Cómo Abonar Lechugas Paso a Paso – Sembrar100

Cómo Abonar Lechugas¿Te has preguntado alguna vez cómo es posible que las lechugas sean capaces de producir tantas hojas al mismo tiempo?

Seguramente la razón se orienta a que quien las cultivó siguió un buen plan de abonados que ayudaran a cumplir este objetivo.

La realidad es que no se trata de nada que tú no podrías hacer en casa, solo debes contar con la información precisa para conseguirlo. Y de eso nos encargaremos nosotros en este post que seguro te será de mucha ayuda.

¿Lo vemos?

¿Por qué es importante abonar las lechugas?

Las lechugas son plantas muy exigentes con el tema de los nutrientes. De hecho, es una de las condiciones clave para que puedan prosperar tras sembrarse. El caso es que aunque las siembres en un suelo rico en materia orgánica, estos nutrientes no serán suficientes para cubrir con las necesidades de todo el ciclo.

Parris Island Cos Romaine Lettuce Lactuca sativa 3000 seeds Vegetable CombSH

La aplicación de fertilizantes en los momentos oportunos ayudará a que los frutos crezcan más grandes, lo que se traduce en mayor cantidad de hojas. Además, las lechugas son muy propensas a sufrir el ataque de plagas por las condiciones en que se desarrollan.

Pero cuando están bien nutridas, las posibilidades de hacerle frente a estos ataques son mucho mayores y así la planta se mantendrá sana.

¿Cada cuánto debemos abonar las lechugas?

Cada cuánto debemos abonar las lechugasUna buena noticia con respecto a este tema es que las lechugas son plantas que se desarrollan con bastante rapidez.

Esto quiere decir que una única aplicación durante todo su período de cultivo podría ser más que suficiente para darle lo que necesitan.

En todo caso, es importante considerar que este abonado lo tienes que hacer después que la plántula haya emergido de la tierra.

Si deseas que las hojas de las lechugas estén aún mejor, puedes aplicar una fertilización cuando esté en plena faena de crecimiento.

¿Qué nutrientes necesitan las lechugas?

Las lechugas van a necesitar de fósforo (P), nitrógeno (N) y potasio (K) para desarrollarse de la manera más conveniente. Al ser una planta verde, el elemento más indispensable es el nitrógeno, ya que es el encargado de apoyar al crecimiento en esta fase.

Por ende, es recomendable que las aplicaciones que realices sean con mayor nivel de nitrógeno y menor de fósforo y potasio. Por la condición del fósforo y las posibilidades de absorción que tiene el sustrato, este debe ser aplicado como fosfatos.

Potseed 1G (~ 1000): Semillas Semillas de Lechuga Romana 1000/6000 Rougette de Montpellier Midi Lactuca Sativa

Los micronutrientes también son necesarios, pero no hará falta aplicarlos si consideras que los niveles nutricionales de tu suelo son favorables. Para tener mayor seguridad en torno a este aspecto, puedes ejecutar un estudio de suelo si tienes las posibilidades.

Así no solo valorarás los micronutrientes, sino que tendrás oportunidad de corregir cualquier déficit en específico.

¿Qué tipo de abonos necesitan las lechugas?

Lo ideal es trabajar con abonos que contengan los tres tipos de nutrientes principales de forma equilibrada. Estos pueden ser de tipo orgánico casero, como el compost casero o el estiércol en avanzado estado de descomposición.

Compo Composter 2 kg Acelerador de descomposición de residuos Vegetales, 3 m², Negro

Sustratos Ecológicos - Estiercol de Caballo 45L - Batlle

En los comercios agrícolas es posible encontrar productos que también ayudan en torno a este tema, sea en versión hidrosoluble o granulada. Otros abonos que también son muy favorables en el proceso de crecimiento de las lechugas son las emulsiones de algas marinas o de pescado.

Envii Seafeed Xtra – Fertilizante orgánico líquido de algas marinas - 5L

¿Cómo preparamos abono para las lechugas?

Cómo preparamos abono para las lechugasLos abonos caseros, como el estiércol y el compost, los tienes que preparar con semanas de anticipación para que se descompongan bien.

Esto permite que los microorganismos ejecuten sus procesos de forma apropiada y dejen los nutrientes disponibles para el uso de las lechugas.

Para aplicarlo después a los cultivos de lechuga, solo tendrás que añadir una porción en una zona cercana a la planta.

Es importante que el abono no toque a las lechugas directamente para evitar que se produzca una sobrealimentación que termine por afectar el cultivo.

Si te decides a trabajar con abonos de venta comercial, debes prestar mucha atención a la forma de aplicarlos para no correr riesgos con tu cultivo. Aunque en muchas oportunidades te pueden orientar que sigas las instrucciones del fabricante, lo mejor es comenzar con la mitad de la concentración e ir aumentando según veas el comportamiento.

Esta simple acción de resguardo te evitará que las lechugas sufran inconvenientes por exceso de nutrientes que le pueden llegar a hacer mucho daño. Para aplicarlo, solo riega de forma normal como haces siempre o, si se trata de gránulos, espárcelos por la superficie cercana a la planta sin que la lleguen a tocar.

Después de abonar con los gránulos tendrás que regar para ayudar a que los nutrientes penetren en la tierra. En el caso de que trabajes con emulsiones de pescado o de algas marinas, sigue las instrucciones del producto para aplicar de la forma más conveniente.

¿Cómo detectamos si las lechugas necesitan abono?

Las lechugas necesitarán abono cuando veas que el follaje está marchitándose, con las hojas amarillentas o con un crecimiento demasiado lento. Estas condiciones también pueden deberse a otros factores, como el exceso de riego, por lo que tendrás que avanzar con un descarte primero en esta materia.

Otras señales de alarma con respecto a un déficit de nutrientes se evidencian cuando el follaje crece de forma rara, con hojas deformes, por ejemplo. Aunque no es muy recomendado para uso general, las fertilizaciones foliares son útiles cuando estos casos se presentan.

Benoon Purple Lactuca Sativa Seeds, 50Pcs / Bag Lactuca Sativa Seeds Productivas Y Bajas En Calorías Plántulas De Hortalizas Frescas De Lechuga Morada Para Exteriores Semilla

La razón es que permiten que la planta obtenga y administre los nutrientes con más rapidez que cuando se hacen en el suelo. De allí que sea aún más importante trabajar en que los niveles nutricionales estén en óptimas condiciones.

El abono para lechugas es un proceso que inicia desde antes de sembrar porque a este tipo de plantas no le gustan los suelos pobres. Pero después que están bien establecidas, apenas tendrás que ocuparte de esta tarea porque son muy eficientes para administrar los recursos.

Eso sí, siempre asegura el trabajo con abonos orgánicos para que tu sustrato adquiera más valor nutricional y esté disponible para nuevas siembras en los períodos siguientes.

Referencias bibliográficas

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Soy Ainara Salcedo, y nací en Zaragoza. Hace un tiempo que empecé a colaborar con Sembrar100 en la redacción, edición y maquetación de artículos. Mi grado en Periodismo por la Universidad de Zaragoza me ha ayudado a poder realizar mejor mi trabajo. Dispongo también de el Máster universitario de Periodismo y Comunicación Digital: Datos y Nuevas Narrativas por la UOC.