Plantas Venenosas: [Las 30 Más Peligrosas del Mundo]

Inicio » Plantas » Venenosas

Recomendación número 1: Es muy difícil identificar plantas venenosas o tóxicas. Por lo que a priori, si no conoces la especie en cuestión, no la ingieras, ni la roces por tu piel.

Antes de sembrar una planta en tu jardín, infórmate si puede ser venenosa para adultos, niños, mascotas…

Antes de leer este artículo debes saber que no somos una web con especialistas médicos, por lo que en el caso de haber sufrido algún tipo de afección por una planta venenosa te recomendamos encarecidamente que acudas a un médico de inmediato.

Plantas venenosas Sembrar100.com

¿Qué son las plantas venenosas?

Aunque desde el origen mismo de la vida en el planeta,  la mejor recomendación para evitar un susto o la muerte.  existen especies que regalan todo lo contrario, porque son capaces de ocasionar un severo riesgo que incluso puede derivar en la muerte de quien se tope con estas especies.

Sabías qué...
En ocasiones, pueden ser muy pero que muy peligrosas para una persona, no así para los animales como por ejemplo, algunos pájaros, que son capaces de consumir algunas semillas venenosas sin sufrir daño alguno.
   

Plantas como el saúco, azafrán y cítiso ocasionan intoxicaciones parecidas a la cicuta, una vez las más venenosas del mundo, pero sin llegar a su daño letal.

La hiedra, si es masticada por un niño o suministrada en infusión de hojas,  provoca serios trastornos digestivos, dolores de cabeza insoportables y de espalda,  así como sueño y convulsiones con aumento de la temperatura del cuerpo.

¿Por qué son algunas plantas venenosas?

Aunque en defensa de las plantas, es importante aclarar que solamente la estadística mundial cuenta de que apenas el 5% del total de los casos de intoxicaciones son afectados por la ingesta de alguna parte de estas temidas especies.
   

cómo plantar adelfasEn ocasiones también es cierto que posiblemente puede ser mal diagnosticado el caso, bien sea porque los síntomas se evidenciaron horas después y no fue posible relacionar el efecto o consecuencia que dejan en el ser humano las toxinas que contienen no pocas especies.

Muchas son venenosas  porque necesitan defenderse de sus depredadores o destructores,  por lo que  es altamente recomendable no permitir que niños pequeños  se lleven a la boca algún trozo, en algún paseo rural o campestre,  sobre todo cuando están en la etapa de la oralidad y todo cuanto consiguen se lo llevan a la boca.

La evolución de las especies, especialmente los animales herbívoros, ha permitido que estos aprendan a diferenciar cuáles son las plantas que deben ingerir para limpiar su organismo y también cuáles son mortales e intocables.

Sin embargo, hay de todo, porque algunas plantas venenosas en nada afectan a algunos mamíferos, pero otras son letales y se extiende su peligrosidad a los seres humanos.

En España, a partir de mayo del año 2004, entró en vigencia una ley que recoge una lista de  197 especies de plantas cuya venta al público,  está prohibida debido a su elevada toxicidad.

   

¿Cuáles son las plantas más venenosas del mundo? 

El ránking o top-ten de las 10 plantas más venenosas del mundo, apoyados en expertos botánicos del mundo, son: 

  1. Adelfa (Nerium oleander)
  2. Cicuta (Cicuta matulata)
  3. Regaliz americano (Abrus precatorius)
  4. Belladona (Atropa belladonna)
  5. Higuera infernal o ricino (Ricinus communis)
  6. Tejo común o tejo negro (Taxus baccata)
  7. Ageratina altissima
  8. Acónito común (Aconitum napellus)
  9. Estramonio (Datura stramonium)
  10. Manzanillo de la muerte (Hippomane mancinella)

   

Adelfa (Nerium oleander)

La adelfa se lleva el premio mayor como  la planta más venenosa de todo el planeta.  Tiene tanto veneno, que hasta la miel de su néctar puede matar a una persona sin el menor remordimiento.

Los síntomas de su voraz ataque son: vómitos y diarrea, dolores estomacales insoportables, sueño o somnolencia y mareos, taquicardia o latidos del corazón irregulares hasta ocasionar la muerte, por culpa de varias toxinas, pero hay una, la oleandrina, capaz de actuar sobre el corazón hasta detenerlo.

plantar adelfas planta venenosa

   

Cicuta (Cicuta matulata)

De todo el continente americano, la Cicuta es la más potente en veneno.

Mata después de ocasionar severas convulsiones muy dolorosas y violentas, vómitos, temblores musculares y calambres. Si hay sobrevivencia, la victima atravesará largo períodos amnésicos, así que es mejor ni acercársele.

La toxina que se concentra mayormente en sus raíces se llama cicutoxina y no juega a la hora de actuar.

Te la puedes encontrar especialmente al Norte de América.

Sabías qué...
¿El filósofo Sócrates si quitó la vida ingiriendo cicuta?

cicuta planta venenosa

   

Regaliz americano (Abrus precatorius)

Tiene unas semillas muy llamativas que se han usado en joyería y en la confección de rosarios, pero ¡ayyy…! de la persona que llega a inhalar una de estas semillas si llegare a romperse: el veneno es tan poderosos que impide la síntesis de proteínas en el organismo de su víctima, lo cual es mortal.

Cuando se inhala  sobrevienen vómitos, fiebre y sobre todo, mucha dificultad respiratoria  porque los pulmones se llenan de líquido. Pero si se ingiere, hay que añadir a esta ya difícil sintomatología una atrofia en los riñones, hígado y bazo que conduce a la muerte en pocos días.

Esta planta letal es oriunda de Indonesia, pero se expande hacia climas Tropicales y subtropicales del mundo entero, así que  es mejor tenerle respeto e identificar muy bien sus semillas redondeadas color rojo y lunares negros. 

La toxina abrina, que se aloja en la semilla, es capaz de matar a un adulto con tan solo una pequeña cantidad de 3mg.
regaliz americano plantas venenosas

   

Belladona (Atropa belladonna)

Nativa de bosques europeos, con presencia expansiva hacia el norte de África, el oeste asiático y Norteamérica, la belladona tiene un potente veneno que afecta el sistema nervioso del ser humano.

Paraliza terminaciones nerviosas de los músculos involuntarios del cuerpo, vasos sanguíneos, corazón y músculos gastrointenstinales, como consecuencia de la ingesta de toxinas como la atropina y escopolamina, presentes en sus tallos, hojas, bayas y raíces.

Para hacerse una idea de su poder dañino,  con tan 10 o 20 bayas poseen el veneno suficiente para matar a una persona adulta. 

Hay que pedir auxilio inmediato si se presentan los siguientes síntomas derivados del mal contacto con esta planta:  sensibilidad a la luz con pupilas dilatadas o visión borrosa, dolores de cabeza intensos, confusión y convulsiones. 

La inhalación de sus toxinas también desencadena dificultad para respirar, nauseas, fiebre y vómitos, desencadenando liquido en los pulmones, con daño renal e igual afectación grave en órganos como el hígado y el bazo, muriendo la persona afectada en apenas 3 o 4 días.

 

belladona plantas venenosas

   

Higuera infernal o ricino (Ricinus communis)

Famosa por  el aceite de ricino,  obtenido a partir del procesamiento de sus semillas y que tiene usos tan disimiles como su acción laxante, o el empleo en la fabricación de pinturas, lubricantes y líquidos para frenos.

Sus hojas pueden adquirir una  tonalidad roja o purpura oscuro cubiertas de un polvillo blanco, la ricina, altamente tóxica.  Si entramos en contacto con la ricina se desencadenarán vómitos, calambres abdominales y, en el peor de los casos, una hemorragia interna e insuficiencia renal que conducen a la muerte.

La ricina interfiere el metabolismo humano, porque  bloquea el proceso químico interno que mantienen a las células vivas, vitales.  Cinco semillas llenas de ricino bastarán para liquidar a un adulto y una sola para matar a un niño.

Es nativa del continente africano, pero ya se ha dispersado por el mundo entero.

ricino plantas venenosas

   

Tejo común o tejo negro (Taxus baccata)

A lo largo de la historia, esta planta nativa del Reino Unido, ha tenido no pocas aplicaciones útiles, a pesar de su condición venenosa. El extracto de tejo se ha usado en la fabricación de un fármaco, el paclitaxol, que desacelera el cáncer de ovarios, de mamas y pulmones.

Los síntomas por envenenamiento con Tejo común o negro son: mareos, boca seca, pupilas dilatadas, debilidad extrema, ritmo cardiaco irregular, gracias al consumo de hojas y, en menor medida, semillas, que contienen taxina, un alcaloide muy toxico que puede matar.

 
plantas venenosas tejo

   

Ageratina altissima

Fue famosa a comienzos del siglo XX, porque se le atribuía la llamada “enfermedad de la leche”, que afectaba a personas que consumían leche de una vaca que comía esta planta venenosa.

El consumo es mortal porque contiene la toxina tremetol, que  ocasiona mal aliento con pérdida del apetito, debilidad corporal, rigidez muscular, estreñimiento severo, vómitos, cólicos estomacales y ulterior  estado de coma hasta que llega la muerte de la víctima.

Esta planta nace y se reproduce en Norteamérica.

ageratina plantas venenosas

   

Acónito común (Aconitum napellus)

Sabías qué...
En la Alemania nazi la usaban para envenenar las balas y en la antigua Grecia los pastores untaban sus flechas para eliminar lobos que atacaban sus ovejas. Así que es nada fácil, tropezarse con un Acónito común, porque sin exageración alguna, tan solo con tocarle puede resultar peligroso.

Los síntomas de envenenamiento ocasionado por esta planta venenosa son: quemaduras en la boca, copiosa salivación, vómitos y diarrea, arritmia cardiaca, estado de coma y después la muerte, ocasionados por la acción de la toxina aconitina, tan poderosa que apenas 1mg basta para matar a una persona de 80 kgs de peso.

Vive en las montañas europeas.

 

aconito planta venenosa

   

Estramonio (Datura stramonium)

Esta planta venenosa americana se ubica en Estados Unidos, Canadá y en el Caribe.

Sabías qué...
En la época de la llamada Conquista española a los conquistadores se les ocurrió comerla y como sufrieron alucinaciones, arritmia cardíaca, delirio y comportamiento agresivo hasta llegar a un estado comatoso, antes de la muerte, se le atribuyeron poderes mágicos asociados a la magia negra, gracias a sus propiedades alucinógenas.

Tiene el poder de dos toxinas mortales:  la atropina y la escopolamina. 

estramonio plantas venenosas

   

Manzanillo de la muerte (Hippomane Mancinella)

Es una planta tan venenosa que  solamente inhalando su humo  o aserrín, genera una tos severa, laringitis y hasta bronquitis.

Si una persona entra en contacto  le ocasiona ampollas, quemaduras e inflamación  y si se frota los ojos impregnados del veneno puede perder la visión.

Y si se ingiere ocasionará problemas severos en la garganta y en el sistema gastrointestinal, por culpa de la acción de 2 toxinas: hipómanes A y B, presentes en todo el árbol.

Se encuentra en Centroamérica y el Caribe.

Mandragora

La mandrágora (Mandragora autumnalis) fue una de las plantas más usadas en brujería o en rituales mágicos durante la Edad Media.

Se creía que podía apoderarse de la alma de quien se acercaba a ella y que quien la arrancaba el suelo enloquecía al escuchar sus gritos. Es muy rica en alcaloides atropínicos como la atropina y la escopolamina que la hacen muy tóxica y peligrosa.

Dichos alcaloides utilizados por separado en bajas dosis son bien conocidos por la medicina moderna, pero en la antigüedad no era posible separarlos y sus efectos tóxicos se sumaban, llegando a causar la muerte a quien consumía sus hojas, frutos o raíces.

Ya en tiempos de Plinio el Viejo, hace unos 2.000 años, en la campaña militar de Roma contra los germanos, los cirujanos daban a mascar un trozo de raíz de mandrágora a los heridos para aturdirlos antes de operarles o amputarles un miembro, ya que tiene un fuerte efecto anestésico.

Lo cierto es que tiene principios activos de acción alucinógena y en cierta dosis resulta muy perjudicial.

 

Abrus precatorius

Conocido comúnmente como jequirity, ojo de cangrejo, guisante rosario, cuenta ‘John Crow’, haba precatoria, regaliz indio, saga akar, giddee giddee, cuenta jumbie, ruti y planta del tiempo.

Las atractivas semillas (normalmente del tamaño de una mariquita, de color rojo brillante con un punto negro) contienen abrina, una proteína inactivadora del ribosoma extremadamente tóxica relacionada con la ricina.

Los síntomas de envenenamiento incluyen náuseas, vómitos, convulsiones, insuficiencia hepática y muerte, generalmente después de varios días. La ingestión de una sola semilla puede matar a un ser humano adulto.

Las semillas se han utilizado como cuentas en la joyería, lo que es peligroso; el polvo inhalado es tóxico y los pinchazos pueden ser mortales. Por desgracia, las semillas son atractivas a ojos de los niños ¡Así que mucho cuidado!

Aconitum

Plantas venenosas acónito
MabelAmber / Pixabay

Varias especies llamadas comúnmente acónito.

Todas las partes son venenosas, ya que contienen un alcaloide llamado aconitina, que inutiliza los nervios, reduce la presión arterial y puede detener el corazón. Debe evitarse incluso el contacto casual con la piel. Los síntomas incluyen entumecimiento, hormigueo e irregularidades cardíacas.

Se ha utilizado como veneno para balas (por las fuerzas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial), como veneno para cebos y flechas (en la antigua Grecia) y para envenenar los suministros de agua (según informes de la antigua Asia).

Si se ingiere, suele provocar ardor, hormigueo y entumecimiento en la boca, seguidos de vómitos y excitación nerviosa.

Suele ser un veneno de acción rápida y se ha utilizado en el pasado para matar lobos (de ahí uno de sus nombres comunes).

 

Actaea pachypoda

Plantas venenosas Baneberry, White
MacieicaM / Pixabay

También se conoce como ojos de muñeca o baneberry blanco.

Todas las partes son venenosas, especialmente las bayas, cuyo consumo tiene un efecto sedante sobre el tejido muscular cardíaco y puede provocar un paro cardíaco.

Adenium obesum

Plantas venenosas rosa del desierto
otimoty / Pixabay

También conocida como estrella sabi, kudu o rosa del desierto. La planta exuda una savia altamente tóxica que es utilizada por los Meridian High y los Hadza en Tanzania para recubrir las puntas de las flechas para la caza.

 

Adormidera

Plantar adormideras

La adormidera es una planta herbácea que puede llegar a medir más de un metro de altura con grandes flores de hasta 15 cm de ancho. No sólo nos gustan a nosotros sus características flores rojas, sino también a las abejas.

Después de la Primera Guerra Mundial, las flores de amapola empezaron a crecer por todas partes. Esto se debe a que los campos eran estériles a consecuencia de la guerra, pero luego se enriquecieron con la cal de los escombros, proporcionando un suelo rico para que florecieran las amapolas.

Es importante señalar que la mayoría de las flores de amapola son venenosas en cierto grado. Esta especie contiene compuestos alcaloides que son venenosos tanto para los humanos como para los animales domésticos. No hay que masticar ninguna parte de la planta.

Si cultivas adormideras para uso culinario, la amapola del opio es una buena opción. Las semillas se pueden consumir y se utilizan para añadir sabor, crujido y mordacidad a los panes y pasteles.

Ten cuidado, ya que las semillas de muchas otras especies de amapolas no son comestibles. Además, no debes consumir ninguna otra parte de la planta de amapola: son venenosas.

Adonis vernalis

Ojo de faisán
Peggychoucair / Pixabay

Conocida como ojo de faisán o falso eléboro. La planta es venenosa, ya que contiene compuestos cardioestimulantes como la adonidina y el ácido aconítico[cita requerida] Adonis vernalis sl10.jpg

Aesculus hippocastanum

Castaño de las indicas planta tóxica
MabelAmber / Pixabay

Comúnmente conocido como castaño de Indias.

Todas las partes de la planta son venenosas, causando náuseas, espasmos musculares y a veces parálisis. Kaštan 1.jpg

Agave

Plantas tóxicas agave
Foto-Rabe / Pixabay

También conocida como planta del siglo y maguey, el jugo del agave de varias especies provoca una dermatitis de contacto aguda, con ampollas que duran varias semanas y picores recurrentes durante varios años a partir de entonces.

 

Ageratina altissima

Ageratina altissima venenosa y tóxica
Perkons / Pixabay

Conocida comúnmente como chirimoya blanca.

Todas sus partes contienen un aceite tóxico conocido como tremetol, que provoca náuseas y vómitos y suele ser mortal.

La enfermedad de la leche es causada por el consumo de leche del ganado que ha comido la ageratina blanca, que puede enfermar o matar a los seres humanos.

Agrostemma githago

Agrostemma
Hans / Pixabay

Conocido comúnmente como berberecho de maíz. Contiene las saponinas githagin y ácido agrostemmico.

Todas las partes de la planta son venenosas y pueden producir intoxicaciones crónicas o agudas, potencialmente mortales, aunque se ha utilizado en la medicina popular para tratar una serie de males, desde parásitos hasta cáncer.

No se conocen estudios clínicos recientes sobre el berberecho de maíz que sirvan de base para las recomendaciones de dosificación; sin embargo, las dosis superiores a 3 g (de semillas) se consideran tóxicas.

 

Anemone nemorosa

Anemone
Pezibear / Pixabay

Esta planta venenosa es conocida como anémona de madera, flor de viento y thimbleweed.

La planta contiene sustancias químicas que son tóxicas para los animales, incluidos los humanos, pero también se ha utilizado como medicina.

Todas las partes de la planta contienen protoanemonina, que puede provocar una grave irritación cutánea y gastrointestinal, sabor amargo y ardor en la boca y la garganta, úlceras bucales, náuseas, vómitos, diarrea y hematemesis.

Anthurium

Anturio
pasja1000 / Pixabay

Los nombres comunes incluyen anturio, flor de cola y flor de flamenco.

Las plantas de anturio son venenosas debido a los cristales de oxalato de calcio. La savia irrita la piel y los ojos.

 

Aquilegia

Aquilegia
analogicus / Pixabay

Muchas especies conocidas comúnmente como columbina. Las semillas y las raíces contienen toxinas cardiogénicas que causan tanto gastroenteritis severa como alteraciones del ritmo cardíaco, si se consumen.

Las flores de varias especies eran consumidas con moderación por los nativos americanos como condimento con otras verduras frescas, y se dice que son muy dulces y seguras si se consumen en pequeñas cantidades.

Los nativos americanos también utilizaban cantidades muy pequeñas de la raíz de esta planta tóxica como tratamiento eficaz para las úlceras pépticas.

Sin embargo, el uso médico de esta planta es difícil debido a su alta toxicidad; las intoxicaciones por columbina son fácilmente mortales.

Areca catechu o Nuez de betel

Nuez de betel tóxica
sarangib / Pixabay

Es una planta venenosa comúnmente conocida como palma de nuez de betel y pinyang. La nuez contiene arecolina, un alcaloide relacionado con la nicotina que es adictivo.

Produce un leve subidón, cierta estimulación y mucha saliva roja, que no se puede tragar porque provoca náuseas.

La abstinencia provoca dolor de cabeza y sudoración. Su consumo está relacionado con el cáncer de boca y, en menor medida, con el asma y las enfermedades cardíacas.

 

Argemone mexicana

Argemone planta venenosa
DuyCuong1080 / Pixabay

Los nombres comunes incluyen amapola mexicana, cardo florido, cardo y cardosanto.

Las semillas de Argemone mexicana contienen entre un 22 y un 36% de un aceite no comestible de color amarillo pálido llamado aceite de argemone o aceite de katkar, que contiene los alcaloides tóxicos sanguinarina y dihidro-sanguinarina.

La intoxicación por aceite de katkar provoca una hidropesía epidémica, cuyos síntomas incluyen una hinchazón extrema, sobre todo de las piernas.

Arnica montana

Arnica de montana planta tóxica
manfredrichter / Pixabay

También conocida como árnica de montaña. Contiene la toxina helenalina, que puede ser venenosa si se comen grandes cantidades de la planta o se utilizan pequeñas cantidades de árnica concentrada.

El consumo de Arnica montana puede producir gastroenteritis grave, hemorragia interna del tracto digestivo, aumento de las enzimas hepáticas (que puede indicar inflamación del hígado), nerviosismo, aceleración del ritmo cardíaco, debilidad muscular y la muerte si se ingiere una cantidad suficiente.

El contacto con la planta también puede causar irritación de la piel.

En la prueba de Ames, un extracto de Arnica montana resultó ser mutagénico.

 

Arum maculatum

Arum plantas venenosas
OpenClipart-Vectors / Pixabay

Comúnmente conocida como cucú-pinta, wake robin, arum salvaje.

Todas las partes de la planta pueden producir reacciones alérgicas.

Las bayas de color rojo brillante contienen oxalatos de saponinas y pueden causar irritación de la piel, la boca y la garganta, lo que provoca hinchazón, dolor de quemazón, dificultades respiratorias y malestar estomacal.

Es una de las causas más comunes de intoxicación por plantas.

Brugmansia

Brugmansia plantas venenosas
MabelAmber / Pixabay

Comúnmente conocida como trompeta del ángel. Es una planta muy venenosa.

Todas las partes de todas las plantas de este género contienen los alcaloides tropanos escopolamina y atropina; a menudo son mortales.

Estas plantas están estrechamente relacionadas con los miembros del género Datura, que contienen los mismos alcaloides mortales, y en su día se agruparon.

Los efectos de la ingestión pueden incluir la pérdida de conexión con la realidad y alucinaciones.

En la literatura neurocientífica se ha informado de un desafortunado caso de un joven que se amputa con unas tijeras de podar tras ingerir intencionadamente té de Brugmansia, hervido con sólo dos flores.

 

Caladium

Caladio planta venenosa
Gadini / Pixabay

Comúnmente conocido como, caladio, alas de ángel, oreja de elefante y corazón de Jesús.

Todas las partes de todas las plantas de este género son venenosas. Los síntomas suelen ser irritación, dolor e hinchazón de los tejidos. Si la boca o la lengua se hinchan, la respiración puede quedar fatalmente bloqueada.

¿Cómo identificar una planta venenosa?

La única manera es saber de taxonomía y sistemática de plantas para identificar las especies de plantas que son venenosas y luego someterlas a un estudio fitoquímico para averiguar que metabolito secundario es el responsable de la toxina que acumula.

En realidad, no es algo sencillo de hacer. Como norma general primero que nada podemos recomendar que jamás se inhale, frote o consuma parte de una planta desconocida, con semillas de aspecto llamativo y desconocidas, en paseos campestres.

Aunque parezca increíble, en ocasiones las especies más mortíferas o peligrosas se esconden tras una apariencia llamativa, exótica y hasta estrambótica, o en una delicada flor que llama la atención de inmediato.

Prudencia y conocimiento previo de las especies, en caso de una excursión a una región desconocida, son  la mejor recomendación para evitar un susto o la muerte. 

¿Se puede identificar rápidamente una planta venenosas de una que no lo es?

La respuesta es no.

Nuestra recomendación es que si quieres plantar una determinada planta en tu jardín, antes te asegures y te informes de si esa planta puede ser tóxica, ya sea para animales o personas.

No es posible saber a simple vista si una planta es venenosa o no. Se deben conocer las características concretas.

¿Qué tiempo puedo tardar en ser capaz de diferenciar especies tóxicas de plantas?

Depende de muchos factores.

Primero, de tu capacidad para retener y memorizar conocimientos. Segundo, de si tienes una formación previa sobre botánica.

Sin embargo, debes saber que requiere un gran esfuerzo y tiempo poder aprender un buen puñado de plantas venenosas y ser capaz de identificarlas en la naturaleza.

¿Por qué algunas plantas son tóxicas?

La respuesta es simple: Para proteger la reproducción y propagación de sus depredadores.

Su reproducción está relacionado, normalmente, con su fruto. Frutos muy saludables como la manzana portan en sus semillas pequeñas cantidades de cianuro. Es un veneno que en grandes cantidades puede ser motar. Igual las uvas, tomates y otros.

¿Cuál es la planta más venenosa del mundo?

Existen muchas especies de plantas extremadamente venenosas y peligrosas.

Si hablamos de la vegetación en general, podemos decir que el manzanillo de la muerte (Hippomane mancinella) es la planta mas peligrosa del mundo.

manzanillo de la muerte

Crece en lugares cálidos y húmedos de todo el continente americano, sobre todo en Centroamérica y Caribe. La savia blanquecina que recorre contiene forbol. Así, se convierte en una planta tan venenosa que simplemente inhalar su humo provoca irritación en ojos y garganta, y tos.

 

Incluso protegerse de la lluvia bajo el manzanillo puede ser peligroso: hasta diluida, la savia produce erupciones en la piel.

Pero lo verdaderamente peligroso es comer su fruto, una redonda pieza verde de olor muy atrayente, que puede recordar a una manzana.

Comerlo puede ser letal, ya que los fuertes vómitos y diarrea que provoca puede hacer que una persona muera por deshidratación.

Bibliografía y fuentes

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Mi nombre es Ricardo Gómez.

Desde pequeño me ha gustado leer y escribir. Ahora, que estoy cursando un máster en periodismo digital, colaboro como freelance escribiendo artículos para diferentes páginas web.

En especial me gusta compartir información sobre agricultura, siembra ecológica y medio ambiente. Entre otras aficiones 🙂

3 comentarios en «Plantas Venenosas: [Las 30 Más Peligrosas del Mundo]»

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.