Foto del autor
Publicado por Mady Rojas

8 Tipos y Variedades de Garbanzos Para tu Huerto

Inicio » Leguminosas » Garbanzos » tipos y variedades

Una de las legumbres más consumidas en España (y en el mundo) es el garbanzo, especialmente cuando llega el invierno y arrecian las bajas temperaturas.

Los garbanzos reconfortan y forman parte activa de ricas recetas caseras típicas de la región mediterránea, donde reina sin grandes competidores.

La planta es una herbácea semi erguida perteneciente a la familia Fabaceae y género Cicer.

Es capaz de alcanzar un crecimiento de entre 30 a 60 cm de altura y una profundidad de su raíz pivotante de unos 40 a 60 cm.

tipos y variedades de garbanzos

Tipos o variedades de garbanzos

A nivel mundial, actualmente existen muchas variedades de garbanzos, pero son tres las principales, aun cuando existen identificadas unas 40 especies.

De hecho, de estas especies se derivan muchas otras a nivel local, obtenidas gracias a selección natural o hibridación.

Garbanzo tipo Kabuli

tipos y variedades de Garbanzos kabuli
jackmac34 / Pixabay

Presenta un grano de tamaño mediano, o grande arrugado.

Es muy común su cultivo y cosecha en las regiones mediterráneas, pero también existen sembradíos de esta variedad en América central y del sur.

Tipo Desi o deshi

tipos y variedades de Garbanzos desi
alexdante / Pixabay

Es una variedad de grano pequeño, que viene en color amarillo o negro, de aspecto igualmente arrugado.

Tipo Gulabi

El grano de este garbanzo es mediano y liso, con una forma más redondeada. En la India se consigue por doquier, siendo muy apreciado en la mesa familiar.

De la misma manera, es el grano de garbanzo predilecto en la región mediterránea, donde además se presentan otras variantes que se derivan de este tipo de legumbre.

En España, por ejemplo, las más comunes son los llamados castellanos, los lechosos, los venosos andaluces y los pequeños Pedrosillanos.

Todos son descendientes directos de los de tipo “Kabuli”, originarios de la región mediterránea. La tierra española es afortunada, porque cuenta con muchas variedades locales de garbanzo.

Dentro de estas existen los siguientes: el lechoso, el Pico Pardal, Fardón, Puchero, Blanco andaluz, Pedrosillano, Alcazaba y Bujeo. Una clasificación más sencilla los divide en dos grandes grupos de garbanzos, de acuerdo a las dimensiones.

Los más consumidos en España son: garbanzos grandes y pequeños. Los grandes son lechosos y arrugados, mientras que los pequeños son redondos y lisos.

Cualquiera de estas variantes son ideales para que formen parte de recetas suculentas. Los grandes o los pequeños, de tipo Pedrosillano, van muy bien con cualquier plato, porque en realidad se adaptan a las tradiciones y gustos locales.

A todo evento, los garbanzos se presentan tostados, cocidos, fritos, o pulverizados como harina, en hummus y hasta en infusiones y como una especie de café, después de ser tostados y molidos.

Pedrosillanos

tipos y variedades de garbanzos pedrosillano
Wikimedia Commons

Pertenecen al tipo Desi, diferenciándose del resto de los garbanzos españoles, que son de tipo Kabuli.

Se trata entonces de garbanzos pequeños, redonditos, de color marrón claro, casi tirando a anaranjado, y que requieren una mayor cocción que los grandes. Esto se debe a que son más duros, a pesar de que ostentan una piel y textura fina.

Suelen ser los más caros y preferidos en la cocina mediterránea, gracias a su sabor intenso. Se cultivan mayormente en las comunidades de Castilla- La Mancha y León.

Blanco lechoso

Esta especie es de garbanzos de forma irregular, más bien aplanados hacia los lados, con unos surcos profundos. Se cultiva esta variedad con gran facilidad en Andalucía y Extremadura, siendo identificativo su color, muy blanco y lechoso.

Venoso andaluz

Son garbanzos de forma un poco más alargada que el común y se dibuja afuera como una especie de red de arterias muy definidas. Tiene un sabor más fuerte que los demás tipos y se cultiva especialmente en Andalucía y en Castilla.

Chamad

Son naturales de la región granadina y tienen una curvatura o pico.

Castellano

Tienen igualmente un pico curvo bastante notorio. Es muy común o corriente, presentándose en una distribución bastante amplia

Características de los garbanzos

tipos y variedades de Garbanzos características
PDPics / Pixabay

El garbanzo, garbanza o chícharo, es capaz de alcanzar unos 50 cm de altura en condiciones idóneas. Desarrolla una vaina que alberga unos dos o tres ejemplares.

Hay especies donde se encuentran árboles como el algarrobo o árbol del amor y arbustos como la coronilla o hierbas como el trébol. Todos ellos son pertenecientes a la familia de las Papilionáceas.

Tiene una periodicidad anual y el garbanzo es el fruto apetecido que puede consumirse de varias formas tras someterlo a un proceso de secado.

Este puede ser cocido para disponer de sus propiedades alimenticias todo el año, o también se consume verde, al igual que sucede con los guisantes.

También pueden cocinarse al horno, guisados, salteados y hasta triturados. Son excelentes como snacks o entrada y aperitivo en la mesa.

El hummus de garbanzos es, por ejemplo, sumamente popular en el mediterráneo oriental. Desde Israel hasta la región de Jordania logró conquistar el paladar mundial con gran facilidad.

El “Hummus wa tahina”, por ejemplo, es una suerte de puré producido con garbanzos mezclados con semillas de sésamo molidas, a la que se adiciona zumo o jugo de limón.

En España forma parte de diversos platos famosos, tales como el llamado cocido madrileño, los imperdibles callos andaluces y a la gallega.

En la región valenciana se los llama “Torraos” o “Porrat”, siendo asados junto a una porción de yeso. En la India también son especiales en la cocina, hasta se hace una harina con ellos muy usada por las familias.

Lo ideal es sembrarlos durante el invierno, a mediados del mes de noviembre, aunque también puede ser un poco después. Se cosechan cuando ya se está terminando la primavera, pero también puede hacerse en el verano. Su origen suele ubicarse en Sicilia, Italia, aunque es un tema que todavía está en discusión.

Aunque igualmente existen evidencias de su existencia ancestral en la región mediterránea y en el período neolítico en Suiza. Otra tesis ubica el origen del garbanzo hace unos diez mil años atrás, cuando los pueblos del extremo Oriente lo cultivaban junto a otros cereales silvestres, tales como la avena y el trigo.

Al parecer, su cultivo fue expandiéndose hacia toda la región de Mesopotamia, el imperio de Persia y países del mediterráneo oriental. Después, se posicionó en el mundo entero gracias a la iniciativa de los romanos, quienes en su afán de conquistar tierras lejanas lo llevaron por todos lados.

Así fue como el garbanzo llegó para quedarse al continente europeo. No obstante, hay historias que atribuyen la autoría de su mundialización a los fenicios, navegantes del mundo que lo introdujeron en la India y por toda Asia, hasta que llegaron a África.

Pero fueron los árabes quienes se empeñaron en expandir los cultivos de garbanzos en Europa, hasta introducirlos en España. De aquí los conquistadores los llevaron a América, donde también gozan de mucho aprecio culinario.

Los egipcios también hicieron lo propio, porque los garbanzos prodigaban mucha energía a los obreros que construían las pirámides eternas.

Estos se preparaban junto a otros cocidos hechos con habas o lentejas.

Actualmente, India se constituye como el productor mundial Nº 1 de garbanzos, seguido de Australia, Turquía, Rusia y Estados Unidos.

Otros cultivos menores están ubicados en todo el Mediterráneo, Centroamérica y Sudamérica.

A nivel nutricional los garbanzos aportan una importante ración de calorías al organismo.

Se establece que por cada 100 gramos entregan alrededor de 350 calorías, otras 20 de proteínas, 5 g de grasas, 45 g de hidratos de carbono y 15 g de fibra.

El almidón reina entre los hidratos de carbono, pero en términos generales constituyen una fuente idónea de proteína de origen vegetal saludable. Eso lo convierte en uno de los ingredientes favoritos de las dietas veganas o vegetarianas.

Igualmente, contienen minerales importantes para la salud como el hierro, magnesio, zinc, potasio, calcio, fósforo. Y aunque es menor la sumatoria de vitaminas, hay presencia de B1, B2, B9, así como vitaminas C, E y K.

La fibra alcanza unos 15 g por cada 100 gramos de garbanzos, tanto en forma soluble como insoluble. Gracias a ella se combate el estreñimiento y otros males gastrointestinales, al tiempo que se registra una sensación de saciedad muy placentera.

Mady Rojas
Redactora, Editora, Correctora | madyrojasmeneses@gmail.com | Website

Mi nombre es Mady Rojas Meneses y soy redactora freelance desde el 2018. Encontré el camino para la felicidad a nivel profesional: llenar páginas web de contenidos útiles, interesantes y fáciles de leer como el que ves arriba. Hago lo que amo y amo lo que hago.

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.