Fungicida Casero: [Como Prepararlos y 5 Ejemplos]

Inicio » Fungicida Casero

Cómo preparar fungicidas caserosLos hongos en el huerto en el jardín representan un problema que en muchas ocasiones tiene difícil solución.

A pesar de todos los cuidados que se le dé a una planta, por desgracia, son susceptibles de enfermedades o al ataque de plagas de diversas especies, que en algunas ocasiones pueden causarle la muerte.

El desarrollo de parásitos o la aparición de una enfermedad en una planta sana es, muy a menudo, consecuencia de las malas condiciones del cultivo; falta de agua, luz, nutrientes, entre otros.

Es aconsejable cultivar la planta en un ambiente lo más parecido posible a su espacio natural, aportándole una nutrición regular y equilibrada. Y, no está demás inspeccionar regularmente la planta para detectar posibles enfermedades y plagas.

Una vez detectada la enfermedad o la plaga que afecta las plantas se puede proceder a realizar las acciones eficaces entre ellas la aplicación de acaricidas, insecticidas, funguicidas o productos mixtos.

¿Qué es un fungicida?

Los funguicidas generalmente son productos utilizados para combatir enfermedades producidas por hongos, tales como el oídio, Botrytis, Mildiu, entre otros. Los funguicidas pueden ser del tipo químico, de baja y alta intensidad y del tipo natural.

Existen algunas sustancias naturales que tienen actividad antifúngica, tales como los acetaldehídos, los benzaldehidos, los aldehídos, el ácido acético, los jasmonatos y la fusapirona, entre otros.

La naturaleza produce también algunos aceites esenciales que provienen de plantas tales como: canela, cilantro, clavo, eucalipto, limón, orégano, romero, salvia, tomillo y árbol de té con los cuales se pueden hacer funguicidas naturales.

   

¿Por qué utilizar un fungicida natural?

Por qué utilizar un fungicida naturalInvestigaciones recientes post cosecha han arrojado como resultados que los cultivos producen mejores desempeños cuando se utilizan funguicidas naturales como alternativas a los químicos que utilizados comúnmente.

Dentro de la producción ecológica, esto constituye una alternativa sostenible y real a los graves problemas de crecimiento que presentan algunos tipos de frutas y hortalizas destinados al mercado fresco.

El fungicida natural se debe utilizar en las plantas porque, aparte de cuidar el medio ambiente, se protege a las especies de químicos que pueden afectarla.

Los funguicidas naturales se usan especialmente en aquellas plantas o cultivos que son del tipo medicinal o comestible porque esos tipos van directamente al consumo humano.

   

¿Qué necesito para preparar un fungicida casero?

Generalmente, lo que necesitamos para preparar un fungicida casero es lo siguiente:

  • Agua.
  • Plantas y/o hojas de cultivos que repelan las posibles plagas y enfermedades (como por ejemplo la menta, el limón, eucalipto, salvia…).
  • Un recipiente donde realizar la mezcla y conservarla.
  • Un pulverizador donde poner la mezcla.

Qué necesito para preparar un fungicida caseroLos funguicidas caseros, como su nombre lo indica son los que pueden ser elaborados con algunas plantas o aceites de ellas que se tengan a la mano tales, como canela, ramas de eucaliptus, algunos frutos como el limón, etc.

Además del material vegetal, planta o aceite se debe contar con materiales como envases para el cocimiento, ollas, tarros, etc.; espátulas o cucharas de madera para revolver las infusiones, coladores y fuentes de calor cocinas, mecheros o fogatas.

Por supuesto debemos contar con los implementos necesarios para el manejo y uso de los funguicidas naturales entre ellos pulverizadores, filtros, recipientes para depositar el preparado y tomar las medidas de precaución por cualquier tipo de alergias a los elementos naturales.

   

¿Cómo preparar paso a paso un fungicida casero?

Tratamiento (infusión manzanilla)Existen diversos métodos para preparar paso a paso funguicidas caseros, lo más importante es tener a mano los ingredientes del tipo de funguicida que se quiera utilizar, así como los materiales para fabricarlo.

En un estudio realizado por investigadores y expertos del Instituto de desarrollo sostenible de la FAO (2010) se recoge la preparación de una infusión de Manzanilla casera para prevenir enfermedades causadas por hongos que afectan a las hortalizas.

Allí, se recomienda preparar un litro de infusión para lo cual se deben utilizar los siguientes insumos y materiales:

  • 25 gramos de flores de Manzanilla (Matricaria recutita o M. chamomilla) en estado fresco o secas.
  • 1 litro de agua caliente.
  • 1 recipiente con capacidad de un litro. De preferencia que sea de plástico.
  • 1 filtro.

Pasos a realizar para su elaboración:

  1. Colocar los 25 gramos de flores de manzanilla en un litro de agua caliente
  2. Dejar reposar por un espacio de media hora.
  3. Filtrar y aplicar inmediatamente directamente a la planta.
  4. Aplicar sin diluir, pulverizando la planta

Esta infusión tiene propiedades como funguicida natural y aporta nutrientes a la planta ya que concentra calcio, azufre y potasio. En plantas jóvenes controla los hongos que producen pudrición del pie de la planta.

   

Ejemplo 1: Fungicida natural y casero para los tomates

abonar tomatesLos tomates son una de esas plantas que a la mayoría de nosotros nos gusta cultivar, pero a menudo son susceptibles a enfermedades por hongos como el tizón temprano, tizón tardío, moho en las hojas, marchitez por fusarium y más.

Aquí te mostramos una pequeña receta que quizás te pueda ayudar a detener estos indeseables hongos que atacan a tus tomateras:

Ingredientes:

  • 1 bulbo de ajo.
  • 2 cucharadas de aceite de canela.
  • 4 pimientos picantes.
  • Jugo de un limón.
  • Mezcla estos ingredientes y mételos en un cubo durante la noche. Al día siguiente, colar la mezcla a través de un colador para eliminar todos los elementos sólidos.
  • Añade cuatro cucharadas de esta mezcla a tres litros de agua en una botella de spray. Rociar tanto la parte superior como la inferior de las hojas cuando se vean los signos de una enfermedad micótica.

   

Ejemplo 2 de fungicida casero: Vinagre de sidra de manzana

abonar un manzanoEste simple ingrediente ha rescatado a varias de mis plantas de algunos hongos a lo largo de los años, aunque hay que rociar cada pocos días; sin pasarse.

Simplemente añada cuatro cucharadas de vinagre de sidra de manzana a tres litros de agua. Rocía esta mezcla a primera hora de la mañana para que el ácido y el sol no quemen el follaje.

Este spray es interesante para combatir la costra, la mancha negra, la mancha de la hoja y el moho, y es adecuado para usar cada pocas semanas como un spray preventivo.

Ejemplo 3 de fungicida casero: Rábano picante

He plantado rábano picante para usarlo como fungicida porque es muy potente.

Ingredientes:

  • 1 vaso de rábano picante.
  • 200 mililitros de agua.
  • Remojar durante la noche. Por la mañana colar la mezcla y añadirla a un litro de agua. Rociar abundantemente sobre tus plantas.

¡Ten mucho cuidado y evita que esto te dé en los ojos!

   

Ejemplo 4 de fungicida natural: Harina de maíz

Este es otro simple fungicida casero. He tenido éxito con este spray en árboles frutales, rosas y calabacines.

Ingredientes:

  • 1 vaso o recipiente de harina de maíz.
  • 20 litros de agua.
  • Deja reposar 24 horas, colar y rociar directamente sobre las hojas de tus plantas.

Ejemplo 5 de fungicida natural: Las aspirinas

La aspirina ha ayudado a la gente durante siglos, también una maravilla en el jardín. Hemos visto muchas formas de preparar este spray fungicida, sin embargo a través del ensayo y error, esta es la solución que mejores resultados nos ha dado.

Ingredientes:

  • Aspirina como fungicida natural1 aspirina.
  • 1 litro de agua.
  • Tritura la aspirina en polvo y añádela al agua. Rocía abundantemente en sus plantas cada dos semanas durante la temporada de crecimiento. Esta es una buena mezcla para rociar cada dos semanas más o menos para prevenir, también.

   

A veces es mejor prevenir que curar

¿Qué es el riego por goteo?Antes de empezar a usar los fungicidas caseros, considera si puedes controlar el problema con sólo ajustar el programa de riego. A nosotros nos gusta mucho la opción del riego por goteo porque evita muchos de estos problemas y mantiene hidratada la tierra donde estamos sembrando nuestras plantas o flores.

El mildiú polvoroso puede surgir en condiciones excepcionalmente secas, especialmente cuando se tienen días calurosos y/o secos y noches frescas. Si estás cultivando plantas que son susceptibles al estrés por sequía, asegúrate de que reciben agua regularmente durante las máximas de calor en verano.

La circulación del aire es uno de los mayores factores de muchas infecciones por hongos, y es posible que se pueda controlar el oídio y otros problemas de hongos espaciando las plantas y dándoles más sitio entre sí. Realiza una poda selectiva para aumentar el flujo de aire a través de la zona afectada.

Y si has tenido problemas con el oídio en el pasado, una de las mejores cosas que puedes hacer es asegurarte de seleccionar plantas que sean resistentes al oídio en el futuro. Algunas variedades son menos susceptibles al hongo, y se anuncian como variedades resistentes en los catálogos de semillas y en los centros de jardinería.

Bibliografía y referencias

  • Doblado Ana. (2019). Gran Libro de Jardinería de interior. Primera Edición. Servilibro Ediciones, S.A. Madrid-España. Capítulo 4, PP 167-185.

Base de datos digital

  • Sánchez, L; González-Martínez, Ch.; Chiralt, A.; Cháfer M.Fungicidas naturales: una alternativa a los químicos convencionales en la postcosecha de la producción ecológica”. Instituto Universitario de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IUIAD), Universidad Politécnica de Valencia, España. Material en PDF. Reproducido de: https://www.agroecologia.net/recursos/publicaciones/publicaciones-online/2010/ix-congreso/cd-actas/p6-sanidad-vegetal-i/6-5-fungicidas-sanchez.pdf.
  • IPES / FAO 2010 “Biopreparados para el manejo sostenible de plagas y enfermedades en la agricultura urbana y periurbana”. Primera Edición, noviembre de 2010. Material en PDF. Reproducido de: http://www.fao.org/3/a-as435s.pdf.

Deja un comentario