Plagas y Enfermedades de la Orquídea: [Detección, Causas y Soluciones]

Inicio » Flores » Orquídeas » Plagas y enfermedades de la orquídea

Plagas y enfermedades de la orquídeaLas orquídeas son plantas que nos demuestran un comportamiento de alto nivel en torno a la exquisita floración.

Su especie es muy bien valorada en el mercado y es capaz de regalarnos una variedad maravillosa de colores según el tipo.

En general son bastante resistentes y esta condición ha aumentado más gracias a que hoy en día se utilizan para la siembra plántulas ya trabajadas.

Eso no exime que se puedan enfermar, así que prestar atención a las plagas y enfermedades comunes evitará que sufran innecesariamente.

Podredumbre negra

Plagas y enfermedades de la orquídea - Podredumbre negraEn la mayoría de los casos, con respecto a la orquídea, se trata de una enfermedad que es producida por bacterias, aunque a veces aparecen hongos.

Estas bacterias se tienden a alojar en el sustrato, activándose cuando las condiciones ambientales están dadas: mucha humedad y poca ventilación.

La enfermedad ataca las hojas como principal punto, pero también se pueden notar efectos en los bubos y las yemas de los brotes. En cada uno de ellos aparecen manchas de color negro que se evidencian con una textura suave, como si fuesen de gelatina.

Las manchas no solo afean a las plantas, sino que también perjudican su salud, llevándolas a marchitarse y, muy probablemente, a morir. Otro detalle importante es que generan mal olor y las manchas hasta pueden llegar a supurar líquido si se presionan.

El mayor problema es que es capaz de afectar un sembradío entero de orquídeas en cuestión de días. Además, es bastante difícil de controlar, siendo una de las medidas frecuentes el quemar las plantas que se vean afectadas para evitar la multiplicación.

Como medida preventiva, conviene tener las plantas en un área ventilada, sobre todo durante las noches cuando la humedad tiende a ser mayor. El uso de productos bactericidas también está aprobado, ayudando a evitar que el ataque se genere o, en su defecto, reduciendo las posibilidades de daños.

Cochinillas

CochinillasLas cochinillas son insectos que se alimentan de la savia que consiguen al chupar las hojas de la orquídea.

Tienen la propiedad de realizar esta acción con rapidez y, entre más número haya, mayores son los daños que causan.

A su paso, también desprenden una sustancia azucarada y de color amarillo conocida como melaza. Esta puede servir como base para el hongo de la negrilla.

Son difíciles de detectar a simple vista porque se esconden en la parte trasera de las hojas, pero al presentarse con su coraza blanca son posibles de ver. Cuando son muy numerosas y el espacio disponible no es suficiente, es probable que también se ubiquen en las flores.

Son plagas que no aceptan el exceso de humedad, por lo que es frecuente verlas en ambientes secos. Esta es una buena noticia para combatirlas, ya que con aplicar lavados con agua jabonosa o insecticidas, será posible hacerles frente.

Ácaros

Plagas y enfermedades de la orquídea - ÁcarosLos ácaros son insectos microscópicos que afectan a las plantas alimentándose de la fibra vegetal que estas tienen.

Son muy difíciles de detectar a simple vista, pudiendo parecer que la orquídea está en perfecto estado hasta que los síntomas empiezan a aparecer.

Las zonas que han sido atacadas tienden a verse, luego de unos días, con formaciones de manchas y puntos amarillos. Aunque pueden perjudicar toda la estructura de la hoja, lo más usual es que se escondan en la parte inferior de la hoja, haciendo que su visualización sea más compleja.

Uno de los ácaros más frecuentes es la araña roja y además de causar lesiones en las hojas, también forma una fina telaraña sobre ellas. Cuando el ataque es muy avanzado y numeroso, la planta se empieza a notar decaída y hasta es posible que afecte la floración.

Un truco de jardinería para reconocer si se trata de ácaros o si el malestar proviene de otro origen es pasando un papel blanco con alcohol por el envés de las hojas. Ante la presencia de los insectos, en el papel se verán unos puntos grises mínimos que se mueven, por lo que no existirán dudas de su presencia.

Pudrición de raíces

Pudrición de raícesOtra de las enfermedades que causan pudrición en las partes de las plantas es esta, la cual se produce por el ataque de ciertos hongos.

Tienen la capacidad de atacar todo tipo de orquídeas, sobre todo cuando estas no se cultivan siguiendo las medidas de acción recomendadas.

Debido a que trabajan la planta desde las raíces, lo más recomendable es que se utilice un sustrato nuevo en cada plantación, de manera que se eviten los contaminados. También es buen plan que el sustrato tenga capacidad para drenar de forma eficiente el agua y así evitar humedad excesiva en el entorno.

Otro punto importante en materia de prevención tiene que ver con la ventilación, ya que es muy necesaria para evitar la acumulación de vapor y humedad

Ya que los hongos más comunes que producen la pudrición de raíces son la rhizoctonia y el fusarium es indispensable que los fungicidas utilizados tengan acción decisiva sobre ellos.

Babosas

BabosasLas babosas son insectos que tienen una estructura similar a un gusano pero cuya textura es más bien acuosa o abrillantada, si se quiere. 

Su principal foco de ataque se da hacia las flores, donde van consumiendo partes de estas y ocasionando agujeros.

Otro síntoma característico de su presencia tiene que ver con una serie de manchas de color transparente que van dejando a lo largo de su camino.

Lo más preocupante, en todo caso, es que son animales que tienen mucha capacidad para transmitir enfermedades, sobre todo las de tipo víricas. Atraparlas no es un trabajo muy complejo porque son visibles, aunque en realidad mantienen una vida nocturna.

Lo ideal es colocarles trampas con papas crudas u hojas de lechuga para que salgan a alimentarse y así se puedan capturar y exterminar. Las plantaciones de orquídeas al aire libre son propensas a sufrir menos daños que aquellas que se ubican dentro de invernaderos.

De allí que, en los momentos en que sea necesario cultivarlas así, se vuelva mucho más indispensable controlar los niveles de humedad.

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Soy Ainara Salcedo, y nací en Zaragoza. Hace un tiempo que empecé a colaborar con Sembrar100 en la redacción, edición y maquetación de artículos. Mi grado en Periodismo por la Universidad de Zaragoza me ha ayudado a poder realizar mejor mi trabajo. Dispongo también de el Máster universitario de Periodismo y Comunicación Digital: Datos y Nuevas Narrativas por la UOC.

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.