Guindilla en el Huerto: [Cultivo, Cuidados, Sustrato, Riego]

Inicio » Guindillas

Sembrar guindillas en el huertoLa guindilla es uno de los vegetales que más se utilizan en la cocina porque aporta un toque picante (o muy picante) a las comidas, además de mucho sabor.

Existen de muchos tipos servirán para complacer a todos los paladares.

Cultivar las guindillas es bastante sencillo y dará disponibilidad en casa para tener siempre las que se necesiten.

Aunque en nuestro país se conoce como guindilla, también es posible que se llame chile, pimiento picante, ya que proviene de esta misma familia.

¿Estás dispuesto a aventurarte en su siembra en el huerto casero?

Nosotros te damos la información necesaria para que puedas ponerlo en práctica 🙂

Puntos importantes a la hora de sembrar guindillas
  • ¿Cuándo? A mediados de primavera.
  • ¿Dónde? A pleno sol, preferiblemente en exteriores, pero con condiciones muy puntuales acepta los interiores.
  • ¿Cómo preparamos la tierra? Con materia orgánica como el estiércol.
  • ¿Cómo debemos regar? De forma moderada, ya que no es muy exigente su necesidad de humedad y más bien podría causarle daños.
  • ¿Cada cuánto hay que regar? Dos veces por semana durante la época de calor y reducir a una vez en los períodos de frío.
  • ¿Qué plagas y enfermedades tiene? Trips, araña roja, pulgones, minadores y pudrición de las raíces.

¿Cuándo sembrar guindillas?

Plantar guindillas en el jardínLa primavera es la época propicia para realizar su siembra, pero no tan al inicio, sino cuando la temperatura esté un poco más elevada, como a mediados.

Esto se debe a que se trata de un cultivo que necesita de un entorno cálido, tanto para germinar como para generar cosecha.

¿Dónde plantar guindillas?

Así como tiene necesidad de climas cálidos, la guindilla también exige suficiente luz del sol diaria para lograr prosperar.

Por eso, lo más aconsejable es sembrarlas directamente en el exterior.

En caso de que se tenga en maceta y se prefiera el interior, es indispensable ubicarla en un espacio cercano a una ventana donde pueda recibir los rayos del sol.

No basta con cualquier tipo de luz, necesita la luz natural.

¿Cómo preparar la tierra?

El cultivo y la cosecha de guindillasLa tierra ideal para sembrar las guindillas debe ser fértil y contener suficiente materia orgánica.

Lo más recomendable es prepararla días antes con ayuda de un poco de estiércol.

También es un buen plan que tenga un pH que oscile entre los 5.5 y los 6.5.

¿Cómo regamos las guindillas?

Las exigencias de la guindilla en cuanto al riego no son muy elevadas, con aplicar una cantidad moderada será suficiente.

Y es importante a la hora del riego aplicar el agua directo a la base de la planta, sin llegar a mojar el follaje.

Solo es necesario que la tierra permanezca siempre húmeda cuando está en la etapa de germinación.

¿Cada cuánto regamos?

Los riegos de la guindilla podrán establecerse en 2 veces a la semana durante el verano.

¿Cómo sembrar guindillas paso a paso?

La siembra de las guindillas se realizará por medio de las semillas. Tenerlas a mano no es nada difícil porque se pueden extraer de una guindilla comprada.

En todo caso, si deseas mayor seguridad en torno a su buena calidad, también se pueden comprar empacadas en tiendas agrícolas.

El proceso para sembrar guindillas paso a paso es el siguiente:

  1. Hidrata las semillas colocándolas en un vaso con agua durante un período aproximado de 48 horas.
  2. Prepara un semillero con sustrato universal.
  3. Entierra las semillas sin exagerar en la profundidad, con unos 4 centímetros será suficiente y no presiones en exceso para que la superficie quede aireada y el brote pueda salir sin complicaciones.
  4. Riega para humedecer bien todo el sustrato.
  5. Mantén los semilleros en un espacio despejado, con buen acceso a luz del sol.
  6. Trasplanta las plántulas a las bandejas de siembra, a las macetas o al jardín cuando ya estén algo fuertes. Es importante aquí trabajar con cuidado para evitar romper las raíces, lo mejor sería remover toda la base del semillero y pasarla completa al lugar de destino.

Es importante conocer que una plántula de guindilla puede crecer hasta alcanzar el metro de altura.

Por esta razón, si se van a sembrar dos o más juntas, lo mejor es dejarles un espacio suficiente entre cada una de ellas para que no se ahoguen.

¿Qué cuidados necesita la guindilla?

Para conseguir una mayor producción de guindillas, las fertilizaciones han de aplicarse unas 5 semanas después de haber realizado el trasplante de las plántulas.

La poda no es necesaria, solo se realiza el retiro de la cosecha cuando ya está madura y los frutos se pueden extraer con las manos sin inconvenientes.

¿Cuándo cosechar las guindillas?

Cuándo y cómo cosechar guindillasLas guindillas, en cierta manera se parecen a los pimientos.

Es un cultivo que requiere un buen aporte de materia orgánica. Sin embargo, no debería ser difícil de sembrar. Además, de que si sale bien, es muy agradecido.

Una sola planta de guindillas puede dar muchas con las que disfrutar.

A la hora de cosecharlas, nos fijaremos en el color de la guindilla. Cuando más rojo, mejor. Simplemente podremos cosecharlas con la mano o con una tijera de poda.

¿Qué plagas y enfermedades afectan a las guindillas?

Uno de los puntos donde sí debemos poner más atención es en torno al ataque de plagas y enfermedades.

Plagas

  • En el caso de las plagas, es posible que sufra ataques de trips, pulgones, minadores y hasta de la araña roja.
  • En todos esos escenarios, los mismos son capaces de crear colonias y consumir la savia de las plantas, lo que perjudica su correcto desarrollo y funciones.
  • Lo bueno es que es posible tanto la prevención como la corrección con productos naturales como el extracto de neem.

Enfermedades

  • En cuanto a las enfermedades, la que más podría causar daños es la pudrición de raíces que se genera a propósito de una excesiva humedad. De aquí que sea tan importante cuidar el nivel de riego a implementar, así como la frecuencia.
  • Si esta se produce por causa de hongos, será necesario trabajarla con fungicidas naturales que ayuden a eliminarla y así evitar daños más avanzados.
  • Las guindillas producen frutos durante el verano y sus cosechas son muy abundantes, por lo que una familia pequeña podrá abastecerse con una planta.
  • En el invierno, es necesario mantenerlas protegidas del frío, sobre todo cuando se tienen temperaturas muy bajas. En este caso, lo ideal es recubrir la planta con un protector plástico que le ayude a sobrellevar la temporada.

Si se tiene en macetas, será posible moverla a un espacio más cálido, quizás dentro de casa hasta la próxima primavera.

Disfruta de tus propias guindillas en casa y date ese gusto picante que a muchos les encanta en sus comidas.