Seleccionar página
Evalúa este artículo!

Cómo Sembrar Potos en tu Casa: [Consejos y Guía Completa]

Para los amantes de las plantas de interior,  el Potos  (Epipremmum aureum) es una de nuestras favoritas.

Su buena popularidad se basa en que es fácil de cultivar y cuidar y tiene un aspecto muy bonito.

Además, como ofrece un sistema colgante (por lo que se puede considerar una planta colgante), resulta mucho más beneficiosa para decoración.

Si te ha llamado la atención porque la has visto en casa de alguna amistad o en un vivero, hoy te diremos lo que necesitas saber para poder plantar potos.

  

Puntos Importanes a la hora de Sembrar Potos:
  • ¿Cuándo? Desde el mes de marzo hasta el de abril.como plantar potos
  • ¿Dónde? En caso de sembrar potos en exterior, asegúrate que sea contra una pared para asegurarle sombra en algún momento del día.
  • ¿Tiempo de crecimiento? El potos es una planta de rápido crecimiento.
  • ¿Cómo preparamos la tierra? Tierra bien drenada, con un buen puñado de sustrato o compost.
  • ¿Qué necesitamos para sembrar potos? Semillas de potos o una planta adulta para sacar los esquejes, sustrato, una maceta y un pulverizador.
  • ¿Cómo regamos? En invierno, una vez a la semana es suficiente. En verano cada dos o tres días. Evitando encharcar la tierra. Ideal hacerlo con pulverizador.
  • ¿Plagas y enfermedades? Las araña roja, los trips, la cochinilla, la podredumbre y diferentes bacterias.

  

¿Cuándo sembrar potos?

El Potos ama vivir en climas templados, por lo que la época predilecta para hacer su siembra  va desde el mes de marzo hasta el de abril. 

Sin embargo, en este tema tiene mucha influencia la clase de potos que sea.

¿Dónde debemos plantar potos?

cultivar potos en tu jardínEl potos se puede sembrar en una maceta de tamaño normal y hacer los trasplantes respectivos cuando haga falta.

Es importante que este proceso de trasplante se  realice siempre durante la primavera  para evitar daños sobre la estructura de sus raíces y tallos.

En algunos lugares también se siembran en exteriores y es posible que alcancen grandes dimensiones en su expansión.

Pero si quieres hacerlo de esta forma en tu jardín, es mejor que te asegures que está dando contra una pared para asegurarle sombra en algún momento del día.

  

¿Cómo preparar la tierra?

En líneas generales, el potos no es muy exigente en sus cuidados, por lo que es posible sembrarla en  tierras aireadas y que sean neutras. 

En cuanto a la calidad del sustrato, se puede abonar al momento de trasplantar y después de cada tres meses, ya que de cualquier forma tiende a crecer muy bien.

Para que este tipo de plantas se desarrolle con normalidad, lo que necesita es una  buena cantidad de luz que le pegue de forma indirecta. 

Esta luz, sumado a unos cuidados mínimos de la tierra, llevará a que la planta se vea siempre verde y reluciente.

  

¿Cómo regamos los potos?

A la hora de regar sí hay que ser muy cuidadosos.

Al potos le gusta la tierra moderadamente húmeda y conservan muy bien el agua.

Por esta razón, durante los meses de invierno los riegos deben ser bastante escasos, siempre comprobando primero el estado de la tierra.

Lo más apropiado es que se dé un poco del vital líquido cada 10 días.

Ya para el verano y los días de mucho sol, lo más aconsejable es hacer un riego moderado que  nunca produzca encharcamiento. 

Aquí se puede avanzar con riego cada 4 o 5 días, en dependencia al estado en que se vea. Si en algún momento se quieres darle mayor frescura, se pueden rociar las hojas con un pulverizador.

  

¿Cómo sembrar potos paso a paso?

La siembra del potos dependerá, en buena medida, de la forma en que hagamos su multiplicación.

En caso de que la misma sea por esquejes, el procedimiento sería así:

  1. En una planta que ya existe, se puede tomar un tallo y retirarlo de la planta madre con un cuchillo limpio y haciendo un corte preciso y rápido.
  2. Este se limpiará de las hojas que están en la parte más baja.
  3. La parte del tallo que está solitaria se colocará en la maceta donde se hará la siembra, recubriendo con suficiente sustrato y presionando un poco con los dedos para que fije bien.
  4. A fin de que el tallo permanezca erguido, se pueden añadir unos palitos que tengan buena altura para darle soporte.
  5. Estos palitos es preferible que sean más altos que el tallo para facilitar la colocación de la bolsa plástica que vendrá después.
  6. Hay que colocar un plástico que sea capaz de cubrir toda la planta y generarle una temperatura apropiada con concentración de humedad. Pero es muy importante que no toque la planta.
  7. Este plástico será retirado de forma diaria para eliminar la condensación.
  8. El momento clave para quitar el plástico en definitiva, será al ver que se producen los primeros brotes.

Un proceso similar se puede hacer  al colocar el esqueje en agua,  pues también tiende a generar buenas raíces que después se sembrarán en una maceta.

Por último, se puede hacer este proceso al momento de realizar el trasplante.

La idea es separar las plantas desde los tallos hasta las raíces de forma que puedan obtenerse 2 o 3 de idénticas características.

Estas, como ya vienen con sus raíces y tallos completos, se mantendrán de forma similar a como la teníamos con anterioridad.

  

¿Qué asociaciones favorables tienen los potos?

Al ser una  planta enredadera  y de pocos cuidados y necesidades, el potos puede cultivarse en conjunto con una gran variedad de especies.

Si es en exteriores, es posible aprovechar de acomodarla para que suba a través del alto de un tronco de cualquier árbol fuerte y firme o de una palmera.

No tienden a robarse mucho los nutrientes del sustrato, por lo que ambas plantas crecerán sin problemas.

¿Qué plagas y enfermedades tiene?

Un aspecto en sí preocupante de este tipo de plantas es que puede ser afectada por varias enfermedades y plagas.

Por esta razón, lo más conveniente es revisar uno por uno cada caso.

  

Plagas

Se generan por tres especies bien definidas: araña roja, cochinillas y trips.

Todas afectan principalmente las hojas, por lo que suelen ser relativamente fáciles de detectar a medida que vayamos valorando el crecimiento de la planta.

Como en todos los casos en que estas se presentan, habrá que encontrar un insecticida (como el aceite de neem o el jabón de potásico) que pueda erradicar la plaga sin causar problemas en la salud de ella.

Enfermedades

En este caso, el problema se ocasiona en la estructura de la planta como tal y hay que  estar muy atentos para detectarlas. 

La mala noticia es que en ninguno de los dos escenarios que presentaremos a continuación hay cura, pero al menos una de ellas es previsible.

 La podredumbre  se produce cuando hay un exceso de riego y las raíces y los tallos generan hongos. Es por ello que se hace fundamental controlar esta actividad.

La segunda enfermedad es producida  por bacterias  que afectan las hojas produciéndole manchas blanquecinas.

   

¿Es el potos una planta tóxica?

Sí.

Cuidado, porque el potos, debido a que tiene muchos oxalatos, en caso de ser ingerida por el ser humano puede resultar tóxica, provocando vómitos y diarrea.

Última actualización
Sin duda, el potos es una de las plantas de interior más buscadas para ambientar espacios sin tener que dedicarle mucho tiempo.

Esperamos que esta información sea de tu total utilidad para que disfrutes la compañía de tu planta.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest