Hierro en el Huerto: [Uso, Exceso, Carencia, Ventajas y Desventajas]

Inicio » Hierro

Hierro en las plantasEl hierro es uno de los micronutrientes que las plantas necesitan para desarrollarse y efectuar sus procesos de forma efectiva.

De hecho, es uno de los micronutrientes que más necesitan las plantas para estar en óptimas condiciones, de allí la importancia de prestar atención a sus niveles.

En líneas generales, las fertilizaciones comunes contienen los niveles apropiados de hierro para cubrir las necesidades de las plantas.

Por esta razón, un déficit de este nutriente no es algo tan común a menos que se presente en especies que lo necesitan en altas cantidades.

Si quieres saber más sobre la importancia que tiene el hierro para tus cultivos, no pares de leer la información que te traemos a continuación.

¿Qué es el hierro?

El hierro es un elemento químico que se utiliza como nutriente de gran importancia en todo tipo de cultivos.

Se trata de uno de los que se presentan con mayor disponibilidad en los suelos, aunque el acceso de las plantas al mismo se ve muy influenciado por el nivel de pH.

Por supuesto, el hierro en su versión más básica no es utilizado por las plantas, sino que se necesita que se soluble para avanzar en su absorción.

Es por esta razón que algunos cultivos sufren de clorosis férrica, aún cuando los estudios de suelo revelen altos niveles de hierro.

Para representar químicamente al hierro se utiliza el símbolo Fe.

¿Cómo adquieren las plantas el hierro (Fe)?

Las plantas adquieren Fe principalmente de la rizosfera.

Aunque el hierro es uno de los metales más abundantes en la corteza terrestre, su disponibilidad para las raíces de las plantas es muy baja.

La disponibilidad de Fe viene dictada por el potencial redox del suelo y el pH. En los suelos aeróbicos o de pH más alto, el Fe se oxida fácilmente y se encuentra predominantemente en forma de óxidos férricos insolubles.

A un pH más bajo, el Fe férrico se libera del óxido, y se hace más disponible para ser absorbido por las raíces.

Debido a que el 30% de las tierras de cultivo del mundo son demasiado alcalinas para un crecimiento óptimo de las plantas2 , y algunos cultivos básicos, como el arroz, son especialmente susceptibles a la deficiencia de Fe3 , gran parte de la investigación se ha centrado en cómo las plantas hacen frente a la limitación de Fe.

Las respuestas a la deficiencia de Fe incluyen cambios en la morfología de las raíces y la regulación de los genes involucrados en la absorción de hierro. De hecho, en Arabidopsis thaliana, hasta el 85% de los genes expresados en determinadas regiones de la raíz están regulados diferencialmente por el hierro.

¿Qué factores influyen en la respuesta del cultivo con la fertilización de hierro?

  1. Como en casi todos los nutrientes, el pH del suelo es uno de los factores más importantes que influyen en la correcta fertilización con hierro. En este caso, a medida que el pH es menor, las posibilidades de obtener más hierro por parte de las plantas aumenta.
  2. Otro detalle importante tiene que ver con los riegos y los períodos en los cuales se aplica.
  3. Cuando una planta está sometida a excesos y se generan encharcamientos, lo más probable es que no pueda tomar los nutrientes que necesita.
  4. Y esto aplica tanto con el hierro como con el resto de los micronutrientes y macronutrientes
  5. Si el suelo está sometido a muy bajas temperaturas, también es probable que la capacidad de hierro disponible para absorber se vea disminuida.
  6. Por otro lado, la presencia de parásitos como los nematodos, que afectan de manera directa a las raíces, impiden la captación correcta de hierro.
  7. En el caso de los minerales que compiten, el hierro puede verse afectado por altos niveles de fósforo en el suelo.
  8. Y viceversa, los altos niveles de hierro afectan la disponibilidad de las plantas para tomar el hierro.

¿Cuál es el contenido de hierro en el suelo?

Roble americanoEl hierro se encuentra en el suelo en un rango variable entre 1 y 5% del disponible en total en el ambiente.

Sin embargo, no toda esta cantidad de hierro está presta para que las plantas puedan utilizarlo con fines nutritivos.

Para que eso sea así, el hierro debe ser sometido a un proceso químico que le haga soluble en la tierra y así las plantas sí puedan consumirlo.

En todo caso, un estudio de suelo indicará qué cantidad de este nutriente está presente.

¿Qué hacer si a mis plantas les falta hierro?

Para solucionar una posible deficiencia de hierro en tus plantas, comienza por determinar la causa del problema.

Puedes tener suficiente hierro en su suelo, pero hay otros factores pueden hacer que el hierro no esté disponible para sus plantas.

Los niveles de carbono, sal, fósforo, calcio y otros elementos pueden afectar la capacidad de las plantas para ingerir hierro. La humedad del suelo y las bajas temperaturas también pueden convertirse en factores de deficiencia de hierro.

Tal vez quieras comenzar por rociar sus plantas con hierro (ya sea hierro quelado o un rociador de sulfato de hierro líquido) para darles un poco del impulso que necesitan. Sin embargo, esta no es una solución a largo plazo, sino una solución rápida. La solución a largo plazo consiste en tratar el suelo.

A continuación, prueba el pH de tu suelo. Si es superior a 7, corregir el pH puede facilitar la absorción de los nutrientes que necesitan las plantas, incluido el hierro.

Trata el suelo, vigila el pH

Medidor de ph

No obstante, lo más probable es que el equilibrio de minerales en el suelo sea incorrecto. Los suelos arcillosos son particularmente propensos a este problema, y algunas plantas son más susceptibles a él que otras. Vigila los niveles de hierro, especialmente si cultivas acebo, azaleas y rododendros, así como arándanos y robles de todo tipo.

Tratar el suelo es la mejor solución en cuanto a la deficiencia de hierro.

El hierro quelado es por mucho la enmienda más útil para este problema. Si estás usando un fertilizante rico en hierro, lee los ingredientes para asegurarte de que no contiene fósforo, ya que una exceso de fósforo puede contribuir a problemas de clorosis.

¿Qué beneficios puede tener un suelo rico en hierro?

  • Un suelo rico en hierro aportará mucha más vitalidad a las plantas, pues es un constituyente importante para el nivel de energía de las mismas.
  • Es también indispensable para la formación de la clorofila, aunque no interviene en el proceso que esta realiza.
  • A nivel fotosintético, el hierro trabaja en el intercambio de electrones que se hace un proceso indispensable en varias zonas de la planta.
  • Esto se debe a que tiene la propiedad de perder un electrón al mismo tiempo que lo gana, lo que se conoce como Redox. Este Redox también actúa en otros temas como las enzimas o el control de radicales libres.
  • Por otro lado, el hierro se encuentra presente en la constitución de algunas enzimas, así como trabaja en función de los pigmentos.
  • Es indispensable para controlar los niveles de nitratos y sulfatos que existen dentro de la planta.

¿Qué desventajas tiene un exceso de hierro?

  1. El exceso de hierro es una de las condiciones menos frecuentes que se puede dar en los cultivos.
  2. La única forma que esto ocurra es que se hayan administrado de forma errada los procesos de fertilización apostando a un evidente exceso de hierro.
  3. En todo caso, más vale estar prevenidos de lo que podría ocurrir y el síntoma principal es que aparecen unas manchas marrones en las hojas.
  4. Además, un déficit de fósforo también podría advertir sobre la presencia de hierro excesivo en la estructura de la planta. Y esto se debe a que son competitivos entre sí, evitando el hierro que se absorba bien el fósforo.

¿Qué cultivos se benefician más de la presencia de hierro en el suelo?

naranjo hoja perenneLos cultivos que más necesitan del hierro para prosperar de forma eficiente son las petunias, las diascias, las bocas de dragón, entre otros.

En los árboles frutales de tipo cítricos (narajos, limoneros…) también se evidencia una imperiosa necesidad de hierro para el correcto desarrollo.

Cuando se tienen cultivos de alguno de estos tipos y se evidencia un déficit de hierro, será necesario compensarlo con quelatos de hierro.

Estos serán incluidos en el programa de fertilización.

¿Cómo detectamos deficiencia o carencia de hierro en nuestros cultivos?

La deficiencia de hierro en las plantas es uno de los más sencillos de reconocer porque se produce una clorosis a nivel intravenoso.

No ocurre como en otros déficits que el color amarillo aparece en cualquier lugar de la hoja y eso facilita definir cuando se trata de este tipo.

Otro dato importante es que esta clorosis se manifiesta principalmente en hojas nuevas, aunque a medida que avanza también tocará las más viejas.

Cuando la clorosis férrica está muy avanzada, lo que ocasionará es que las manchas amarillas se tornen blancas.

A la hora de valorar si se trata de este problema, lo más recomendable es realizar un estudio de suelo.

De ser necesario trabajar el déficit, se pueden regular los niveles de hierro presentes en las fertilizaciones para hacerle frente.

Deja un comentario