Planta Rosario: [Cuidados, Plantación, Riego y Sustrato]

Inicio » Plantas » Planta Rosario: [Cuidados, Plantación, Riego y Sustrato]

Senecio

Esta rastrera africana llamada Senecio rowleyanus, mejor conocida como Planta Rosario, es capaz de mantenerse indefinidamente como planta colgante en interior, pese a provenir de un hábitat natural salvaje y semi desértico.

Perteneciente al género de las suculentas, emite un delicioso olor a canela cuando brotan sus flores blancas, entre la primavera al otoño.

Tiene un follaje conformado por hojas que parecen perlas. Por eso también la llaman Collar de Perlas. Cada una es un depósito de agua que ayuda a que esta planta resista de todo.

Otro dato curioso es que emite un tóxico que jamás debemos consumir, por contacto con su follaje, porque produce vómitos, diarrea e irritaciones en la piel.

Niños y mascotas deben mantenerse alejados de esta planta, cuyo mecanismo de defensa en estado salvaje trae molestias en espacios controlados.

Afortunadamente, debe colgarse alto para que sus tallos finos y alargados, plagados de hojas carnosas, puedan desarrollarse a plenitud.

Temperatura: ¿Dónde sembramos la Planta Rosario?

Planta, RosarioClimas que se mantengan entre 16 a 21 °C serán perfectos.

Y la temperatura mínima soportable, no debe bajar más allá de los 3°C, porque aunque es muy resistente, se puede afectar en su desarrollo colgante.

Si el verano es rudo, ella perfectamente se aclimatará, dada su procedencia ambiental templada.

Luz: ¿Qué necesidades tiene?

Lo ideal para una Planta rosario o Collar de perlas, es mantenerse en espacios luminosos, con algo de sol directo, cerca de una ventana. Cuélgala estratégicamente y verás que te dará muy bellas recompensas.

Un balcón en interiores será su lugar favorito, toda vez que podrá nutrirse de buena iluminación, sin que el sol directo la bañe en forma permanente.

En verano, es imprudente someterla a los rayos solares entre las 11 a las 16 horas.

Sustrato y Abono: ¿Cómo preparamos la tierra?

El mejor sustrato que puedes conseguirle es de cactus. O uno especial para suculentas, porque drenarán mejor toda el agua sobrante.

sembrar planta rosarioY si le agregas un humus de gusano o lombriz, la nutrición será perfecta para ella. Esta operación la puedes aplicar dos veces por año. Pero hay jardineros expertos que también recomiendan el uso de un abono líquido para cactáceas, que deberá aplicarse entre primavera y verano.

Otra técnica de abonado consiste en usar un fertilizante líquido que contenga fósforo, potasio y muy poquito nitrógeno. Este las ablanda mucho, así que pendiente de este detalle nefasto para la Rosario.

Riego: ¿Cada cuánto y cómo?

Como ya hemos dicho, las hojas de esta suculenta son especialmente benéficas en tiempos de sequía.

Así que los riegos deberán ser muy moderados, tímidos. Siempre verifica antes que el sustrato se haya secado por completo. Una o dos veces por semana será la frecuencia estipulada en tiempos de crecimiento. Y garantiza que el agua escurra por los drenajes de la maceta.

Su mayor enemigo es agua en exceso. Las hojas mojadas tampoco son buenas. Pero si ocurre debes disminuir el riego esa semana.

Truco:
Una buena forma de combatir la humedad alta, es colocando una base de grava volcánica en el fondo de la maceta, así como trozos de tejas o tiestos rotos.

Aprovecha de hacerlo cuando llegue el momento de hacer el trasplante (cada 2 o 3 años) porque se eliminarán los encharcamientos. Y cuida mucho las hojas, porque son delicadas.

En invierno, el Rosario entra en reposo y su sustrato ha de permanecer seco. Estos mínimos cuidados le darán una sana vida a esta singular planta de hojas atípicas.

¿Te ha sido útil este artículo?

Deja un comentario