Riego del Bonsái Ficus: [Necesidades, Frecuencia y Procedimiento]

Inicio » Árboles » Ficus » Riego del bonsái ficus

Riego del Bonsái FicusEl riego del bonsái ficus es uno de los asuntos que más preocupa a quienes se deciden por tener un ejemplar en casa.

Como sucede con todas las especies, son diversos los factores que juegan un papel fundamental a la hora de establecer frecuencias y cantidad de agua.

Todo esto se facilita cuando apostamos por conocer al detalle las estrategias básicas para efectuar este cuidado. Y ese el tema que te traemos en el día de hoy, el riego del bonsái ficus, ¿te animas a acompañarnos?

Puntos importantes a la hora de regar un bonsái ficus:
  • Frecuencia de riego: en los días de calor pueden aplicarse hasta dos riegos semanales, mientras que en los días de frío con un riego bastará.
  • Método de riego: Por goteo.
  • Hora del día óptima para el riego: cualquier momento del día, evitando el margen de mediodía que es cuando la temperatura está más alta.
  • Identificar exceso de agua: debilitamiento del bonsái que culmina en su muerte.
  • Identificar carencia de agua: hojas secas.

¿Qué necesidades de riego tiene el bonsái ficus?

Los bonsái ficus son sembrados generalmente en macetas y se mantienen en interiores. Esta condición hace que sus necesidades de riego tengan que ser atendidas sin demora porque sus raíces no tienen posibilidad de conseguir mayor humedad del suelo.

Bonsáis de Botanicly – Ficus bonsai en maceta negra como un conjunto – Altura: 60 cm – Ficus Gin Seng
Bonsáis de Botanicly – Ficus bonsai en maceta negra como un conjunto – Altura: 60 cm – Ficus Gin Seng

Lo ideal es que la tierra esté siempre ligeramente húmeda, por lo que se proponen los riegos en profundidad en cada momento en que se vayan a aplicar.

¿Cómo podemos detectar la falta de riego en el bonsái ficus?

Cómo podemos detectar la falta de riego en el bonsái ficusCuando olvidas regar tu bonsái ficus o sales de viaje por algunos días, es posible que se empiece a manifestar una sequedad en las hojas.

Es un tema mucho menos complejo que cuando ocurre el exceso de riego porque solo necesitas aplicar un riego profundo para que las raíces vuelvan a hidratarse.

También merece la pena pulverizar las hojas con un poco de agua varias veces al día.

¿Cada cuánto debemos regar el bonsái ficus?

La frecuencia de riego vendrá determinada por las condiciones particulares que operen en determinado momento. De hecho, un bonsái ficus que se mantenga durante todo un año en un mismo sitio, tendrá variaciones obligatorias de frecuencia.

Para hacernos una idea de cómo trabajar en este tema, hay que poner en práctica la observación y aplicar riegos en los momentos en que la tierra se esté secando. No es esperar hasta que esté totalmente seca sino un punto apropiado en el que las raíces todavía tengan acceso a humedad subterránea.

Bonsai Ficus Microcarpa Ginseng natural 27 cm en maceta artesanal de 16 cm diámetro entregado en caja de regalo con guía de cuidados – Planta interior Ficus Retusa – Ideal para decoración hogar
Bonsai Ficus Microcarpa Ginseng natural 27 cm en maceta artesanal de 16 cm diámetro entregado en caja de regalo con guía de cuidados – Planta interior Ficus Retusa – Ideal para decoración hogar

Aunque pueda parecer complicado, la experiencia al tocar la tierra con frecuencia te facilitará esta tarea. Eso sí, los riegos nunca deben ser diarios. Para las condiciones más generales, lo normal es aplicar riegos dos veces por semana en los días calurosos del año y una vez a la semana en los días fríos.

¿Cuál es la mejor forma de regar el bonsái ficus?

El mejor método es por goteo, haciendo uso de una regadera de jardinería de agujeros pequeños para controlar mejor la administración del líquido. 

Topmail Mini Regadera de Acero Inoxidable 300 ml con Cuello Largo Boca Larga para Plantar Bonsai Plantas sobre la Mesa en la Oficina o Jardín
Topmail Mini Regadera de Acero Inoxidable 300 ml con Cuello Largo Boca Larga para Plantar Bonsai Plantas sobre la Mesa en la Oficina o Jardín

El riego en este caso lo aplicarás en dos fases:

  1. Fase 1: aplica una cantidad generosa de agua regando desde la parte alta de la planta hasta que el agua humedezca bien toda la tierra.
  2. Fase 2: después de unos 10 minutos, vuelve a repetir el proceso asegurando que la maceta empieza a drenar el líquido por la base, lo que te dará como señal que definitivamente toda la tierra está bien humedecida.
Ficus Retusa 10 años
Ficus Retusa 10 años

Es importante que mantengas la maceta en una posición en la que pueda liberarse de todo el exceso de agua antes de volver a instalarla en su lugar. En su defecto, podrás colocarle un plato debajo donde recoja el líquido y después eliminarlo.

¿Cómo detectamos exceso de agua en el bonsái ficus?

El exceso de agua en el bonsái ficus lo llevará, sin lugar a dudas, a la muerte prematura. Cuando no se tienen suficientes conocimientos sobre el cuidado de esta especie, es común pensar que la frecuencia de riego es mayor a la que debería.

Si a eso se le suma que muchas veces se siembran en sustratos con bajo nivel de drenaje, esta situación se puede volver caótica. Recuerda que es muy importante que estos bonsáis tengan humedad suficiente en el sustrato, pero nada de encharcamientos.

Bonsái Ficus Microcarpa - Maceta 13cm. - Altura aprox. 30cm. - Planta viva - (Envíos sólo a Península)
Bonsái Ficus Microcarpa – Maceta 13cm. – Altura aprox. 30cm. – Planta viva – (Envíos sólo a Península)

Si hay tiempo de lluvia, es un buen plan recolectar de esta agua para aplicar los riegos ya que no contiene sal ni minerales nocivos. De esta forma, le estarás aplicando a tu bonsái ficus un agua más apta que se verá reflejada de forma proporcional en su salud.

En caso de que no tengas acceso a agua de lluvia, es mejor declinarse entonces por aguas purificadas. Con estos cuidados del riego del bonsái ficus y el resto de los recomendados para esta especie, tendrás unos ejemplares hermosos y sanos por mucho tiempo.

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

¡Hola!

Soy Arantxa Bellido y hace años que colaboro con Sembrar100. Soy graduada en Ingeniería Agroambiental (2014) por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agroambientales. También he cursado el Programa Oficial de Posgrado en Agrobiología Ambiental por la Universidad de Navarra.