Cómo Guardar Semillas de Tomate: [Procedimiento y Duración]

Inicio » Hortalizas de Fruto » Tomates » Guardar semillas

Cómo Guardar Semillas de TomateConservar las semillas de tomate es una estrategia valiosísima para conseguir nuevas cosechas con características semejantes.

Aunque en el mercado existan muchas alternativas para comprar semillas empaquetadas de excelente calidad, merece la pena aprender este proceso por sí mismo.

Se trata de una tarea que te tomará poco tiempo para el gran resultado que obtendrás. Así que si quieres saber cómo guardar semillas de tomate para sembrarlas en unos días o hasta para el próximo año, aquí te lo diremos.

Toma apuntes de lo que te interese.

¿Cómo se guardan las semillas de tomate?

El primer paso, antes de pasar a guardar las semillas de tomate como tal, es definir qué tipos de semillas utilizar. Aquí juegan dos factores para tomar la decisión.

El primero es el tipo de planta. Lo mejor es buscar las semillas de tomates de una planta que esté sana, vigorosa y que haya producido buena cosecha.

Set de Semillas de Tomate 16 x 10 semillas Tomate Mezcla 100% natural de semillas recogidas a mano de Portugal, variedades raras y antiguas, semillas con alto índice de germinación, jardín, balcón
Set de Semillas de Tomate 16 x 10 semillas Tomate Mezcla 100% natural de semillas recogidas a mano de Portugal, variedades raras y antiguas, semillas con alto índice de germinación, jardín, balcón

El segundo punto es el tomate en sí, ya que este tiene que estar bien maduro, con la pulpa suave. Después de haber seleccionado el tomate (uno solo tiene suficientes semillas), llega el momento de seguir los pasos descritos a continuación:

  1. Corta el tomate por la mitad y con una cuchara extrae la parte interna donde se alojan las semillas. Aquí, como es lógico, también se incluye la parte gelatinosa que recubre a las semillas. Esta parte hay que dejarla porque funciona como una especie de antibacteriano que te ayudará a que tus semillas estén más libres de posibles daños patógenos.
  2. Llena un vaso de vidrio (o cualquier otro recipiente pero que sea de vidrio, nada de plástico) con agua a temperatura ambiente y sumerge allí las semillas con su cobertura gelatinosa. Estas las tendrás que dejar reposar en el agua por un período aproximado de 48 horas o hasta que notes que se forma una película por encima de las semillas semejante al moho. No dejes más tiempo del necesario porque la humedad va a promover que empiecen a germinar de una vez.
  3. Retira las semillas del agua y lava bajo el grifo con ayuda de un colador. Pásalas varias veces para asegurarte de dejarlas bien limpias y así evitar formaciones de microorganismos que puedan afectarlas más adelante.
  4. Sumerge las semillas ya limpias en otro envase con agua para verificar cuáles tienen capacidad para germinar y cuáles no. Las semillas dañadas flotarán, mientras que las que están sanas se hundirán. Descarta las primeras y continúa con el proceso con las segundas.
  5. Cuela nuevamente las semillas y déjalas descansar en el colador hasta que estén todas secas de la humedad que les deja el lavado.
  6. Esparce las semillas sobre una tela o una capa de papel absorbente y déjalas en un lugar libre de humedad por varios días más para que se sequen completamente.

Culminada esta fase ya las semillas estarán listas para sembrar y germinar en el tiempo que lo consideres apropiado. Incluso las puedes conservar para que sean utilizadas en períodos posteriores y sacarle el máximo provecho.

¿Cuánto tiempo se pueden conservar las semillas de tomate?

Cuánto tiempo se pueden conservar las semillas de tomateLas semillas de tomate las puedes recolectar para sembrarlas de inmediato y continuar con una extensión de la cosecha.

Si bien es cierto que lo ideal es no sobrepasar el año de espera para poner las semillas a germinar, estas pueden ser aprovechables hasta por 4 años.

Toma en cuenta, no obstante, que entre más tiempo pase desde el momento de la recolección, más difícil se les hará germinar. Esto va directamente relacionado con la frescura, pues es determinante a la hora de que la semilla “arranque” con sus trabajos internos.

¿Cómo guardar semillas de tomate de un año para otro?

Las semillas de tomate las puedes almacenar al final de un período de cosecha para ser utilizadas en la próxima primavera. Para lograr este objetivo tendrás que cumplir con todos los pasos descritos más arriba y después de tener las semillas bien secas guardarlas en una bolsa hermética. 

También es posible que las guardes en bolsas de papel si es lo que tienes disponible. No hace falta refrigerarlas porque pueden permanecer a temperatura ambiente. Guardar semillas de tomate (o de cualquier otro vegetal) es una práctica ideal para asegurar que tendrás buenas cosechas en el huerto cada temporada.

SAFLAX - Tomate - Rosa de Berne - 10 semillas - Lycopersicon esculentum
SAFLAX – Tomate – Rosa de Berne – 10 semillas – Lycopersicon esculentum

Aunque las semillas de venta comercial son buenas en esencia, nada mejor que seleccionar las semillas de acuerdo a la calidad del fruto que tú mismo has consumido. Y, en este caso, tenemos la ventaja de que los tomates que nacerán de tu nueva planta serán muy similares a aquellos de los que has extraído la simiente.

Toma nota porque podrías ampliar tus especies de tomate y disfrutar cada año de 1, 2, 3 o más tipos según vayan siendo tus preferencias.

Referencias bibliográficas

¿Ha sido útil esta publicación?