.

Signos de exceso de agua

  • Hongo o moho en la superficie del suelo.
  • Raíces blandas en el fondo de la maceta.
  • Mal olor.
  • Agua estancada en el fondo del contenedor.
  • Las hojas jóvenes y viejas se caen al mismo tiempo.
  • Hojas con parches podridos marrones.

Calidad del agua

En términos generales, basta regar tus plantas de interior con agua del grifo a temperatura ambiente.

Puedes también usar agua de lluvia (a las plantas les encanta) e, incluso, nieve derretida.

Evite regarlas con agua blanda.

Cómo regar

Las plantas se pueden regar  de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba. 

Cuando riegues desde arriba, trata de no mojar el follaje y asegúrate que toda la masa del suelo esté humedecida. El excedente de agua deberá salir por los agujeros de drenaje de la maceta.

Si prefieres regar de abajo hacia arriba, coloca la planta sobre un plato de agua. En poco tiempo, las raíces extraerán toda el agua que necesiten. Este método, conocido como riego de fondo, es una forma más completa, pero más lenta, de regar las plantas.

No olvides vaciar el excedente de agua del plato, una hora después del riego.

Plantas que requieren más agua

  • Plantas que están floreciendo.
  • Plantas en macetas de barro.
  • Plantas cultivadas en macetas pequeñas.
  • Plantas de crecimiento activo.
  • Plantas ubicadas bajo la luz solar directa.
  • Plantas de hojas muy grandes o de hojas muy delgadas.
  • Plantas nativas de áreas húmedas.

Plantas que requieren menos agua

  • Plantas en reposo o inactivas.
  • Plantas recientemente replantadas.
  • Plantas ubicadas en habitaciones frescas o con alta humedad.
  • Plantas en macetas no porosas.
  • Plantas con hojas gomosas.
  • Plantas cultivadas en sustrato de retención de agua.

Drenaje

plantas de interior sembrar Un buen drenaje es esencial  para tener plantas de interior saludables.

Utiliza un buen sustrato para macetas, es decir una mezcla específica para plantas de interiores.

Elija un contenedor con orificios de drenaje. Cada cierto tiempo, verifica que estos no se obstruyan.

Si no cuentas con macetas con orificios, coloca una capa de guijarros en el fondo de tu maceta. Lo que importa es que la planta no se pare en el agua.

No olvides vaciar el agua estancada.

Otros cuidados

Humedad ambiental

Sabiendo que la mayor parte de las  plantas de interior son especies tropicales,  requieren de un cierto grado de humedad en el ambiente. La mayoría prosperan con humedad alrededor del 80%.

Desafortunadamente, la mayoría de las casas son mucho más secas, especialmente en el invierno, cuando el calor forzado puede reducir aún más la humedad.

Puedes  utilizar un humidificador,  pero hay otras maneras de aumentar la humedad en el aire cerca de sus plantas:

  1. Una pequeña bandeja con guijarros y agua puede aumentar la humedad local.
  2. La nebulización diaria de las hojas de la planta también puede ayudar. Si las puntas de las hojas de tus plantas de interior se sienten secas, puedes atomizar un poco de agua para refrescar sus hojas o limpiarlas con un paño húmedo, evitando tocar las flores.
  3. Otras plantas, como gardenias y orquídeas, pueden beneficiarse si las mantienes en el baño o en la cocina.

Temperatura

Las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura pueden significar un problema para tus plantas de interior.  Lo ideal es que mantengas un ambiente en casa entre los 18 y los 25 ºC,  así como evitar colocarlas cerca de radiadores, ventiladores o climas artificiales.

Si las temperaturas son más elevadas, deberás aumentar la frecuencia de riego. De igual modo, evita las corrientes de aire, pues estas contribuyen a la caída de hojas.

Sustrato

Otro factor que debes tener en cuenta es el que corresponde al sustrato del que se alimentan tus plantas de interior.

Utiliza un buen sustrato para macetas, es decir una mezcla específica para plantas de interiores. Así mismo, considera las necesidades nutrimentales de acuerdo a la especie y abona si lo consideras necesario.

Atiende las necesidades de espacio de tu planta. En ocasiones, cuando crecen requieren de trasplantes a macetas más grandes. De lo contrario, tienden a enredarse y a carecer de aire y de los nutrientes necesarios.

Cómo cuidar mejor tus plantas de interior

Hay otros detalles que debemos tener en cuenta si queremos que nuestras plantas de interior nos duren muchos años. Saber cómo abonarlas, trasplantarlas, y reproducirlas, nos puede ser de gran utilidad en el día a día.

Cómo fertilizarlas

plantas de interior guiaCada vez que una planta es regada, los nutrientes se filtran del suelo.

Muchas personas pasan por alto la importancia de fertilizar plantas de interior. Esto es una equivocación toda vez que la alimentación es esencial para mantener plantas sanas y hermosas. A diferencia de las plantas que viven en el exterior, las plantas de interior no tienen una fuente regular de reposición de nutrientes a menos que se les fertilice con regularidad.

Cuando la tierra de tus plantas se encuentra fresca, tus plantas no necesitarán mucho fertilizante, si es que lo necesitan. Esto es sobre todo cierto en los sustratos modernos, que a menudo vienen fortificado con fertilizantes y otras mejoras mezcladas. Pero después de unos dos meses, la planta habrá consumido todos estos nutrientes en el suelo, por lo que tendrá que fertilizarse si quieres que  continúe saludable.

Fertiliza una vez al mes cuando las plantas estén en floración o creciendo. Durante el invierno, cuando las plantas están inactivas o generalmente no crecen demasiado, se puede suspender el fertilizante.

Si una planta deja caer sus hojas inferiores, muestra un  crecimiento débil o su aspecto es de color amarillo verdoso,  es posible que requiera más fertilizante. No obstante, también puede requerir de más luz o menos agua, por lo que asegúrate de descartar estas opciones antes de agregarle alimento. Agregar fertilizante cuando una planta no lo necesita puede ser peor que no hacer nada en absoluto.

Si una planta se está marchitando, riégala bien y posteriormente aplica el fertilizante hasta haya recuperado.

En la mayoría de los casos, las plantas recién compradas ya han sido fertilizadas en el invernadero, por lo que puedes esperar algunas semanas antes de comenzar un régimen de fertilización.

Como advertencia, siempre sigue las instrucciones de la etiqueta en su fertilizante. Regularmente indican el contenido con tres números:

  • Primer número: nitrógeno, que estimula el crecimiento saludable y verde del follaje. Podrás encontrarlo en las leguminosas (guisantes, habas, etc.)
  • Segundo número: fósforo, que estimula un buen desarrollo de la raíz y una mejor floración.
  • Tercer número: potasio, que ayuda a acumular reservas para las plantas que tienen un período de inactividad. También estimula la floración. Podrás encontrarlo en las cáscaras de plátano.

Además de estos nutrientes, algunos fertilizantes también contienen micronutrientes como el boro, el magnesio y el manganeso que fomentarán un crecimiento más saludable.

Estudia la etiqueta del fertilizante para determinar lo que contiene y elige el más adecuado con base en los requerimientos específicos de tus plantas.

Tipos de fertilizantes

humus de lombriz 3Los fertilizantes vienen en diferentes variedades: líquidos, barras y tabletas, y formas granulares y de liberación lenta. De estos, los más adecuados para las plantas de interior son los fertilizantes líquidos y de liberación lenta.

Los palitos y las píldoras, aunque parecen convenientes, no distribuyen bien los nutrientes a través del suelo.

Ahora bien, los fertilizantes líquidos son más costosos por el agua que contienen. Como alternativa, los fertilizantes solubles en agua, disponibles en polvo, son igual de eficientes y más económicos porque el agua la agregamos nosotros.

En cuanto a los fertilizantes de liberación lenta, estos se encuentran comercialmente en forma de gránulo para mezclarlos con el suelo, o en tabletas que se introducen en el sustrato. Sólo necesitan aplicarse una vez cada pocos meses. Por lo regular, la etiqueta sugiere la frecuencia recomendada.

Para comenzar a fertilizar, utiliza sólo 1/4 de la cantidad de fertilizante recomendada en la etiqueta. Si el color general de la planta se torna más claro, aumenta las aplicaciones de fertilizante cada 2 semanas. Por otro lado, si el color es verde oscuro, pero las hojas son pequeñas y el espacio entre las hojas parece más largo que en el crecimiento anterior, fertiliza con menos frecuencia.

Orgánico versus químico

 Los abonos orgánicos son una excelente alternativa ecológica.  Se trata de sustancias constituidas por desechos de origen animal, vegetal o mixto que se añaden al suelo con el objeto de mejorar sus características físicas, biológicas y químicas.

No sólo aportan al suelo materiales nutritivos, sino que además influyen favorablemente en la estructura del suelo. Asimismo, modifican la población de microorganismos en general.

Entre las alternativas orgánicas más populares encontramos:

  • Estiércol.
  • Piel de plátano.
  • Cáscaras de huevo.
  • Posos de café.
  • Recortes de césped.
  • Algas frescas.
  • Humus de lombriz

Como reproducir las plantas de interior

sembrar romero por esquejeAlgunas plantas de interior se reproducen con facilidad. Otras no tanto.

En términos generales, las plantas de interior se reproducen igual que cualquier otra. En ese sentido, la reproducción por esquejes es la más habitual. Básicamente consiste en tomar una porción de la planta —una estaca, rama o hasta una porción de hoja— que pueda echar raíces para formar un nuevo individuo.

Algunas plantas de interior emiten brotes nuevos en su base y los podemos aprovechar para tener un nuevo ejemplar de dicha planta. Para esto, debemos cortarlo, teniendo cuidado de no dañar las raíces al plantarlo en otra maceta.

Otras plantas desarrollan plántulas en el extremo de los tallos florales. Simplemente hay que separarla de la planta madre y colocarla en un nuevo recipiente con sustrato fresco. Al cabo de unas semanas habrá enraizado.

La división es otro método corriente para reproducir plantas. Cuando vamos a cambiar de maceta aprovecharemos para dividir la mata y obtener así nuevos ejemplares.

Finalmente, las semillas son la opción más natural de reproducir una planta.

Cómo trasplantarlas

Si tus plantas prosperan, eventualmente necesitarás una maceta más grande o una mezcla fresca de macetas. El trasplante también es necesario cuando queremos reproducir nuestras plantas.

Trasplanta tus plantas en la primavera, cuando recién comienzan a crecer. En estas fechas, el crecimiento de la raíz es más vigoroso y permitirá que la planta se adapte rápidamente a su nuevo contenedor.

Al trasplantar, considera bien el tamaño de tu planta. Una maceta demasiado grande puede alentar la pudrición de la raíz, ya que la tierra permanecerá húmeda durante semanas, antes de que pueda ser utilizada por la planta.

Recuerda que siempre debes tener cuidado con el sistema de raíces cuando realices el trasplante. No las lastimes, y evita que se dañen para evitar enfermedades.

Cómo podar las plantas de interior

  1. Utiliza unas tijeras de podar bien afiladas. Si están sucias límpialas y desinféctalas para evitar propagar enfermedades. Luego sécalas con un paño limpio.
  2. Poda las plantas al comienzo de su temporada de crecimiento. Si tienes plantas de interior que no florecen, pódalas hacia el final del invierno. En el caso de las plantas de interior con flores, lo mejor es esperar a que hayan florecido antes de podarlas. No podes las plantas de interior si ves que tienen capullos sin abrir.
  3. Elimina las hojas y las ramas cortándolas en un ángulo de 45 grados. No cortes hojas ni ramas que estén aún verdes y vigorosas. Sólo corta aquellas hojas o ramas que estén marrones o hayan perdido su color.
  4. Corta la mitad de las ramas y los tallos más largos. Hazlo en un ángulo de 45 grados. Si hay brotes laterales en las ramas por debajo de la base de la planta, puedes cortar unos cuantos de ellos. Esto ayudará a que la planta crezca adquiriendo una forma más densa y uniforme.
  5. Si tienes plantas de interior con tallo blando, como el coleo, el Philodendron cordatum o la hiedra, asegúrate de pellizcarlas con regularidad. Utiliza el pulgar y el índice para arrancar la punta de un tallo. Pellizcar los tallos regularmente ayuda a mantener la forma frondosa de la planta y favorece el crecimiento uniforme.

Recomendaciones sobre la poda

sembrar100_15Cuando podes la planta, no cortes ninguno de sus nódulos, ya que son nuevos brotes aún cerrados.

Elimina entre el  10 y el 20 % del follaje  de la planta cada vez que la podes.

No podes la planta en exceso, ya que podrías dificultar su correcto crecimiento. Deja pasar al menos un mes antes de volver a podar las plantas.

Fertiliza las plantas después de podarlas.

Cómo revivir nuestras plantas de interior

Existen  varias formas de revivir nuestras plantas de interior.  Sólo debes considerar las necesidades básicas de tu planta, ten en cuenta los siguientes factores:

  • No riegues en exceso.
  • Ubícalas en condiciones de luz adecuadas.
  • Revísalas frecuentemente para mantenerlas libres de plagas.
  • Cuando hayan alcanzado un gran tamaño, trasplántalas a una maceta un poco más grande.
  • Fertiliza frecuentemente y aporta la cantidad de agua necesaria para cada caso.
  • Quita el polvo a las hojas con regularidad.

Cómo seleccionar nuestra planta de interior

Lo primero que debes considerar al seleccionar una planta de interior es dónde quieres colocarla. Ten en cuenta que las condiciones de tu habitación se ajusten a las necesidades de la planta.

Luego considera qué tipo de planta estás buscando, si la quieres con flores, con follaje, etc. Algunas plantas en floración son estacionales, mientras que otras florecerán año tras año.

Finalmente, toma en cuenta el tiempo que puedes dedicarle a tu planta. Hay plantas más resistentes y tolerantes al descuido que otras.

Tipos de plantas de interior

Plantas que florecen

Agregan color y distinción a nuestros espacios.

Hibisco o Rosa de China, Anturio, Ave del paraíso, Orquídeas, Cuna de Moisés, Begoñas, etcétera.

Plantas de poca luz

Como su nombre lo indica, son ideales para ambientes con poca luz. Además, son resistentes y de bajo mantenimiento.

Pilistra, Palo de agua, Sansevieria, Dracaena Marginata o Árbol de Dragón, Chamaedorea Elegans o Palmera de interior, etcétera.

Plantas de follaje

Las plantas de interior de tipo follaje tienden a requerir de pocos cuidados. Además, el follaje puede llegar a ser tan atractivo como cualquier tipo de floración.

Aglaonema, Crotón de interior, Dieffenbachia, Palmito, Palma de paraíso, etcétera.

Plantas de Cactus

Si cuentas con espacios bien iluminados y temperaturas cálidas, estas son una excelente alternativa.

Cactus del ordenador o Cactus peruano, Alas de ángel, Cactus cola de rata, Cactus de Navidad, Cactus de Pascua, etcétera.

Plantas tipo palmera

Agregan distinción a cualquier espacio.

Chamaedorea Elegans, Palmera enana, Palma bambú, Palmera canaria, la ya mencionada Palmera del paraíso, etcétera.

Plantas colgantes

Las plantas de interior colgantes resultan fabulosas cuando son exhibidas en ciertas áreas de la casa.

Burrito, Cintas o Malamadre, Helecho pata de conejo, Helecho rizado, Ficus trepador, etcétera.

Para saber más: cómo sembrar y cuidar plantas colgantes.

Plantas carnívoras

Huevecillos de la chinche verdeUna alternativa divertida y original. Si eres nuevo en el mundo de las plantas carnívoras, y te interesa cultivarlas, puedes comenzar con cualquiera de las siguientes especies:

Drosera capensis, Dionaea muscipula o Venus atrapamoscas, Sarracenia purpurea, entre otras.

Para saber más: sembrar plantas carnívoras.

Plantas trepadoras

Requieren de más espacio. Hay variedades más exigentes de luz que otras. Entre las más populares encontramos:

Costilla de Adán, Filodendro trepador, Potus, etc.

Plantas de bulbo

Son exigentes en cuanto a su cuidado, pero con la atención debida crecen hermosas, ofreciendo un toque distinguido a tu espacio.

Hippeastrum, Lirio araña, Amarilis, Alcatraz, Caladio, etcétera.

Suculentas

Son aquellas en las que algún órgano se ha modificado para permitir el almacenamiento de agua en cantidades mucho mayores que en el resto de las plantas.

Aloe vera o Sábila, Planta cresta, Aranto prodigioso, Suculenta cebra, Kalanchoe Tomentosa o Planta panda, etc.

Plantas de oficina

Algunas combinaciones que pueden ser buenas opciones para tener en espacios cerrados, sin mucha luz y poca ventilación.

Dracaena sanderiana o Bambú de la suerte, Dracaena Marginata, Espatifilo, Árbol de Jade, Kentia o Palma de Paraíso, entre otras.

Helechos

Son plantas agradables a la vista. En interiores requieren de mayores cuidados que en exteriores.

Asplenio, Pteris Cretica, Helecho pata de conejo, Helecho culantrillo, Helecho rizado, etcétera.

Plantas grandes

Como su nombre lo indica, requieren de mayor tamaño. Suelen tener hojas más grandes y atractivas para mejorar la decoración de las habitaciones.

Palo de Brasil, Calatea Cebra, Dieffenbachia amoena, Ficus robusta, Asplenio o Helecho nido de ave, Pachira acuática, y muchas más.

Aizoáceas

También conocidas como Mesembs, plantas de piedra o plantas de guijarros. No son muy sencillas de cultivar y requieren de cuidados específicos. Pero son excelentes alternativas, muy originales. Resaltan el espacio.

Argyroderma testiculare, Cactus piedra o Lithops fulleri, Lithops optica, Piedras vivas o Lithops pseudotruncatella, Conophytum ficiforme.

Plantas poco comunes

Si quieres dar un toque diferente y original a tu espacio, tal vez te interese alguna de las siguientes plantas de interior.

Aechmea Fasciata, Planta cresta, Tillandsia Caput Medusae, strophytum Capricorne, Nertera Granadensis, Alocasia Amazonica, y muchas más.

Plantas venenosas

Son plantas comunes, pero que tienen  una toxicidad elevada.  Esto es importante tener en cuenta, sobre todo si en nuestro espacio hay niños o mascotas.

Hortensia, Filodendro, Dieffenbachia, Salvia Divinorum, Trompeta de ángel, etcétera.

Algunas plantas de interior de fácil cuidado

Potos

Excelente purificadora de aire, capaz de absorber y eliminar toxinas como el formaldehído.

Puede prosperar en condiciones pobres de iluminación, aunque esto puede disminuir el abigarramiento de sus hojas. Se recomienda dejar secar un poco la tierra entre riego y riego. Se desarrolla muy bien en una amplia variedad de temperaturas ambiente.

Aloe

Una  suculenta de hojas largas y puntiagudas, con muchísimas propiedades medicinales. Las variedades más pequeñas, como la aloe vera, funcionan muy bien en espacios interiores pequeños y soleados.

Requiere de mucha luz solar y prefiere los suelos secos, por lo que debes evitar regar frecuentemente.

Para saber más:  Cómo sembrar aloe vera. 

Palo de Brasil

Una drácena muy resistente. Le gustan los ambientes bien iluminados, pero prefieren el sol indirecto. Sus requerimientos hídricos también son poco exigentes: solo hay que regarla cuando tiene la tierra seca y sin encharcarla.

Cintas

También conocidas como «mala madres» porque sacan sus retoños en unos tallos colgantes como si los expulsaran de la maceta, la chlorophytum comosum es una de esas plantas de interior de aspecto inusual, por lo que agrega interés a cualquier habitación.

Se desempeñan muy bien con suelos uniformemente húmedos y en condiciones de iluminación brillantes o medianas, sin sol directo.

Anturio rojo

Es una de las plantas de interior más resistentes, fáciles de mantener y agradecidas. Florece, prácticamente, todo el año.

Requiere luz indirecta, una tierra húmeda, no encharcada, y pulverizaciones de agua sobre las hojas para que no se sequen.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest