Cómo Plantar un Limonero: Guía Completa con Imágenes y Pasos a Seguir

Puntos importantes para sembrar un Limonero:

  • ¿Cuándo? A finales de Marzo.
  • ¿Dónde? Lugar de máxima exposición solar. Requiere entre 8-12 horas de luz. Clima Mediterráneo. No aguanta bien el frío.
  • ¿Tiempo de cosecha? Entre 3 y 6 años en dar los primeros frutos.
  • ¿Cómo preparamos la tierra? Prefiere suelos permeables, bien drenados y poco calizos. No toleran la salinidad. Buen aporte de compost.
  • ¿Cómo regamos? Ideal, riego por goteo. No toleran nada bien los encharcamientos.
  • ¿Cómo sembramos? Aquí paso a paso.
  • ¿Cómo cosechamos? Suelen haber 3 cosechas al año, aunque algunas variedades pueden tardar entre 7-9 meses en madurar.
  • ¿Plagas y enfermedades? Pulgón negro, araña roja, minadores de hojas cítricos, alternaria.

Entre los árboles cítricos y frutales, el limonero es, indudablemente, uno de los más populares alrededor del mundo.

Por su facilidad de cultivo y la gran cantidad de beneficios que aportan sus frutos, es uno de los árboles que más se siembran en huertos y jardines.

Si quieres sembrar un árbol en casa y aún no te has decidido, te invitamos a hacer la prueba con un limonero.

 Es sencillo y divertido.  Aquí te explicamos la mejor manera para que logres hacerlo con éxito.

¿Qué necesitamos para sembrar un limonero?

¿Cuándo se debe sembrar?

Al tratarse de un árbol frutal, es recomendable su siembra  a finales del mes de marzo. 

Mayo y principios de junio también son un buen tiempo, ya que corresponde a la época en la que se siembran todas las especies de árboles de manera general.

El limonero florece casi todo el año, con excepción de los meses más fríos.

Así mismo, se puede recolectar durante todo el año, dependiendo de la variedad que sembremos. Generalmente, se hacen tres cosechas al año.

¿Dónde queremos sembrar un limonero?

Es un cítrico que se desarrolla muy bien en climas mediterráneos, donde los inviernos no son muy fríos y en verano se obtienen temperaturas altas.

Por tanto,  es poco tolerante al frío , de hecho es el cítrico con mayor sensibilidad al frío.

Las condiciones lumínicas han de ser totales, así que lo mejor es disponerlo en campo abierto, lejos de cualquier obstáculo que pueda causarle sombra.

 Necesitan entre 8 y 12 horas de luz solar en el día. 

Su temperatura óptima de crecimiento varía entre 20 y 25 ºC durante el día y entre 15 y 18 °C por la noche.

Las temperaturas menores a 12 °C provocan en el limonero un estado de letargo y deja de crecer.

Las bajas temperaturas y el estrés hídrico traen como consecuencia la detención del desarrollo del sistema radicular.

¿Cómo y cada cuanto lo vamos a regar?

El limonero es bastante propenso a la asfixia radicular, por lo que es importante contar con un buen drenaje en la tierra para no generar encharcamientos.

Por el contrario, son relativamente resistentes a las sequías, ya que sus raíces le permiten adaptarse muy bien a una gran variedad de condiciones de humedad relativa.

Pueden cultivarse en regiones desérticas, subtropicales y tropicales.

Las lluvias otoñales en los climas templados mejoran el tamaño y calidad del fruto, mientras que las estaciones secas y calurosas coinciden con el período de crecimiento del mismo.

Si lo siembras en interiores, se recomienda mantener la humedad relativa en la habitación, mediante humificadores o una frecuente atomización a las hojas, de manera que se imite la humedad natural que el árbol pierde al no estar en el exterior.

La tierra debe regarse cuando las capas superficiales, los primeros 5 cm, se notan moderadamente secas al tacto.  Se debe tener mucho cuidado de no generar charcos. 

¿Cómo preparamos la tierra?

Prefiere suelos permeables, bien drenados y poco calizos.

El suelo debe ser profundo para permitir el buen desarrollo de las raíces y un correcto anclaje. Además se recomienda un suelo con una proporción equilibrada de elementos gruesos y finos para garantizar una buena aireación y facilitar el paso de agua.

No toleran la salinidad.

El limonero requiere de un suelo con un balance del  pH entre 6.1 y 7.8 

Si vas utilizas agua del grifo para el riego, se recomienda disminuir su pH. Para esto, puedes agregar 1 cucharada de vinagre blanco por cada 4 litros de agua.

Los limoneros pueden alcanzar hasta 6 metros de altura, y algunas variedades se pueden cultivar, incluso, en macetas colocadas en interiores.

En exteriores, deberás tener en cuenta que debes  sembrar el árbol dejando al menos 5 metros  de distancia de cualquier otro árbol.

Cómo sembrar un limonero paso a paso

 1) Limpia el terreno. 

Extrae malas hierbas y restos de cultivos anteriores y todo tipo de residuos para garantizar que tu limonero reciba la cantidad de nutrientes adecuada.

Todas las plantas deben ser extraídas desde la raíz para evitar que crezcan nuevamente.

 2) Prepara el terreno. 

Humedece el terreno antes de sembrar; así reduces el riesgo de que los brotes se muevan por la fuerza del agua.

 3) Fertiliza el suelo. 

Esparce una capa de 2,5 cm de composta sobre la tierra.

Asegúrate de mullir el terreno cerca de 1 metro de profundidad, para asegurar el anclaje de las raíces.

Si decides sembrar las semillas en una maceta, sigue estos pasos:

Primero, asegúrate que tu limonero sea de una variedad que no crezca más de 3 metros.

 4) Consigue una maceta de 60 litros con un buen drenaje. 

Rellénala con una buena mezcla de tierra a base de turba. En el fondo puedes depositar guijarros y grava para facilitar en drenaje y el buen anclado de raíces.

 5) Introduce las semillas en el suelo. 

Coloca cada semilla a una profundidad de 2,5 centímetros y cúbrela de tierra. Riega inmediatamente para mantener la humedad de la tierra.

Si siembras en interiores, asegúrate de colocar la maceta en un sitio bien iluminado. Al principio requerirá entre 10 y 12 horas de luz al día.

Los primeros brotes comenzarán a emerger a las 3 semanas.

Deberás esperar unos cuantos meses para que alcance una altura considerable y esté listo para trasplantarse, en caso de que así lo desees hacer.

 6) Protege el árbol y dale un buen mantenimiento. 

Riégalos en cuanto notes que las capas superficiales de la tierra están a punto de secarse.

Coloca una malla de tela metálica para proteger las plantas mientras están creciendo.

Puedes alimentarlo con un abono orgánico, como el humus de lombriz. Si lo prefieres, puedes un fertilizante con altos niveles de nitrógeno y niveles moderados de fósforo y potasio.

Asegúrate de mantener la humedad relativa en el ambiente, si es que tienes el árbol en interiores.

 7) Poda regularmente las plantas. 

A lo largo del ciclo vital del limonero, iremos retirando las hojas en malas condiciones. Esto es recomendable durante la primavera, tras la recolección y siempre que no haya peligro por bajas temperaturas.

Las ramas muertas, sin embargo, deben eliminarse inmediatamente en cualquier momento del año.

Para podar las ramas, usa unas tijeras de jardín para realizar un corte limpio cerca de la base de la rama.

Ten en cuenta que podar demasiadas hojas reducirá la producción.

 8) Poliniza las flores. 

Si has cultivado limoneros para cosechar sus frutos, es necesario polinizar las flores. Las abejas y otros insectos son los polinizadores más comunes para los limones.

La forma más fácil de promover la polinización es teniendo múltiples árboles.

Cuando tengas dos o tres árboles creciendo juntos, las abejas empezarán a transportar el polen de un árbol a otro.

Sin embargo, si tienes tu árbol en interiores, evitas que los insectos realicen las labores de polinización.

Si este es el caso, puedes hacerlo tú mismo. Una vez que el árbol florezca, frota suavemente las astas en el interior de cada flor con un hisopo de algodón.

Las astas son las puntas amarillas que sobresalen del centro de la flor. Al frotarlas, notarás que se acumula en la cabeza del hisopo un polvo de color amarillo.

Este es el polen.

Ahora, frótalo suavemente en los lóbulos pegajosos del pistilo, que es el tallo central que sobresale de los otros tallos al medio de la flor.

De preferencia, realiza este proceso muy temprano, ya que así evitas que el  polen muera a causa del calor o la sequedad.

 9) Considera que el limonero tarda entre tres y seis años antes de comenzar a dar frutos.

El hecho de que tengas un árbol fuerte y sano, no garantiza que vaya a dar frutos. 

Para asegurarte de que lo haga, puedes considerar realizar un injerto.

Dicho de otro modo, deberás colocar el esqueje de un árbol que si da fruto en el tronco de tu árbol para que se fusionen y se conviertan en una sola planta.

Hay diferentes formas de hacer injertos. Te recomendamos que consultes con un experto para que te oriente en la manera más eficaz de realizarlo.

También deberás asegurarte de que ambas especies que piensas injertar son compatibles.

Cómo cosechar los limones

Para garantizar una buena cosecha,  es importante el aclareo de frutos. 

Una vez que los racimos de limones aparezcan en el árbol, retira dos terceras partes para que el tercio que queda madure hasta obtener su tamaño normal.

Normalmente, los limones tardan entre 7 y 9 meses en madurar.

Los limones cosechados en el estado verde oscuro tienen mayor vida de postcosecha, mientras que aquellos cosechados amarillos deben ser consumidos casi inmediatamente.

La recolección es manual y debe realizarse con alicates, evitando el tirón. También puedes intentar girándolos, ya que los limones maduros generalmente se desprenden con mucha facilidad.

De preferencia, realiza la recolección por la tarde, cuando el rocío se haya evaporado.

Plagas y enfermedades del limonero

Algunas de las plagas y enfermedades más comunes que afectan al limonero son:

Pulgón negro (Myzus cerasi)

Provoca el arrollamiento de las hojas y de los brotes tiernos.

Para su control, se recomienda aplicar jabón potásico y aceite de neem.

Araña Roja (Tetranychus urticae)

Es una plaga muy resistente y difícil de combatir, debido a que mutan con facilidad de una generación a otra.

Para su control, se recomienda mantener limpios los cultivos de malas hierbas.

Se recomienda, también, evitar los sustratos con exceso de nitrógeno.

En climas bastante secos se recomienda regar el árbol por la noche para mantener la humedad.

Para combatir una infestación puede aplicarse un extracto de ajo y chile.

Minadores de hojas de cítricos (Phyllocnistis citrella)

Produce galerías en el interior de las hojas de los brotes verdes provocando la entrada para enfermedades.

Para su control, es preferible colocar trampas o contenedores de color amarillo con superficies pegajosas para que queden adheridas.

Además, se pueden utilizar alternativas ecológicas, como aplicar en el envés de las hojas jabón potásico pulverizado al 1% con agua de lluvia o destilada.

Alternaria

El hongo se disemina por el viento o el agua, aumentando en condiciones húmedas.

Las plantas son más susceptibles a ser afectadas cuando son sometidas a condiciones de estrés o deficiencias nutricionales.

Para combatirla se recomienda una buena ventilación del árbol.

Entre las materias activas de posible uso tenemos cola de caballo y jabón potásico.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest