Ficus Benjamina: [Siembra, Cuidados, Riego, Sustrato y Características]

Inicio » Árboles » Ficus » Benjamina

La Ficus Benjamina es una planta muy conocida a nivel mundial, que se cultiva tanto en exteriores, como en estancias de interior.

Proviene del sudeste asiático y pertenece a la familia de las Moraceae y en muchas partes simplemente se la llama Ficus.

Tiene una gran corteza marrón grisáceo y se adapta super bien en una maceta grande.

   

Características del ficus benjamina

  • Familia: Está relacionado con la familia de las moras (Moraceae).
  • Género: Ficus.
  • Nombre de la variedad: Árbol de ficus (Ficus benjamina).
  • Nombre común: Ficus, Ficus benjamina, Ficus de hoja pequeña, Matapalo, Árbol benjamín.
  • Árbol o arbusto: de hoja perenne.
  • Origen: Localizado en todo el cinturón tropical, principalmente en la India, China, Malasia y Australia.
  • Color de las hojas: Verde oscuro, verde claro o blanco cremoso, hojas brillantes.
  • Altura de crecimiento en cultivo interior: de 200 a 300 cm, raramente más alta.
  • Formas de las hojas: ovaladas, obovales, oval-lanceoladas con borde liso o rizado.
  • Color de las flores: de color blanco cremoso a amarillento en verano.
  • Fruta: Higos esféricos de color naranja, con un diámetro de 2 a 2,5 cm.
  • Temperatura mínima: 15 grados centígrados.
  • Cuidado: ¡Todas las partes de esta planta son tóxicas!

características del ficus benjamina

Fuera de casa, su altura puede alcanzar hasta unos 30 metros y sus hojas muy brillantes suelen medir entre 5 a 12 centímetros de largo, con una forma oval y una caída muy singular que caracteriza la morfología de toda esta planta.

En la actualidad, hay muchas variedades con hojas matizadas en colores distintos y tallos que se trenzan o tuercen.

Y es una de las mejores plantas purificadoras del aire que podemos tener, porque es capaz de filtrar sustancias tóxicas presentes en la atmósfera terrestre.

No requiere grandes cuidados, pero hay algunas claves que no se deben obviar a la hora de tenerla en casa.

   

Temperatura: ¿Dónde sembrar el ficus benjamina?

Temperatura: ¿Dónde sembrar el ficus benjamina?El primer gran dato es que este arbolito no tolera bajo ninguna circunstancia temperaturas bajas y extremas.

Sus hojas son muy susceptibles al frío, así que no la saques para nada de tu casa en invierno.

Recuerda que nacieron en climas tropicales y subtropicales, por tanto soportan bastante calor y humedad. Eso permite que en el verano la saques a una terraza o jardín, para que disfrute de los días soleados a finales de la primavera.

Luz: ¿Qué necesidades tiene?

Prefiere vivir en un ambiente interior relajado, con algo de luz solar, sin incidencia directa pero con la suficiente frescura para que su desarrollo sea fluido. Esto no quiere decir que tienes que ubicarla en un sitio muy sombreado u oscuro. No.

Eso afectará su crecimiento, el cual no será igual, pero ídem esta planta en oscuridad crecerá, solo que con mucha menos exuberancia.

   

Sustrato y Abono: ¿Cómo preparamos la tierra?

sembrar ficus benjaminaUna tierra abonada, con una ácidez idónea mantiene un pH estimado entre 5 a 6, pero vale decir que también se amoldan a terrenos de pH alcalinos o neutros.

Cuando vive en maceta no hay que descuidarse y creer que pueda mantenerse allí indefinidamente. Cuida la absorción de agua en las raíces.

Coloca al fondo de la maceta una buena capa de arcilla o grava que impida el encharcamiento del agua de riego.

Hazlo en primavera, unos dos años después de consolidarse el crecimiento y desarrollo. Pero enriquece el sustrato con un abono enriquecido con humus, turba o compost.

En la época primavera-verano también es imprescindible aplicar un abono en el agua de riego para que pueda recibir los nutrientes necesarios.

Sembrar el ficus benjamina paso a paso

  1. Selecciona una ramita sana para cortar.
  2. Retira el corte debajo de un nudo de la hoja.
  3. Recorta la rama de la planta.
  4. Retira las hojas inferiores del corte.
  5. Transfiere el corte a un vaso de agua fresca.
  6. Dale al tallo cortado mucha luz y agua fresca.
  7. Deja que el esqueje arraigue durante unas tres semanas.

   

Riego: ¿Cómo y cada cuánto regamos?

sembrar ficus benjaminaTiene que ser irrigada con cierta prudencia en la época de más calor, a fin de impedir que el sustrato se seque. No se te ocurra convertirlo en un barrial. Debe secarse bien antes de que comiences el próximo riego.

Los hongos atacan mucho la planta y por eso el exceso de humedad es contraproducente.

Si deseas alcanzar una humedad ideal de al menos un 80%, busca el plato de la maceta y echa arcilla expandida. Con esa simple acción y una buena pulverización de las ramas y del tronco del Ficus puedes proporcionarle mucha salud.

En el período otoño-invierno, los servicios de riego deben espaciarse porque la planta ha entrado en estado de latencia o reposo. Una vez cada 15 días bastará para suministrarle agua.

En ocasiones, comenzará a mudar sus hojas, pero no debes asustarte: es normal, sobretodo cuando llega la primavera y se activa su organismo. A menos de que sus hojas cambien de color y se pongan amarillas, signo de que o sobra agua o falta de nutrientes presentes en el sustrato.

Y si las hojas se ennegrecen, es que la ha atacado un hongo y toca actuar muy rápido para evitar su propagación, con la aplicación de un buen fungicida.

También se ponen así por culpa de un exceso de frío, humedad o, sencillamente, mala ventilación ambiental.

El Ficus puede vivir muchos años si le das los cuidados adecuados. Y se puede hacer un árbol gigante.

Plagas y enfermedades del ficus benjamina

cuidados del ficus benjaminaCuando un Ficus benjamina es atacado por algunas plagas, deja caer sus hojas como estrategia de defensa. Previamente, la planta quita al follaje los nutrientes restantes, de modo que se vuelve amarilla.

En este caso, a menudo tiene que lidiar con los insectos escamas, que encuentran condiciones de vida perfectas en la frágil corteza.

Si se identifican estas plagas, un alto porcentaje de alcohol puede arreglar el problema al menos en la fase inicial de la infección. Sumerge los bastoncillos de algodón en alcohol y rocíalos repetidamente sobre las escamas de los insectos.

El alcohol rompe la armadura protectora y mata a las plagas. Si la infestación ya está avanzada, es posible que debas aplicar insecticidas más severos como el aceite de neem o el jabón de potásico.

   

Toxicidad del ficus benjamina

Cuidado: Todas animales síntomas de envenenamiento como náuseas, vómitos y diarrea.

Si crees que puedes haberte intoxicado con el ficus benjamina acude inmediatamente al médico.

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Mi nombre es Ricardo Gómez.

Desde pequeño me ha gustado leer y escribir. Ahora, que estoy cursando un máster en periodismo digital, colaboro como freelance escribiendo artículos para diferentes páginas web.

En especial me gusta compartir información sobre agricultura, siembra ecológica y medio ambiente. Entre otras aficiones 🙂

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.