Calcio en las Plantas: [Uso, Ventajas y Detectar Carencias]

Inicio » Calcio

Calcio en las plantasEl calcio está incluido dentro del grupo de los tres micronutrientes secundarios más importantes en los cultivos.

Aunque su papel es determinante para el buen desarrollo de las plantas, se le considera secundario porque la cantidad necesaria es menor que la de los conocidos macronutrientes.

Unos buenos niveles de calcio asegurarán que la estructura de la planta sea mejor y, por ende, se beneficien todos los procesos.

Pero, ¿cómo saber que una planta está recibiendo la suficiente cantidad de calcio? Sigue leyendo porque aquí responderemos a esa duda y muchas más.

¿Qué es el calcio?

El calcio (Ca) es un elemento nutricional que las plantas necesitan en cierta cantidad.

Forma parte de la familia de los micronutrientes y es de los más importantes, en conjunto con el azufre y el magnesio.

El calcio que absorben las plantas se realiza en forma de pectato de calcio, el cual está disponible en el suelo en cierta cantidad.

¿Qué factores influyen en la respuesta del cultivo con la fertilización de calcio?

  1. Las condiciones ambientales juegan un papel determinante en la correcta absorción del calcio.
  2. Como este se trabaja por medio de la transpiración, los efectos que la reduzcan, como la alta humedad y las bajas temperaturas pueden perjudicar los niveles.
  3. Y esto es así incluso en suelos ricos, donde un estudio podría revelar, con total seguridad, que los niveles de calcio son apropiados.
  4. También es necesario considerar la interacción que tiene el calcio con otros nutrientes, como es el caso del magnesio, el sodio y el potasio.
  5. Cuando alguno de estos tres se presenta en cantidades muy elevadas, es posible que la absorción de calcio se dificulte.
  6. La acidez del suelo igualmente perjudica la disponibilidad de calcio para que lo tomen los cultivos, por lo que es necesario medirlo muy bien.

¿Cuál es el contenido de calcio en el suelo?

El calcio es el elemento más abundante que existe en el mundo, encontrándose en un nivel de 3,64% del total dentro de la corteza terrestre.

Según estudios en la materia, para terrenos cultivables, el promedio de calcio que debe tener presente es de 1,64%.

No se debe perder de vista que el calcio no solo es tomado por las plantas del suelo, sino que también interviene la composición del agua.

¿Qué beneficios puede tener un suelo rico en calcio?

Las plantas que se desarrollan en suelos ricos en calcio tienen facilidad para gozar de un mejor estado de salud, pues el calcio interviene en procesos como:

  1. Activación de algunas enzimas.
  2. Coordinación de actividades relacionadas al tema celular, sobre todo en lo que tiene que ver con la protección de la membrana celular impidiendo que se escapen las sustancias que hacen vida en ella. Esto es determinante en la formación y unión de las paredes celulares.
  3. Ejerce un papel en el trabajo de las hormonas vegetales, por lo que se ve involucrado tanto en el tema del crecimiento como de la germinación de las plantas.
  4. Trabaja en la regulación del metabolismo interno de las plantas.
  5. Contribuye en la selección de las proteínas correctas que facilitan hacerle frente a los ambientes con muy altas temperaturas.

¿Qué desventajas tiene un exceso de calcio?

El exceso de calcio en los cultivos es una de las condiciones más infrecuentes de todas las toxicidades por micronutrientes.

Sin embargo, vale la pena conocer que el mayor problema en torno a esta materia se genera a propósito de la competencia con otros nutrientes.

En especial, el calcio puede perjudicar la absorción de potasio y de magnesio que también son muy importantes para la salud de todas las plantas.

¿Qué cultivos se benefician más de la presencia de calcio en el suelo?

El calcio es especialmente importante en el cultivo de las leguminosas, pues su déficit afectará la formación de nódulos.

En ciertos vegetales es también determinante pues su carencia puede causar pudriciones en el tomate o el pimiento, quemaduras en la lechuga y corazón negro en el apio.

En el caso de los frutales, melón se encuentran entre los cultivos que más necesitan de calcio para desarrollarse de forma saludable.

¿Cómo detectamos deficiencia o carencia de calcio en nuestros cultivos?

El calcio tiene la propiedad de mantenerse inmóvil dentro de las plantas, como ocurre con muchos otros micronutrientes.

Por esta razón, la absorción que realizan las raíces de él se produce a propósito de la transpiración que es una acción que las plantas ejecutan naturalmente.

Esto quiere decir que el calcio va mezclado con agua, pero al entrar en los tejidos se separa, el calcio se va a donde se necesite y el agua se evapora.

Por ende, cuando la planta está sometida a alta humedad o se encuentra en ambientes muy fríos, que perjudiquen la transpiración, se puede dar déficit.

Este se evidencia en las partes más importantes de la planta: los frutos y las hojas que recién van naciendo.

Dentro de los principales síntomas que demandan atención por déficit de calcio se cuentan:
  • Raíces: el crecimiento de las raíces a un ritmo correcto depende, en buena medida, de la cantidad de calcio que tengan disponible los cultivos. Si este no es el necesario, se puede volver un proceso lento que llevará a las raíces a verse más oscuras y podrían llegar a morir.
  • Hojas: el crecimiento lento también se puede dar en las hojas nuevas, causando además deformidades y manchas. Incluso, en algunos casos, se puede evidenciar puntas de condición gelatinosa.
  • Polen: la correcta germinación del polen también puede verse afectado, así como el desarrollo del tubo polínico que se encarga del transporte de este.
  • Enfermedades: los síntomas de falta de calcio no podrían volverse el problema más grande en todo este tema, sino la posibilidad de que la planta esté más vulnerable a enfermedades como la podredumbre y quemaduras.

Con todos estos datos no queda ninguna duda que el calcio es un micronutriente indispensable para el desarrollo de las plantas.

Por ende, si se presenta alguna sintomatología de todas las presentadas aquí, será urgente avanzar con una valoración del terreno para actuar en función a los resultados.

Pero, si se aplican las medidas correctas desde el principio, seguramente no se tendrá ningún problema.

Deja un comentario