Áfidos: [Características, Efectos, Detección y Tratamiento]

Inicio » Plagas y Enfermedades » Áfidos

¿Qué son los áfidos?

Qué son los áfidosLos áfidos o pulgones constituyen una superfamilia formada por insectos del tipo fitopatógeno y de los cuáles sólo al grupo de los Aphididae pertenecen más de 4000 especies del reino animal.

Según su concepto etimológico los áfidos son insectos homópteros cuyo alimento lo obtienen de los materiales vegetales formando plagas muy perjudiciales.

Los áfidos o pulgones son insectos de 2 a 3 mm que tienen un desarrollo muy rápido formando colonias en el envés de las hojas de los capullos florales y son fácilmente visibles sobre los brotes jóvenes. Generalmente, son de color verde, negro, marrón, rojo, rosado, pero también pueden aparecer con algún otro color.

Algunos áfidos pueden tener alas, pero otros no, y durante su período productivo pueden generar entre 40 y 85 crías. Una característica de los áfidos es que viven una parte de su desarrollo en un hospedero y el resto de su vida en otro.

Unos se alimentan del follaje, otras de las ramitas y ramas, flores o frutas y otros áfidos se alimentan de las raíces.  Algunos áfidos más comunes son los “áfidos verde melocotón, áfidos melón, áfidos de tulipán, áfidos de corteza gigante, áfidos de pino blanco y áfidos de rosa”.

Un par de esos insectos sobre algunas hojas puede ser normal, si el entorno de la planta es sano, pero con estos pequeños invertebrados hay que tener mucho cuidado porque si tienen condiciones favorables se convierten en una plaga que obliga a tomar medidas muy drásticas.

¿Cómo afectan los áfidos a las plantas?

Cómo afectan los áfidos a las plantasEn su condición de insectos succionadores, los áfidos provocan el amarilleo de las hojas, así como su deformación y también la de los brotes jóvenes.

Los áfidos dañan a las plantas que los hospedan succionando sus jugos, causando maltrato de sus hojas que se tornan amarillas y atrofian su crecimiento.

Los virus transmitidos por los áfidos mientras succionan la savia de la planta pueden ocasionar muda,(desprendimiento de la piel externa del insecto); color amarillento o bajo rendimiento tanto en diversas hortalizas como plantas ornamentales.

¿Cómo podemos detectarlos?

Es conveniente observar las plantas con mayor detenimiento durante la primavera y el verano. Se trata de una plaga habitual en esos períodos y más habitual cuando hay sequedad en el ambiente o un exceso de fertilizantes

La presencia de los áfidos en los cultivos se puede detectar fácilmente porque producen y dejan un residuo pegajoso y azucarado denominado melaza.

Cómo podemos detectarlosEsta sustancia o melaza puede atraer las hormigas y ser un mecanismo para la producción de hongos en las superficies de las plantas.

Los áfidos pueden transmitir virus perjudiciales a las plantas, inyectándolas mientras se procuran su alimento.

¿Cómo podemos combatir los áfidos?

Cómo podemos combatir los áfidosDurante muchos años el control efectivo de áfidos ha sido un problema para los dueños de casas y administradores de diseño paisajistas.

Pero, se han ido desarrollando diversos tratamientos y controles de tipo biológicos, físicos, químicos y orgánicos que pueden ayudar a eliminar, e impedir la presencia de los áfidos en las plantas.

Sin embargo, lo más recomendable es acudir a un especialista cuando se trata de eliminar su presencia en grandes cultivos. Los jardineros, horticultores y entendidos en la materia recomiendan conocer y aprender otras técnicas sencillas y simple, al alcance de todos, para combatir los áfidos.

Entre esas técnicas se recomienda:

  1. Monitorear los brotes de flores, los tallos y brotes tiernos para identificar infecciones tempranas.
  2. Revisar el reverso de las hojas de manera frecuentemente.
  3. Monitorear las temperaturas que hacen que los pulgones estén más activos, entre 65° a 80° F.
  4. Evitar el uso excesivo de fertilizantes nitrogenados, que los áfidos aman. En caso de usarlos se debe colocar sólo la cantidad recomendada en la etiqueta del fertilizante.
  5. Cultivar brotes de hortalizas bajo cubiertas protectoras en el jardín o dentro de un invernadero.
  6. En plantas adultas y robustas, los áfidos pueden ser expulsados con un fuerte chorro de agua, rompiendo sus partes bucales de succión impidiendoles alimentarse.
  7. En las copas densas de los árboles se recomienda podar para minimizar el hábitat de los áfidos. Podar hojas y tallos de la planta que estén infestados.
  8. También se puede intentar derribar o tumbar los áfidos sacudiendo las plantas o regandolas con un chorro fuerte de agua.
  9. Cubrir las plántulas con papel de aluminio.
  10. Esperar que llegue la época de calor, ya que los áfidos no toleran esas temperaturas ambientales.
  11. Apoyar y proporcionar un hábitat para insectos que se alimentan o son depredadores de áfidos, como las mariquitas, avispas parasitarias y crisopas. Para ello es necesario usar insecticidas de amplio espectro, y tratar de hacer disponible el néctar durante toda la temporada.
  12. Antes de considerar usar insecticidas para el combate de los pulgones, es necesario hacer un tratamiento casero usando jabón y aceites del tipo natural.
  13. Si se requiere el uso de pesticidas químicos, se deben seguir las instrucciones sobre la forma y la cantidad a colocar y que estén destinados para combatir los áfidos.

¿Qué cultivos se ven afectados por los áfidos?

Qué cultivos se ven afectados por los áfidosLos áfidos afectan un gran número de cultivos, pero habrá pulgones en caso de cultivos tales como: ciruelos en floración, rosas, tulipaneros, árboles de Júpiter o crespón, manzanos y muchas verduras.

Atacan a las hortalizas, el áfido del durazno verde suele invernar en la etapa de huevo en los frutos con carozo como las ciruelas y los duraznos mientras que los pulgones de la papa invernan en las rosas.

También se pueden encontrar áfidos en los cultivos de pimientos o ajíes principalmente a mediados del verano. El áfido o pulgón del repollo resulta problemático en la mayoría de las plantas del tipo brassica, especialmente en los repollitos de Bruselas.

En el caso del zapallo, calabaza y otras cucurbitáceas, los áfidos chupan los jugos de las hojas y frutos y transmiten virosis (mosaico), causando malformaciones, bajos rendimientos y a una calidad de fruto menor.

Bibliografía y referencias

  • Doblado Ana. (2019). Gran Libro de Jardinería de interior. Primera Edición. Servilibro Ediciones, S.A. Madrid-España. Capítulo 4, PP 167-185.

Base de datos digital