DMCA.com Protection Status
Apio
Evalúa este artículo!

Sembrar Apio: Su Cultivo, Cosecha, Riego y Preparación de la tierra [12 Pasos + Imágenes]

¿Te interesa aprender a sembrar un cultivo que:

  • Sea tremendamente nutritivo y saludable.
  • Fácil de cultivar?

Imagino que sí. Ése es el apio.

El apio tiene infinidad de beneficios para la salud y… además, no es muy exigente ni cuanto al tipo de tierra, ni cantidad de luz.

Así que es una hortaliza que nos interesa tener en nuestro huerto. Vamos a ver cómo se cultiva 🙂

Puntos importantes para Sembrar Apio:

El apio es un cultivo de amplio consumo en el mundo.

Se trata de una hortaliza de raíz como el nabo o la zanahoria.

Es muy saludable, debido a sus  grandes propiedades nutricionales y medicinales , desde favorecer la pérdida de peso hasta prevenir la acidez estomacal.

Se trata de un cultivo de clima templado, relativamente sencillo.

Si estás interesado en sembrar apio en tu huerto, pon atención al siguiente artículo. Aquí te explicamos la forma más sencilla de hacerlo.

¿Qué necesitamos para sembrar apio?

¿Cuándo se debe sembrar?

Se puede sembrar durante dos épocas, determinadas por los ciclos productivos:

 En invierno , desde principios de julio hasta finales de agosto, haciendo los trasplante desde agosto hasta octubre

 En primavera , sembrando en semillero durante los primeros días de noviembre y haciendo los trasplantes durante enero y febrero.

¿Dónde cultivamos el apio?

Es un cultivo de clima templado, pero se adapta muy bien a diferentes niveles de luminosidad.

Así, puede crecer a  pleno sol y a sombra parcial . De preferencia, se debe evitar el exceso de exposición al sol.

como sembrar apioEs poco tolerante a las bajas temperaturas, por lo que se recomienda sembrarse en semilleros protegidos en interior.

Durante las primeras etapas de desarrollo deben evitarse los cambios bruscos de temperatura, de lo contrario, la planta florecerá más rápido.

Las temperaturas varían dependiendo las diferentes fases de cultivo:

 En semillero : se requiere entre 17 y 20 ºC para la siembra y luego, de una temperatura promedio de 15 ºC para evitar la floración prematura.

 En campo : durante el primer tercio del cultivo, la temperatura ideal se encuentra entre los 16 y los 20 ºC. Posteriormente, se adapta a temperaturas inferiores, siempre y cuando no sean inferiores a 10 ºC.

Las temperaturas mínimas de 5 ºC producen apios quebradizos.

¿Cada cuánto se debe regar?

El apio debe regarse  mínimo dos veces por semana . Durante el primer tercio del cultivo, el riego debe ser abundante y constante para garantizar un crecimiento uniforme y continuo.

El apio sufre estrés si hay escasez de agua en el suelo y es bastante exigente en cuanto a la calidad del agua.cultivar apio

Si el suelo sufre sequedad da lugar a un embastecimiento de los tejidos y, por tanto, a una pérdida de calidad.

Se puede regar tanto por riego localizado como por aspersión, que es el método más recomendado.

El apio es un cultivo de tierra húmeda, por lo que puede soportar condiciones de humedad en la tierra que otros cultivos no pueden.

Sin embargo, asegúrate de que el área que escogiste no sea propensa a inundaciones.

Considera que los riegos deben permitir que el suelo esté en un estado perfecto de humedad de tempero.

¿Cómo preparamos la tierra?

qué necesitamos para sembrar apioEl apio no es demasiado exigente en suelos, siempre que no sean excesivamente húmedos.

Requiere de suelos profundos, para que su sistema radicular crezca con facilidad.

Crecen mejor en suelo ligeramente ácido con un  pH de entre 6.0 y 7.0. 

Es exigente en boro, y poco tolerante a la salinidad, tanto del suelo como del agua de riego.

Asociaciones favorables y no favorables del apio

Se asocian bien con las judías, las coles, los brócolis, los repollos, las cebollas, las espinacas y los tomates.sembrar brocoli 6

Si se siembra en conjunto con cebollino y ajo, éstos disuaden a los áfidos. Así mismo, la capuchina disuade a los insectos y pulgones.

No se recomienda sembrar con eneldo y maíz.

Cómo sembrar apio paso a paso

 1) Siembra las semillas en una maceta o semillero. 

Siembra tus semillas de apio en macetas con turba.

No es necesario utilizar fertilizante, aunque si lo crees necesario, puedes utilizar mantillo para darle a las semillas mayores nutrientes.

 2) Coloca la semilla a una profundidad de 2 a 5 centímetros y cúbrela de tierra. 

Puedes colocar dos semillas en una misma maceta, para garantizar el crecimiento de la planta.

 3) Una vez sembradas, riega para mantener la tierra húmeda , evitando hacer charcos.
 4) Mantén la tierra húmeda y coloca la maceta en un lugar bien iluminado. 

Luego de la germinación, coloca las plántulas en una ubicación más fresca para que la tierra mantenga una temperatura de 15 ºC.

 5) Selecciona la plántulas más sanas y fuertes. 

Las semillas germinarán a los pocos días.

Si han germinado más de una semilla en cada agujero, conserva la más fuerte. Para hacerlo, no tires de la débil, pues puedes dañar las hojas. Una simple poda a nivel de suelo es suficiente.

 6) Cuando la plántula alcance los 15 cm de altura  y ha desarrollado entre 3 y 5 hojas, está lista para el trasplante.

Recuerda realizar el trasplante en las fechas que corresponden a la temporada de siembra.

Si la plántula alcanza un desarrollo excesivo antes de la fecha indicada para el trasplante, se requiere practicar una poda a unos 10 cm de altura para evitar que la planta presente alteraciones en su desarrollo posterior.

 7) Limpia el terreno. 

Extrae malas hierbas y restos de cultivos anteriores y todo tipo de residuos para garantizar que el apio reciba la cantidad de nutrientes adecuada.

Todas las plantas deben ser extraídas desde la raíz para evitar que crezcan nuevamente.

 8) Prepara el terreno. 

Humedece el terreno antes de sembrar; así favorecerás al sistema radicular de las plántulas luego del trasplante.

 9) Fertiliza el suelo .

Asegúrate de realizar una buena mezcla de tierra con estiércol para nutrir el sustrato.

 10) Realiza el trasplante. 

Antes de hacerlo, asegúrate que no esté muy frío afuera.

 11) Siembra las plántulas dejando una distancia mínima entre una y otra de 30 centímetros. 

Golpea cuidadosamente los lados de las celdas para que las plántulas salgan sin dañar las raíces.

 12) Protege tu planta y dale un buen mantenimiento. 

Revisa tus plantas regularmente; esto para evitar que contraigan plagas y otras enfermedades. Si gustas, puedes aplicar un espray fungicida para contrarrestar el moho.

 13) Riega con frecuencia. 

Asegúrate de que la tierra se mantenga siempre húmeda, pero sin producir charcos.

Si el apio no recibe suficiente agua, el tallo será fibroso y amargo.

 14) Agrega mantillo al suelo para mantener la tierra fría y húmeda. 

Esto también te ayudará a evitar que crezca maleza en la zona.

 15) Fertilíza una vez al mes. 

Las plantas de apio requieren de un suelo constantemente enriquecido, por lo que debe de fertilizarse frecuentemente. Agrega un fertilizante rico en nitrógeno.

 16) Blanquea los apios. 

El blanqueado consiste en proteger el tallo del sol para que tenga un sabor más ligero.

Blanquea el apio 10 días antes de cosechar.

Para hacerlo, cubre el tallo con papel o cartón. Puedes usar cuerda para atar los tallos de apio y evitar que se caigan.

Si bien, el apio blanqueado resulta menos nutritivo que el que no se blanquea, la mayoría de las personas prefieren el sabor dulce que brinda el primero.

Cómo cosechar apio

plantar apioEl apio se puede cosechar cuando  los tallos alcanzan 20 cm de altura  y los pecíolos desarrollan suficiente esponjosidad.

Cuando ya ha alcanzado la madurez, el apio puede permanecer en la tierra hasta por un mes.

Considera que entre más crece el apio, más se oscurece y es más rico en antioxidantes, aunque también se vuelve más fibroso y duro.

Normalmente la recolección se realiza de forma manual con ayuda de una espátula metálica de bordes afilados.

Asegúrate de cosechar los tallos de afuera hacia adentro, ya que esto permite que los tallos internos sigan madurando.

Es importante realizar la cosecha durante las horas más frescas del día.

Para conservarlo en buenas condiciones, almacena el apio en una bolsa plástica dentro del refrigerador hasta por dos semanas.

Plagas y enfermedades comunes

Algunas de las plagas y enfermedades más comunes que afectan al apio son:

Gusano Gris

Las larvas producen galerías en las hojas, dañando la planta.

Para su control, el tratamiento ecológico más efectivo es el bacillus thuringiensis.

Mosca del apio

Provocan un secado de los tejidos.

Para prevenirlas se recomienda el extracto de neem.

Pulgones

Para combatir el pulgón se puede aplicar jabón potásico en el envés de las plantas.pulgón

Si la plaga persiste o es muy abundante, también aplicaremos extracto de neem.

Mildiu

Este hongo se desarrolla en el interior de las hojas, en los tallos y en los frutos. Para combatirlo se recomienda eliminar malas hierbas y restos de cultivo.

Así mismo, se debe evitar el exceso de humedad, ventilando el cultivo.

También se puede aplicar extracto de cola de caballo o azufre espolvoreado.

Septoriosis

Hongos que secan a la planta y hacen que sus hojas se echen a perder.

Se puede aplicar extracto de cola de caballo como fungicida ecológico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest