El Zinc en las Plantas: [Usos, Ventajas y Aplicación]

Inicio » Zinc

El zinc en las plantasEl zinc forma parte de la familia de micronutrientes que las plantas necesitan para que su desarrollo y salud estén en óptimas condiciones.

Se considera micronutriente porque la exigencia de las plantas con respecto al mismo es bajo, lo que lleva a que se produzcan muy pocos casos de deficiencia.

Sin embargo, es importante tener a mano la información pertinente para saber cómo actuar en caso de que una planta necesite este componente.

Y de eso, sumado a los beneficios que se obtienen cuando los niveles son correctos, es de lo que estaremos hablando hoy.

¿Qué es el zinc?

El zinc es un elemento presente en el ambiente y que guarda un papel muy importante en el desarrollo y salud de las plantas.

Aunque se trata de un nutriente de tipo estático (quiere decir que no se mueve dentro de la planta), es vital para la realización de muchas funciones.

Uno de los puntos más importantes tiene que ver con la resistencia, la cual se hace presente tanto en las bajas temperaturas como al combatir contra plagas y enfermedades.

La buena noticia es que las plantas lo necesitan en muy baja cantidad y tanto la deficiencia como el exceso de zinc en la estructura celular son infrecuentes.

¿Por qué ayuda el zinc al crecimiento de una planta?

Cómo detectar carencia de zinc en las plantasLa función del zinc es ayudar a la planta a producir clorofila.

Las hojas se decoloran cuando el suelo es deficiente en zinc y el crecimiento de la planta se atrofia.

La deficiencia de zinc causa un tipo de decoloración de las hojas llamado clorosis, que hace que el tejido entre las venas se vuelva amarillo mientras las venas permanecen verdes. La clorosis en la deficiencia de zinc suele afectar a la base de la hoja cerca del tallo.

La clorosis aparece primero en las hojas inferiores y luego sube gradualmente por la planta.

En casos graves, las hojas superiores se vuelven cloróticas y las inferiores se vuelven marrones o púrpuras y mueren. Cuando las plantas muestran síntomas tan severos, es mejor arrancarlas y tratar el suelo antes de volver a plantar.

¿Qué factores influyen en la respuesta del cultivo con la fertilización de zinc?

El pH es del terreno es uno de los principales elementos que influyen en la respuesta de los cultivos a la presencia del zinc.

Lo normal, es que la capacidad de absorción sea mayor cuando el terreno tiene un pH bajo.

Para lograr determinar con seguridad todas las condiciones que tienen influencia en torno a este tema, lo más recomendable es avanzar con un estudio de suelo.

A la hora de aplicar las fertilizaciones, lo más recomendable por parte de los expertos en la materia es que se utilicen fertilizantes ricos en micronutrientes.

Estos fertilizantes contienen los niveles adecuados de zinc y de los demás compuestos que evitarán que ocurra una deficiencia de cualquiera de ellos.

Otro detalle importante en cuanto al suelo es que el zinc tiene mayor presencia en terrenos de consistencia arenosa que en los de consistencia arcillosa.

Esta condición se debe a la capacidad de retención que tienen los arcillosos.

Por último, está la interacción con otros nutrientes, pues niveles altos de fósforo, hierro y manganeso en el suelo impactan negativamente en la absorción de zinc.

¿Cuál es el contenido de zinc en el suelo?

El sustrato contiene zinc de forma natural y se considera normal que esta cantidad oscile entre 0,10 y 0,20 ppm.

En el caso de las plantas, lo más común es que el tejido foliar presente un rango de entre 15 y 60 ppm.

¿Qué beneficios puede tener un suelo rico en zinc?

La presencia de niveles correctos de zinc en el sustrato traerá como principal beneficio el adecuado funcionamiento de los procesos internos de las plantas.

Como es lógico, el zinc no actúa de forma directa en todos ellos pero sí tiene un papel protagonista y determinante en temas como:

  1. La síntesis de proteínas que las plantas no son capaces de trabajar por sí mismas, mejorando de esta manera su salud y vitalidad.
  2. Mejora el estado de la clorofila, permitiendo que sea de más calidad y que se distribuya mejor por todos los tejidos.
  3. Ayuda a que los almidones contenidos en el interior se conviertan en azúcar.
  4. Es determinante a la hora de que las plantas se tengan que enfrentar a bajas temperaturas, aumentando los niveles de resistencia.
  5. Fortalece la estructura y el tamaño del tallo.

¿Qué desventajas tiene un exceso de zinc?

Como ya hemos visto, el zinc es un elemento que se encuentra en muy baja cantidad en el sustrato y, por ende, el exceso es muy improbable.

En todo caso, es necesario estar atentos a los síntomas que podrían presentar las plantas en caso de que se produzca. Estos son:

  • El sistema radicular de la planta se empieza a notar reducido.
  • Como actúa en el proceso de producción de clorofila, las hojas pueden verse cloróticas o con las puntas necróticas.
  • Impacta en el correcto crecimiento de la planta.
  • Es capaz de impedir que otros nutrientes de gran importancia como el fósforo, sean absorbidos de forma apropiada por la planta.

Si se determina que existe un exceso de zinc, será necesario estudiar todos los elementos que confluyen en la siembra y que puedan contener zinc.

El suelo y el agua de riego serían los primeros puntos focales, pero es necesario conocer que algunos fertilizantes también pueden contenerlo.

¿Qué cultivos se benefician más de la presencia de zinc en el suelo?

El cultivo que agradece más la presencia de buenos niveles de zinc en el suelo es el maíz.

Esta es una preferencia que también comparten algunos otros cereales como el trigo y el arroz.

En cuanto a los árboles frutales, se hace indispensable para lograr buenos resultados en la cosecha de durazno, manzano y aguacate.

¿Cómo detectamos deficiencia o carencia de zinc en nuestros cultivos?

La deficiencia de zinc es un síntoma que se empezará a notar en las hojas nuevas y son variables en función a cada especie cultivada.

Sin embargo, lo más común es que las hojas empiecen a verse con condiciones llamativas de clorosis o manchas necróticas.

En el caso de la clorosis, esta se muestra inconsistente y probablemente se ubique en torno a los nervios de las hojas.

La necrosis, por su parte, empieza su aparición desde los bordes o desde la punta de las hojas.

Existen casos en que se ve afectada la forma y tamaño de las hojas, notándose mucho más pequeñas que las hojas más antiguas.

El florecimiento también se puede ver perjudicado porque los botones se generan en una cantidad menor.

Aunque no es de los nutrientes más determinantes a la hora de nutrir una planta, no se puede dejar de lado al zinc en las fertilizaciones.

Para evitar pasarlo por alto, lo mejor es planificar los tipos de fertilizaciones a aplicar y los niveles que estas tendrán de cada nutriente.

¿Puede ser el zinc tóxico para las plantas?

La toxicidad del zinc depende del pH, que controla el concentración de zinc en la solución. Altas concentraciones de zinc pueden causar toxicidad en las plantas.

Los síntomas generales son atrofia del brote, rizado y enrollado de las hojas jóvenes, muerte de las puntas de las hojas y la clorosis.

¿Qué efectos tiene el zinc en la germinación de semillas?

El zinc es un nutriente esencial para el crecimiento de las plantas, aunque las concentraciones elevadas dieron como resultado la inhibición del crecimiento y síntomas de toxicidad. No afecta a la germinación de las semillas, pero ayuda en el desarrollo de la plúmula y la radícula.

¿Dónde podemos encontrar el zinc?

El zinc se encuentra en la mayoría de los fertilizantes solubles en agua en proporciones que deberían prevenir su deficiencia, a menos que no se aplique el fertilizante.

Se pueden aplicar fertilizantes de un solo elemento como el sulfato de zinc, el nitrato de zinc y amonio o el zinc quelado; sin embargo, es mejor utilizar un fertilizante de micronutrientes completos para evitar desequilibrios de nutrientes que podrían provocar deficiencias de otros micronutrientes.