Riego por Capilaridad: [Concepto, Utilidad, Ventajas y Desventajas]

Inicio » Riego por capilaridad

riego por capilaridadLa capilaridad es una propiedad que tiene el agua y que le permite distribuirse por espacios de pequeño tamaño.

En la jardinería u horticultura, esta propiedad es aprovechada para regar diferentes plantas, árboles y cultivos.

Tiene la ventaja de ser un mecanismo que les permite disponer de la humedad que necesitan en todo momento, además que se ahorra mucha agua.

Instalarlo en los cultivos puede ser un trabajo que lleve a cabo cualquier amante de estas tareas, pero para eso es indispensable estar bien informados.

Por esa razón hemos preparado el siguiente artículo que seguro te será de mucha utilidad.

¿Comenzamos? 🙂

  

¿Qué es el riego por capilaridad?

El riego por capilaridad es una técnica que permite llevar a cabo una óptima distribución del agua entre los cultivos.

Este mecanismo facilita que las plantas tomen el líquido que necesitan para estar sanas directamente desde sus raíces.

Se le conoce como capilaridad porque el agua es capaz de cubrir los espacios de aire que quedan establecidos en la tierra al momento del cultivo.

De esta manera, se utiliza la cantidad de agua justa, sin excesos y sin defectos, facilitando disfrutar de vegetales frescos en zonas donde el agua es escasa.

  

¿Por qué es interesante el riego por capilaridad en tus cultivos?

El riego poro capilaridad es interesante porque será un mecanismo que evitará que tengas que dedicar un tiempo excesivo al riego de las plantas, sobre todo cuando se tiene un huerto grande.

Si tomamos en cuenta que cada especie tiene unas exigencias diferentes, este mecanismo resulta útil para darle a cada una lo adecuado sin preocupaciones.

Por otro lado, es una estrategia de mucha utilidad para ayudar al ahorro de agua, lo que significará una disminución importante del importe en la factura cada mes.

Y como se basa en un recipiente lleno de agua que se coloca bajo tierra, el porcentaje de evaporación será mínimo.

  

¿Qué plantas se benefician de él?

El riego por capilaridad es un sistema que es posible de utilizar con cualquier especie vegetal.

La razón es que las raíces de las plantas tienen en su estructura una serie de pelillos que son los encargados de absorber el agua de la tierra.

Este es un mecanismo que aplica, tanto para especies pequeñas como para grandes árboles.

Lo único a lo que se debe prestar atención es a las necesidades individuales de cada especie porque de allí dependerá el tiempo de duración del agua en el tanque.

¿Cómo podemos instalar un sistema de riego por capilaridad en el huerto?

La instalación de un sistema de riego por capilaridad se puede hacer de formas diversas.

Aquí expondremos un mecanismo algo avanzado, pero que se puede estructurar en cualquier huerto sin muchos problemas.

  

Los pasos a seguir para instalar un sistema de riego por capilaridad son los siguientes:

  1. Define el área del terreno que utilizarás para crear el huerto con el sistema de riego.
  2. Abre un agujero de la amplitud del espacio a sembrar y cuya profundidad sea de, al menos, 50 cm. Estos estarán distribuidos entre el tanque de agua y el espacio para la siembra de las plantas.
  3. Nivela muy bien el terreno de la base para asegurar que el agua se distribuya de manera uniforme por toda la superficie. Si el agua quedase estancada en alguna esquina, el proceso de trabajo no funcionará tan eficiente.
  4. Asegura que no existan piedras u otros elementos en la base de la fosa que puedan perjudicar las capas de tela impermeable que se colocarán a continuación.
  5. Riega con abundancia la tierra de la base para asegurar que compacte. Este proceso ayudará a nivelar mejor el terreno.
  6. Coloca las telas impermeables que evitarán que el agua sea absorbida por la tierra de abajo. Estas pueden ser dos si está en tus posibilidades: primero una capa de plástico duro y después una lona impermeable. Asegúrate de cubrir las paredes también. Estas deben sobresalir de la fosa.
  7. Dispón de un tubo de pvc en forma de L que tendrá dos funciones: servir como contacto con el exterior para rellenar la fosa de agua cuando haga falta y realizar la distribución equitativa del agua en el interior de la fosa.
  8. Abre una serie de agujeros en toda la extensión del tubo que irá paralelo a la base de la fosa. En este caso, los agujeros tendrán que quedar con la dirección hacia el fondo porque, de tenerlos hacia arriba, las raíces de las plantas podrían taparlos. La otra parte del tubo debe quedar orientado hacia la superficie para verter el agua por ahí cuando haga falta.
  9. Rellena la base de la fosa con una capa de grava mediana, asegurando que tenga una distribución uniforme.
  10. Cubre los espacios con tierra. Esta puede ser la misma que se extrajo al cavar la fosa.
  11. Protege la estructura de la fosa de agua con una malla antimalezas para impedir que se formen organismos en su interior.
  12. Coloca un soporte en toda la estructura exterior de la fosa que permitirá rellenar con la tierra de jardinería y realizar la siembra de las especies escogidas.
  13. Llena la fosa con agua y listo.

¿Qué ventajas tiene el riego por capilaridad?

Las mayores ventajas que tiene este sistema se enuncian a continuación:

  1. Mantiene las plantas con la humedad que cada una necesita para estar en perfectas condiciones.
  2. No es necesario disponer de tiempo diario para realizar el riego de los cultivos.
  3. Se evidenciará un ahorro definitivo en la cantidad de agua a utilizar para los cultivos.

 

¿Qué cultivos se benefician del riego por capilaridad?

Muchos árboles, plantas, flores y cultivos en general se pueden beneficiar de este sistema. 

Especialmente aquellos que requieren humedad constante, como por ejemplo los tomates, los pimientos, los aguacates...

Es interesante si tienes un árbol sembrado en una maceta, antes de transplantarlo. De esta manera, tendrá humedad suficiente constamente. 

¿Qué desventajas tiene?

  1. La principal desventaja que supone el riego por capilaridad tiene que ver con el diseño de la estructura para su instalación. Aunque en líneas generales no se necesita mucha inversión de tiempo y esfuerzo, puede que algunas personas no se sientan preparadas para llevarlo a cabo.
  2. Además, es necesario estar muy atentos a la duración que tiene el agua en la fosa para realizar su reposición respectiva. De no ser así, las plantas se marchitarán por la falta de humedad.

En resumen, el riego por capilaridad es un mecanismo de trabajo sencillo, valioso y que tiene muchas más ventajas para su aplicación que puntos negativos.

Artículos relacionados: