El Oídio: ¿Qué enfermedad es? ¿Cómo identificarla? ¿Cómo tratarla y prevenirla?

Inicio » Plagas y Enfermedades » Oídio

¿Qué es el oídio?

Qué es el oídioEl oídio (Sphaerotheca fuliginea) es una de las enfermedades más habituales durante el verano. Las lluvias y las altas temperaturas crean un ambiente favorable para la aparición de este hongo.

El oídio o ceniza es un hongo parásito de la familia de las erisifáceas que ataca las partes aéreas de las plantas. Usualmente, el viento es el encargado de transportar las esporas de oídio y dispersar la enfermedad.

Las malas hierbas, restos de cultivos e incluso otros cultivos son las fuentes de inóculo. Su aparición se debe a diversos factores, como el tiempo atmosférico, el ambiente e, incluso, el abonado.

Abonos con exceso de nitrógeno son más propensos a alojar la enfermedad. Asimismo, las condiciones de poca luz y el exceso de humedad son determinantes. Esta última es una variable importante para su desarrollo; un grado alto de humedad garantiza la supervivencia del hongo.

Su temperatura óptima de proliferación varía entre los 10 y 35°C y la humedad relativa óptima es del 70%. Su propagación se ve favorecida por los cortes y heridas en los frutos.

¿Cómo identificarlo?

Cómo identificarloEl principal síntoma de la presencia de oídio es que las hojas se cubren con ampollas. Luego, con una capa algodonosa de color blanco en forma de estrella.

Esta capa blanquecina está constituida por miles de esporas que ha producido el propio hongo en su desarrollo y suele encontrarse en el haz de las hojas.

En ocasiones, también se muestra en el envés, por lo que a veces puede pasar desapercibido. El oídio también afecta a tallos y frutos. En un ataque fuerte las hojas se ponen amarillas y, después, se secan.

En los cultivos de tomate, el oídio produce manchas amarillas en el haz de la hoja. Estas se necrosan rápidamente en el centro.

¿Cuáles plantas pueden ser afectadas por el oídio?

Cuáles plantas pueden ser afectadas por el oídioAfecta a todo tipo de plantas, siendo las cucurbitáceas (melones, calabazas, pepinos, sandías, tomates, berenjenas, etc.) muy susceptibles a contraerlo.

También afecta a plantas ornamentales como rosales, claveles, crisantemos o begonias, entre otras. Entre los frutales, los más afectados por oídio son los manzanos, ciruelos y albaricoques.

Algunas variedades débiles de menta también pueden verse afectadas. Otros cultivos afectados son el girasol, el jitomate, la fresa, la vid, la patata, la acelga, la remolacha y el pimiento. También algunos cereales como el trigo, la avena, la cebada y el centeno.

¿Cómo combatir el oídio?

Algunas recomendaciones para combatir el oídio son:

  1. Para prevenir su aparición se recomienda mantener limpios los cultivos de malas hierbas y restos de cultivos. Otra forma eficaz de prevención es la rotación de cultivos.
  2. Se recomienda, también, evitar los sustratos con exceso de nitrógeno.
  3. Se debe sembrar en sustratos con buen drenaje. Puedes también considerar un sistema de riego por goteo.
  4. Aumentar la temperatura del invernadero o cultivo y favorecer su ventilación.
  5. Utilización de plántulas sanas.
  6. Se puede aplicar extracto de cola de caballo o azufre espolvoreado.
  7. Como su propagación se ve favorecida por las heridas en los frutos, se recomienda no tocar las plantas sensibles cuando están mojadas.
  8. En fuertes ataques conviene eliminar y destruir las hojas afectadas.
  9. Podemos controlar el oídio espolvoreando azufre sobre la zona afectada. El azufre resulta fatal para el oídio, pero es recomendable buscar asesoría para garantizar un control inocuo.

¿Cómo prevenir el oídio?

Cómo prevenir el oídioPara prevenir la presencia del oído se recomienda sembrar en sitios soleados y bien ventilados. De preferencia, con poco follaje o suficiente distancia entre una planta y otra para favorecer el paso del aire.

Los aclareos y podas facilitan la ventilación de los cultivos y resultan una forma eficaz de prevención de la enfermedad.

Además, para mejorar el drenaje del sustrato puedes aplicar varias técnicas, por ejemplo:

  1. Crear pendientes o montículos para que el agua escurra hacia un lado.
  2. Instalar canaletas para que sea más fácil recoger el agua.
  3. Los cultivos en caballones resultan una medida de control efectiva para este patógeno.
  4. En el momento de plantar, aporta una buena cantidad de mantillo, composta o estiércol para airear el suelo. Si además le echas arena de río y lo mezclas bien con la tierra el resultado será favorable.
  5. En casos extremos, lo mejor será que instales una red de tuberías de drenaje.

Finalmente, recuerda lavarte bien las manos antes y después de manipular tus cultivos. También procura mantener limpio tu equipo para evitar y prevenir posibles infestaciones.

Bibliografía y referencias

  • Ames de Icochea, Teresa. (1997). Enfermedades fungosas y bacterianas de raíces y tubérculos andinos. International Potato Center. Lima-Perú.
  • Buczacki, Stefan. (1999). Plagas y enfermedades de las plantas de jardín. Ediciones AKAL. Madrid-España.
  • Jacas Miret, Josep Anto. (2005). El control biológico de plagas y enfermedades. Publicaciones de la Universidad Jaime I. Castellón-España.
  • Checa, Oscar; Rodríguez, Marino. (2015). Resistencia a oídio (Erysiphe polygoni) y rendimiento en arveja afila (Pisum sativum L.). Revista Temas Agrarios. Universidad de Córdoba. Córdoba-Colombia. Reproducido de: https://repositorio.unicordoba.edu.co/bitstream/handle/ucordoba/358/759-1402-1-SM.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  • Lucero, G.; Pizzuolo, P.; Lucero, H. (2006). Primera cita de Sawadaea bicornis (Wallr.) Miyabe, causante del oídio del acer en la provincia de Mendoza, Argentina. RIA (Revista de Investigaciones Agropecuarias). Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Buenos Aires-Argentina. Reproducido de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=86435308

Deja un comentario