Cómo Abonar Tomates: [Utilidad, Fecha, Productos y Formas Caseras]

Inicio » Hortalizas de Fruto » Tomates » Abonar Tomates

sembrar tomates paso a paso2Dentro del mundo de las hortalizas, los tomates podrían considerarse reyes por su imagen, olor y sabor.

Pero también hay que decir que son de las plantas más exigentes que hay porque necesitan muchos cuidados y por eso el aprender a abonar tomates es clave.

Si ya tienes tu planta lista para trasplantar o está en proceso de floración y fructificación, anota lo que te traemos a continuación.

Así la podrás tener bien nutrida y, por ende, con mucha salud para generar frutos en calidad y cantidad.

¿Por qué abonar las tomateras?

abonar tomatesLa planta de tomates necesita ser abonada sobre todo para facilitar su buena fijación a la tierra al momento de realizar el trasplantado.

Es por esta razón que los especialistas en el área recomiendan que el abonado se haga de manera sucesiva en el primer mes y medio y después descanse.

Pero además del abonado regular, es imprescindible que la planta se coloque en una tierra que ya de por sí esté muy bien nutrida.

De no ser así, será bastante difícil que la planta del tomate logre prosperar y mucho menos que genere frutos para cosechar.

¿Qué necesita el tomate?

Para que esta planta pueda prosperar de manera correcta es necesario que contenga buenos niveles de fósforo, potasio y nitrógeno.

Para ello, lo más recomendable es hacer uso de los abonos equilibrados que son los que poseen los mismos niveles de cada uno de esos componentes.

Estos abonos son de venta comercial, pero nosotros en casa también podemos preparar versiones de mucha calidad sin gastarnos nada de dinero.

¿Cuáles son los principales componentes del abono para el tomate?

Los principales componentes que debe tener el abono son los macronutrientes: nitrógeno, fósforo y potasio.

Estos, además de proveer de la nutrición apropiada para el desarrollo de la planta, ayudan a que se fortalezca frente a la presencia de enfermedades.

El calcio se cuenta como otro de los componentes determinantes para asegurar que todo marche de la forma apropiada durante el cultivo.

En algunos abonos naturales de venta comercial este compuesto viene incluido.

Truco:

Para hacer un abono casero de máxima calidad para tus tomateras, tritura cáscara de plátano (potasio), cáscara de huevos (calcio) y sobras de café.

¿Qué carencias puede tener y cómo detectarlas?

tomates tiposPara detectar si una planta de tomates tiene carencia de nutrientes servirá con la observación y, más adelante, con pruebas de laboratorio.

Carencia de nitrógeno

Cuando las plantas tienen carencia de nitrógeno, las hojas más grandes empezarán a notarse pálidas y decaídas.

En el caso de las hojas nuevas o más pequeñas, se quedarán sin desarrollarse en cuanto al crecimiento.

Carencia de fósforo

cultivo del tomateCuando la carencia se orienta al fósforo, lo que se produce es que las hojas presenten coloraciones púrpuras y se vean débiles.

Carencia de potasio

En el caso de una baja de potasio, la coloración amarilla se hará presente en el borde de las hojas, llegando a afectar incluso a los frutos.

Falta de calcio

Por mucho, la falta de calcio es el problema más complejo porque puede causar la pudrición total de los frutos, llevando a la pérdida de la cosecha.

¿Cómo hacer un compuesto de abono para tomates paso a paso?

Un abono rico en fósforo y potasio será lo que las plantas de tomate amarán y prepararlo en casa es bastante fácil y económico.

  1. Para hacerlo se necesitarán como ingredientes restos de café (pozo o borra), estiércol de gallina y humus de lombriz.
  2. En este caso, el café aportará el potasio, el estiércol el fósforo y el humus los microorganismos que trabajarán en la descomposición.
  3. Para prepararlo bastará con mezclar todos los ingredientes y colocar de forma directa alrededor de la planta que lo esté necesitando.
  4. En el caso de los tomates, con una aplicación antes de sembrar y otra después que empiecen a formarse los tomates será suficiente por este ciclo.

Cuando se va a aplicar este fertilizante, se puede mezclar con tierra abonada para maximizar su potencial de acción y enriquecimiento de la planta.

Utiliza también cáscara de plátano

siembra del plátanoOtra forma de hacer un buen abono es con las cáscaras de plátano, las cuales habrá que limpiar y esperar a que se desintegren para añadir a la tierra. Salvo que puedas triturarlas.

Estas también tienen un buen contenido de potasio y, en vez de dejarse como desperdicio, se pueden aprovechar para mejorar la nutrición.

Caso similar ocurre con las cáscaras de huevo que, aunque son de lenta descomposición, se hacen útiles para ayudar a que la planta tenga acceso al calcio que necesita.

Todos estos métodos tienen una particularidad importante y es que se trata de abonos naturales.

Abonos químicos, quizás no la mejor opción

Aunque existen versiones químicas que ayudan a que los resultados sean más rápidos, estos pueden generar contaminaciones en los frutos.

Y, de ser así, se harán imposibles de consumir por los humanos, por lo que sería una pérdida total de las cosechas.

Los tomates necesitan ser trabajados con mucho esmero en todas sus etapas para lograr que sus frutos sean grandes, frescos y con un interior delicioso.

¿Te ha sido útil este artículo?

Deja un comentario

report this ad