Cultivar Autoflorencientes: ¿Cómo Hacerlo? ¿Qué Ventajas y Desventajas Tienen?

Inicio » Cultivar Autoflorescientes

¿Qué son los cultivos autoflorencientes?

Las variedades de cannabis autoflorecientes pasan automáticamente de la fase de crecimiento vegetativo a la de floración en función de la edad, a diferencia de la proporción de horas de luz y oscuridad que requieren las variedades dependientes del fotoperiodo o de día corto.

Muchas autoflorecientes estarán listas ser cosechadas en menos de 10 semanas desde su siembra en semilla.

Las variedades enanas pueden ser de baja estatura y al mismo tiempo ofrecer un rendimiento decente.

¿Cómo cultivar autoflorecientes?

Las variedades autoflorecientes pasan de la siembra a la cosecha en poco tiempo, dando lugar a unos resultados increíbles.

De hecho, no hace falta ser un experto en la materia para acceder a un cultivo fácil y rápido. En tiendas especializadas como Eurogrow puedes encontrar autoflorecientes a granel para comprar únicamente la cantidad que desees.

Este tipo de plantas se distinguen por su robustez, siendo fáciles de cultivar en cualquier espacio, incluso en los más pequeños. Desde aquí queremos responder a la pregunta cómo cultivar autoflorecientes a través de una pequeña y práctica guía que te aclarará algunas dudas.

¿Cuánto tiempo tardan las autoflorecientes desde que germinan hasta la cosecha?

Normalmente, las autoflorecientes tardan de 8 a 10 semanas desde que son plantadas, aunque ciertas variedades pueden necesitar unas 12 semanas para llegar a su nivel de madurez plena.

Sea como sea, su genética es bastante robusta y ofrecen cierta tolerancia, de forma que puedan ser cultivadas por principiantes. Además, se pueden cultivar al aire libre al ser resistentes a plagas y patógenos.

Puede que este tipo de cosecha no sea la más abundante, pero muchos cultivadores apuestan por ella por su rapidez de crecimiento.

Guía de cultivo autofloreciente: paso a paso

El objetivo de esta sencilla y breve guía de cultivo es permitirte obtener una cosecha rápida y fácil de manejar. Si tienes en cuenta ciertos aspectos, tu cosecha será productiva y tus plantas crecerán fuertes.

  1. Semana I. Germinación. Este proceso tarda de 1 a 3 días. Las autoflorecientes no precisan tantos fertilizantes, aunque debes prestar atención a la mezcla de suelo, añadiendo los nutrientes y minerales que necesitan para favorecer su crecimiento.
  2. Semana II. Inicio de la floración. Se ha iniciado el proceso de la fotosíntesis y será necesario instalar lámparas LED de bajo consumo para generar un poco de calor. Emplea fórmulas fertilizantes especialmente diseñadas para cubrir esta etapa y programa el temporizador.
  3. Semana III. Fase de vegetación avanzada. En esta fase, tu planta habrá alcanzado los 15 centímetros de altura. Realiza un entrenamiento de bajo estrés, haciendo que sus puntos de floración se queden expuestos a la luz.
  4. Semana IV. Final de la fase de vegetación. Está a punto de comenzar su floración, por lo que deberás hacer pequeños ajustes para evitar que la planta se estrese.
  5. Semana V. La floración ha comenzado. En esta semana, a tu planta le saldrán unas protuberancias que poco a poco se convertirán en cogollos algo pegajosos. Ajusta su iluminación y mantén unas condiciones medioambientales óptimas.
  6. Semana VI. Las flores se multiplican y empiezan a oler. En esta semana hay que reducir un poco la humedad para evitar la formación de moho.
  7. Semana VII. Controles rutinarios. Busca posibles plagas en forma de ácaros o trips y vigila que las hojas no presenten deficiencias nutritivas.
  8. Semana VIII. Lava las raíces y comienza a defoliar. Lavar las raíces eliminará el exceso de nutrientes y la defoliación permitirá mejorar la cosecha.
  9. Semana IX. Evitar los últimos problemas. En esta semana deberás evitar infestaciones y mantener en equilibrio sus cuidados.
  10. Semana X. Recoger los frutos. Algunos cogollos lucirán maduros y podrás dedicarte al proceso de secado y curado para obtener un producto de calidad.

Cultivo autoflorecientes interior: Ventajas y desventajas

Las plantas autoflorecientes pueden cultivarse en interior o exterior, todo dependerá de las circunstancias, necesidades o preferencias de cada persona. Sea como sea, desde aquí vamos a mostrarte en primer lugar las ventajas e inconvenientes del cultivo interior de autoflorecientes.

Ventajas

  • Al cultivar en interior, podrás realizar un cultivo de este tipo en cualquier estación del año y no tendrás que preocuparte en ningún momento de la climatología. Ni las lluvias, ni el viento ni el frío serán un problema al que debas prestar atención.
  • Las plantas autoflorecientes no alcanzan demasiada altura, así que tampoco tendrás ninguna dificultad a la hora de colocar los focos. La luz llegará perfectamente a ellas y podrás obtener un cultivo de calidad.
  • La floración es más corta, así que el cultivo durará menos y podrás llevar a cabo más cultivos al año de cualquier variedad que te interese. 

Desventajas

  • La iluminación es uno de los aspectos que más debemos cuidar en un cultivo de interior. Las plantas autoflorecientes precisan muchas horas de luz a lo largo del día mientras dure el cultivo. De esa manera, necesitarás gastar más en luz.
  • La producción es otro aspecto al que prestar atención. Este tipo de cepas autoflorecientes son de menor tamaño, así que la producción va a ser inferior. Eso sí, tiene fácil solución, pues si deseas aumentarla, bastará con cultivar más plantas.
  • El espacio disponible es otro aspecto a valorar. Y es que si no dispones de una sala especialmente indicada para ello, puede que en tu casa tengas problemas de espacio.
  • Otro inconveniente más guarda relación con posibles problemas con los vecinos relacionado con el olor, de ahí que tengas que invertir en filtros especiales para evitar que su aroma salga al exterior.

Cultivo Exterior Autoflorecientes: Ventajas y desventajas

Toca el turno de analizar el cultivo exterior de autoflorecientes, con sus pros y contras.

Ventajas

  • Al estar en exterior, no necesitarás focos. Además, este tipo de autoflorecientes florecen con una calidad de luz inferior y en menos tiempo.
  • Gran ahorro energético en materia de luz y otras cuestiones relacionadas con la ventilación, el sistema de extracción, etcétera.
  • El cultivo de las autoflorecientes de exterior finalizará antes y será posible realizar otro cultivo durante la temporada. Esto te permitirá liberarte de los efectos de la climatología adversa y de la infección de hongos y plagas a partir de septiembre.
  • Estas plantas no alcanzan demasiada altura, así que apenas captarán la atención de viandantes o vecinos, siendo ideales incluso en balcones

Desventajas

  • Es preciso buscar un lugar de buena luz. Si a tu patio o balcón le llega todo el día sombra, la producción no será buena. Tanto igual si vives en un lugar especialmente frío.
  • Aunque estos cultivos son relativamente cortos, tendrás que estar muy pendiente para evitar ciertos problemas en forma de insectos o plagas.

¿Por cuál te decantas?

¿Ha sido útil esta publicación?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.