Foto del autor
Publicado por Mady Rojas

9 Tipos y Variedades de Ñame Más Cultivadas y Sabrosas

Inicio » Tubérculos » Ñame » Tipos y Variedades

El ñame pertenece al género Dioscorea spp., nombre que rinde homenaje al médico y botánico de origen griego Dioscórides.

Esta clasificación abarca todos los tipos de ñames existentes, los cuales alcanzan en la actualidad unas 600 especies.

No obstante, los expertos en la materia señalan que, de ese extenso universo de variedades, apenas una docena de ellas son comestibles.

Tipos y variedades de ñame

Tipos o variedades de ñames

A nivel global los ñames se suelen clasificar según la latitud que ocupen.

Ñame silvestre o Dioscorea villosa

Variedades de ñame

La planta de tipo vivaz y raíces muy tuberosas, crece en los campos silvestres de  América del Norte.

En estos espacios se consigue en la orilla de lagos, bosques húmedos, laderas y pantanos.

Ñame criollo o Papa caribe

ñame criollo variedades

También conocida como Papa de aire, de nombre científico Dioscorea bulbifera.

Es una planta oriunda del indómito territorio africano tropical.

Es una variante que produce unos tubérculos axilares esféricos de unos 5 a 10 cm de longitud, los cuales ayudan a la rápida propagación de la especie.

Esta versión africana del ñame forma parte importante de la dieta diaria de los pobladores rurales.

Ñame amarillo o Dioscorea cayenensis

Igualmente, es una variedad muy común en África, pero se ha expandido con gran rapidez.

En inglés se conoce como Yellow yam y es popular en toda la región tropical del continente americano.

Ñame amargo o Dioscorea dumetorum

Es otra planta de origen africano, típica de la región occidental de este continente, que tiene variedades venenosas, por lo que no se ha extendido mucho su cultivo.

Ñame chino o Dioscorea opposita

De mucho aprecio en la milenaria medicina tradicional de China.

Se trata de una especie de ñame que prolifera en las regiones montañosas y en los valles de la gran nación asiática.

Su cultivo es muy importante en la época invernal porque aporta energía al organismo.

Parecido al rol que cumplen las patatas en la dieta diaria, tiene una carga importante de almidón en su composición y mucha vitamina B1.

Lo sirven hervido, en puré o al horno y en sopas y caldos.

Como posee un cicatrizante natural llamado alantoína y ayuda a reparar daños intestinales.

Se le aprecia en china porque cura la gastritis, úlceras y mitiga los dolores estomacales.

Igualmente, el ñame chino se usa en dietas especiales para combatir el estrés, el cansancio o fatiga extrema, la depresión y el nerviosismo.

Tiene además una fuente vegetal estratégica de diosgenina, un componente utilizado en los trastornos derivados de la menopausia.

Ñame africano o ñame blanco

De nombre científico Dioscorea rotundata, esta especie es sumamente popular en África occidental.  Tiene una apariencia especial dado lo grande de sus hojas, que son muy gruesas y tienen unos 20 cms de largo.

Otra característica son sus espinas, pequeñas y presentes en las axilas de las hojas. El ñame africano emigró a América del Sur, cuando se produjo, durante la época de la Conquista española, el proceso de importación de mano de obra esclava.

Desde entonces, goza de gran fama en las mesas de los hogares latinos.

Nuez negra o Vid negra

Llamado también espárrago de caña o brionia negra, se trata de un ñame que crece igual que una enredadera perenne, con raíces tuberosas que se adhieren firmemente. La planta crece en los bosques y encinares, con gran proliferación en los campos silvestres del centro y sur de Europa.

Sin embargo, también se ha expandido grandemente en la región noroeste de África y en el oeste asiático.

Es común que en algunos lugares se consuma cuál si se tratase de un espárrago, tras ser hervido. Contiene un elevado contenido de oxalato de calcio y saponinas.

Su tubérculo es rubefaciente, vomitivo y hemolítico, por lo que su uso medicinal no puede ser aplicado por cualquiera, ya que puede tornarse peligroso.

Dioscorea floribunda

Esta especie es nativa de México, en América del norte.  Crece de forma silvestre y el tubérculo puede ser recolectado tras 3-4 años de crecimiento.

Se emplea con fines farmacéuticos porque contiene entre un 6 a 8% de diosgeninas en su composición.

Barbasco o Dioscorea composita

Se trata de una versión de ñame típica de México, que también posee un buen porcentaje de diosgeninas.

Es usado en la fabricación de anticonceptivos orales, cortisona y distintas hormonas.

Prolifera en las selvas mexicanas, donde se comporta como lo que es: una trepadora perenne con tallos cilíndricos y hojas acorazonadas largas.

Los tubérculos que da son de una pulpa bastante blanquecina, pero se les conoce popularmente como “cabeza de negro”.

Esto sucede tanto en el propio México como en Centroamérica, donde también se cultiva en las zonas rurales.

Datos curiosos sobre el ñame

tipos y variedades de ñame datos curiosos
NastasyaDay / Pixabay

Su nombre popular proviene de la palabra africana “nyami” que significa “para comer”. La razón es que ellos veían que emergió de la tierra para convertirse en una verdura fundamental para la dieta humana, desde tiempos prehistóricos.

Se cree que su cultivo empezó hace por lo menos 10 mil años atrás, no solamente en África, también se extendió en Asia. La planta de ñame procede de regiones tropicales o temperadas de la Tierra, muchas de las cuales pertenecen al tipo de las vivaces trepadoras.

Tienen raíces tuberosas y hojas que por lo general son acorazadas. Se trata de un alimento que ha sido clave en la evolución humana, por cuanto constituye una fuente rica en carbohidratos y vitaminas.

Ambos son claves para el desarrollo de actividades en los campos de las regiones tropicales del planeta. De hecho, el ñame tiene una importancia socioeconómica relevante para los países en desarrollo enclavados en los trópicos.

Y aunque su dominio es mundial, desde hace tiempo se cultiva en todos lados. Es que este cultivo tiene usos que van más allá de lo meramente alimentario.

Se emplea también como alimento para animales, una apreciada materia prima con fines industriales y se ha convertido en una fuente de ingresos para pueblos rurales enteros.

Su origen se remonta a miles de años atrás, sobre todo en África, el sur de Asia y las islas del Pacífico.

Esta planta trepadora puede sobrevivir en zonas húmedas y cálidas de la Tierra. En Nigeria, por ejemplo, es el alimento fundamental del pueblo Igbo. De hecho, concentra la mayor producción mundial de este tubérculo, seguido de Ghana, Costa de Marfil, Benín, Togo, Camerún, entre otros pueblos africanos.

Actualmente, la producción de ñame más importante se localiza al oeste de África, donde existen variedades que se almacenan durante varios meses.

Incluso es capaz de mantenerse hasta por medio año sin que se necesite refrigeración alguna.

Condiciones de siembra del ñame

Desde el punto de vista botánico, es una planta monocotiledónea, perteneciente a la familia Dioscoreaceae, cuya raíz comestible tiene una gran valor alimentario y un rico sabor. En términos generales, el cultivo de la planta se da más fácilmente a través del corte de raíces o de estaca.

Esto es así porque las semillas son más complicadas que prosperen en suelos arcillosos, sueltos y de buen drenaje. Los pedazos de tubérculos deben plantarse a unas 2 pulgadas de profundidad, dejando unas 18 pulgadas entre cada plantación. La parte superficial es una enredadera trepadora con bejucos o tallos capaces de alcanzar unos tres metros de largo, o más.

Su tallo, por cierto, es muy parecido a una cuerda y por eso se conoce con el nombre de bejuco. Por ejemplo, el tallo del llamado ñame espino o D. rotundata, necesita un soporte donde enrollarse para que la planta se desarrolle felizmente.

Otra versión del ñame, el popular ñame criollo o Dioscorea alata puede desarrollarse ampliamente si sus tallos se atan a un tutor o soporte. Las hojas, dependiendo de la especie, tienen variantes en cuanto a la forma, tamaño y color. Por lo general son simples, con márgenes lisos y de un ápice puntiagudo, con un pecíolo largo, alado o espinado.

En cuanto al color de la hoja de ñame, se observa que puede ser verde, aunque en plantas jóvenes del ñame criollo suelen apreciarse pigmentos de antocianina. Y sus raíces ostentan un sistema fibroso, parecido a una frondosa cabellera.

Crece en forma horizontal a unos 30 cm de profundidad del suelo, aunque existen raíces que se entierran hasta 1 metro. Dichas raíces se dividen en principales y secundarias.

Las primeras brotan de una estructura denominada Cormo, vigente en las primeras etapas de la planta, las demás emergen del propio tubérculo.

De la misma manera, el ñame se puede cultivar con holgura bajo el sistema de invernadero, aunque lo ideal es conseguirlo en estado salvaje o al aire libre. Le encanta proliferar en las cercanías de pantanos, bosques soleados y al pie de árboles pequeños y matorrales que ayudan a que las enredaderas de la planta crezcan sin mayores dificultades.

  Un tubérculo puede alcanzar más de un metro de largo y pesar hasta 70 kilogramos y tener un diámetro de unos 15 centímetros.

Tiene una apariencia bastante rústica, con una piel o capa áspera, de color marrón a gris rosácea y gruesa. Esta piel cuesta quitarla cuando se pela para cocerlo, pero por dentro es blanco y rico en almidón.

 

Mady Rojas
Redactora, Editora, Correctora | madyrojasmeneses@gmail.com | Website

Mi nombre es Mady Rojas Meneses y soy redactora freelance desde el 2018. Encontré el camino para la felicidad a nivel profesional: llenar páginas web de contenidos útiles, interesantes y fáciles de leer como el que ves arriba. Hago lo que amo y amo lo que hago.

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.