Virus de la Patata: [Características, Detección, Efectos y Tratamiento]

Inicio » Plagas y Enfermedades » Virus de la patata

¿Qué es el virus de la patata?

Qué es el virus de la patataEn el cultivo de las patatas se presentan una variada gama de enfermedades, la mayoría de origen viral, que afectan la producción de este importante tubérculo consumido a diario  por millones de personas alrededor del mundo.

Solamente en este caso, se han identificado unos 28 virus que dañan esta solanácea, acarreando grandes pérdidas económicas en el sector agrícola, que acusa.

Sin embargo, diversas estrategias para la desinfección del vegetal enfermo, el cual a veces puede sufrir hasta 2 virus en simultáneo, siendo verdaderamente devastador para la productividad del cultivo.

De hecho, la intensidad de sus efectos depende de varios factores que interactúan al mismo tiempo, entre los que resaltan el cultivar hospedante y los virus actuantes, así como  sus razas y los vectores virales involucrados en el proceso, en un medio ambiente determinado.

¿Cómo podemos identificar el virus de la patata?

Cómo podemos identificar el virus de la patataDentro de los virus que afectan a las patatas, hay dos especialmente severos: el PLRV, el virus X (PVX)  y el Potato virus Y ó PVY. Veamos cómo se manifiestan.

El virus enrollamiento de la hoja de la patata, enanismo amarillo o Potato Leafroll Virus, nombre científico en  inglés  (PLRV) pertenece a la familia  Luteoviridae.

Se considera la peor enfermedad viral que ataca a las patatas o papas, a nivel mundial y genera cuantiosas pérdidas, que hacen perder alrededor de un 90% de la cosecha. Entre los síntomas más característicos de este mal, tenemos:

  1. Enrollamiento de las hojas superiores, a la altura de los foliolos, las cuales tienen un color amarillo palido y un crecimiento erecto. Aunque también pueden tornarse rosadas, rojas y púrpuras
  2. Algunos cultivares pueden estar infectados sin que se registren síntomas visibles.
  3. En algunos tubérculos, se desarrolla una necrosis reticulada interna.
  4. Se detiene el crecimiento y también se produce enrollamiento, rigidez y coriáceas en hojas secundarias de algunos cultivares, tornandose de color púrpura en el envés.

Hay otra subespecie, la andigena, que tiene una reacción un tanto distinta a la enfermedad. Veamos qué le ocurre.

  1. Hojas superiores se cubren de una clorosis marginal e intervenal, con un crecimiento erecto acentuado.
  2. La planta sufre de enanismo.
  3. Las hojas inferiores no se enrollan.
  4. Los insectos áfidos son culpables de la enfermedad. Logran afectar los tubérculos y desde allí se disemina la enfermedad al resto de la planta. 

Cómo podemos identificar el virus de la patata --Entre los insectos responsables de la enfermedad, protagonistas esenciales son los pulgones verdes del duraznero.

El virus tarda entre 24 a 48 horas en ser transmitido por estos minúsculos animales, porque primero circula por el sistema digestivo de estos y después sale por sus glándulas salivales.

El virus X, o simplemente PVX, pertenece al género Potexvirus de la familia Flexiviridae. Su impacto sobre los cultivares de patatas no es tan fuerte, ronda un 10% de afectación total. Es transmitido a través  tubérculos contagiados y por contacto, no por la acción de insectos portadores. 

La principal manifestación es la aparición de manchas tipo mosaico en las hojas. Pero hay otros síntomas, aunque muchas veces no hay ninguna evidencia externa del mal. Veamos cuáles son los síntomas más comunes:

  1. Aparición de clorosis, mosaico y empequeñecimiento de las hojas.
  2. Lesiones necróticas en los tubérculos.
  3. Interactúa con otros virus de la patata, como el PVY y el PVA ocasionado síntomas mucho más inclementes con el tubérculo, que impactan el rendimiento del cultivar.

Cómo podemos identificar el virus de la patata -El virus mosaico severo de la patata,  cuyo nombre científico es  Potato virus Y (PVY) pertenece a la familia Potyviridae, es otra de las enfermedades más rudas que padecen las patatas en cultivar.

Este mal logra perpetuarse a través tubérculos infectados, después de que el virus es transmitido por áfidos o insectos fitopatógenos que liban la savia vegetal,  de forma no persistente.

Del mismo modo, puede transmitirse a través de la maquinaria y herramientas contaminadas. Pero los grandes protagonistas del contagio son los áfidos que suelen atacar los cultivos agrícolas. Entre los síntomas que arrojan luces en torno a esta virulenta enfermedad, tenemos:

  1. Las hojas se tornan rugosas, retorcidas, con el doblez hacia abajo del margen de los folíolos y agrupadas en un solo sector.
  2. En los casos más graves, la hoja se seca por completo.
  3. Planta padece de enanismo, no crece.
  4. Se presenta una necrosis tremenda en la nervadura de los folíolos, con manchas severas en las hojas, que van pudriéndose. 
  5. El tallo se llena de rayas y también se necrosa.
  6. Caída prematura o extemporánea de los frutos.

Hay, sin embargo, variantes de este virus PVY. Existe  una raza común identificada como PVYO que genera síntomas de marcas de  mosaico en las hojas. Y la PVYC genera un estriado puntiforme, mientras que la de tipo PVYN produce necrosis,pero con daños menos severos en el follaje de la planta.

Muchas veces se presentan infecciones mezcladas en las razas común y necrótica de este virus, por lo que se cruzan los genomas y terminan produciéndose híbridos a nivel de este mal, identificados como PVYN:Y y PVYNTN.

¿A qué plantas afecta el virus de la patata?

A qué plantas afecta el virus de la patataLa situación puede llegar a ser muy grave, porque como las patatas son plantas que se multiplican de forma asexuada, el virus puede pasar a la siguiente generación clonal con ayuda de trozos de tubérculos empleados para garantizar la propagación.

Y se pueden sumar, además, otros virus de la misma y diferente especie también. En otras palabras, todas las especies pueden verse muy afectadas.

Esto ha traído como consecuencia una degeneración gradual de las variedades de papas existentes, las cuales han perdido rendimiento, vigor y menor capacidad de preservación de los tubérculos. 

En consecuencia, se aprecian, a grandes rasgos,  características comunes que indican la presencia de la carga viral pasada de una generación a otra, como son:

  • Empequeñecimiento de las plantas.
  • Diseños en forma de mosaicos en las hojas. 
  • Deformaciones en hojas y tubérculos.

¿Cómo combatir el virus de la patata?

Cómo combatir el virus de la patataEn el caso del virus de enrollamiento de las hojas de la patata o PLVR, existe una técnica para curar los cultivos.

Consiste en agregar plantas sanas, al tiempo que se van eliminando las enfermas, mediante el proceso de descarte en la propagación de semillas, las cuales deben ser certificadas para evitar estas molestias.

Otra técnica empleada en la eliminación de este virus consiste en aplicar sesiones de calor a los tubérculos.

En cuanto al virus mosaico severo de la patata, o virus Y ( PVY) no existen en la actualidad un tratamiento efectivo que lo extermine y salve los cultivos, por lo que deben tomarse medidas de prevención destinadas a evitar la infecciòn del cultivar.

¿Cuáles son los mejores productos para eliminar el virus de la patata?

En el mercado, existen insecticidas sistémicos capaces de eliminar la propagación de áfidos dentro del cultivo, aunque no consiguen exterminar a los áfidos viruliferos que proceden de otros campos. Lo mejor es aplicar la prevención, con algunas de la siguientes normas y medidas:

  1. Usar ejemplares libres de virus, garantizados en un vivero de confianza y ejemplares resistente a estos tipo de virus en las patatas.
  2. Aislar a animales contaminados, evitando que puedan acercarse a los cultivos, con apoyo en cercas, mallas, rejas, conos, entre otros.
  3. Es muy importante, que los cultivos y plantaciones se hallen lejos de setos y zonas de vegetación plagadas de insectos como pulgones, moscas, trips, entre otros vectores de transmisión. 
  4. Limpiar todas las herramientas y materiales de trabajo usados en el campo, desinfectándolos en forma regular.
  5. Erradicar plantas infectadas sin conmiseración y la hierba que brota indiscriminadamente.
  6. Aplicar insecticidas naturales o químicos que eliminen los vectores de transmisión, con apoyo en personal, especializado.