La Schefflera o Planta Paraguas

La planta Schefflera es un miembro de la familia Aralia. Es nativa del Pacífico Sur, pero se ha cultivado en muchas otras regiones tropicales y subtropicales por su hermoso follaje. Es conocida por muchas zonas de Latinoamérica como planta de paraguas.

Es un arbusto de hoja perenne de rápido crecimiento que puede crecer hasta 150 centímetros de alto en interior y hasta más de un metro al aire libre.

Las hojas de esta gran planta son de color verde brillante en la parte superior, mientras que la parte inferior de las hojas es de color verde claro con vetas blancas. Tienen una forma ovalada con puntas puntiagudas.

Las flores son pequeñas y de color blanco, pero se pueden ver desde lejos porque florecen profusamente todas a la vez durante la temporada.

Schefflera
stux / Pixabay

Características de esta planta

  • Nombre común: Schefflera, planta paraguas, árbol paraguas.
  • Nombre botánico: Schefflera spp.
  • Familia: Araliaceae.
  • Tipo de planta: Arbusto de hoja ancha perenne o árbol pequeño.
  • Tamaño: 90 y 180 centímetros de ancho (en interiores); Más de un metro de alto (en exteriores).
  • Exposición al sol: Luz brillante e indirecta.
  • Tipo de suelo: Rico y moderadamente húmedo.
  • pH del suelo: Ligeramente ácido (6,0-6,5).
  • Época de floración: Verano (al aire libre).
  • Color de las flores: Blanco, rosa o rojo (las plantas de interior rara vez florecen).
  • Área nativa: Australia, sur de Asia.
  • Toxicidad: Ligeramente tóxica para los humanos, tóxica para los mascotas.

La Schefflera pertenece a un extenso género de plantas tropicales que incluye dos especies que pueden ser excelentes plantas de interior.

La Schefflera actinophylla (a veces llamada planta paraguas o árbol paraguas), de mayor tamaño, tiene hojas largas, brillantes y ovaladas de color verde que caen graciosamente desde un tallo central, pareciendo un paraguas.

Una Schefflera madura puede tener de 12 a 16 foliolos en un solo tallo, mientras que una Schefflera inmadura suele tener de cuatro a seis.

La Schefflera arboricola (a veces llamada Schefflera enana) tiene hojas más pequeñas y brillantes, a veces con una variegación cremosa. Aparte de su menor tamaño, su aspecto es muy similar al de su primo más alto.

Las flores son pequeñas y de color blanco, pero se pueden ver desde lejos porque florecen profusamente todas a la vez durante la temporada. Plantarlas en casa es una gran idea verde para el hogar.

Las Schefflera suelen cultivarse en interiores durante la mayor parte del año en climas más fríos, pero pueden sacarse al exterior en los meses más cálidos, donde prosperarán junto a otras plantas tropicales. Sin embargo, las plantas Schefflera suelen tener que cultivarse en el exterior para mostrar su espectáculo de largas flores rojas, blancas o rosas en forma de tentáculo.

Las Schefflera son plantas de rápido crecimiento, sobre todo si se plantan en el exterior, donde pueden crecer un metro al año. Las plantas de interior son de crecimiento más lento, sobre todo si las mantienes algo confinadas en una maceta pequeña.

Si vas a plantar una Schefflera en un jardín con un clima cálido, lo mejor es plantarla en primavera u otoño, cuando el tiempo no es muy caluroso.

¡Cuidado!: Todas las partes de la Schefflera son ligeramente tóxicas para los seres humanos y muy tóxicas para animales domésticos.
Schefflera
sarangib / Pixabay

Luz: ¿Dónde la siembro?

La Schefflera prefiere la luz brillante e indirecta.

En verano, mueve las plantas a una maceta exterior, donde reciban luz brillante pero no sol directo, como por ejemplo en un patio cubierto.

Una planta de Schefflera que se pone flácida o con las flores caídas puede no estar recibiendo suficiente luz. Nunca coloques una Schefflera a plena luz directa porque el sol intenso puede quemar las hojas.

Suelo: ¿Cómo preparo la tierra?

Siembra la Schefflera utilizando un sustrato rico y suelto con compost húmedo.

Lo ideal es un suelo franco arenoso que drene bien y tenga un pH ligeramente ácido. Evita plantar en un lugar al aire libre donde la tierra se humedezca o se encharque demasiado.

Regar: ¿Cada cuánto y cómo?

Riega semanalmente durante la temporada de crecimiento y rocía las hojas con frecuencia.

Puedes esperar a que la tierra de la maceta se seque y luego empapar bien la tierra cuando riegues.

Reduce el riego durante el invierno. A menudo, se riega en exceso la Schefflera, y al hacerlo se acaba muriendo.

¿Cómo puedo saber si la estoy estoy regando demasiado? Las hojas amarillas y caídas son una señal de que se está regando demasiado.

Schefflera
sarangib / Pixabay

Temperatura y humedad

Al ser una planta tropical, la Schefflera requiere una humedad bastante alta y temperaturas tropicales; sufrirá con temperaturas inferiores a los 15ºC.

No expongas estas plantas a corrientes de aire ni a rejillas de calefacción.

Una Schefflera poco regada o fría empezará a dejar caer las hojas rápidamente, así que vigila el estado de sus hojas y corrige el problema si se produce. Si la planta pierde todas sus hojas, puedes intentar salvarla trasladándola al exterior en primavera y regándola casi cada día.

Siembra Schefflera

Las Scheffleras son hermosas plantas que se pueden usar para muchos propósitos diferentes. Son fáciles de cultivar y mantener, por lo que son una excelente opción para principiantes.

Para plantar una Schefflera, encuentre una mezcla para macetas con materia orgánica casera como el compost húmedo.

Si está en el exterior tendrá que colocarlo en un área donde el suelo drene bien y no esté demasiado húmedo, ya que esta planta se pudrirá si se expone al agua estancada. No lo plante afuera donde esté expuesto a fuertes lluvias o reciba sol directo.

Cuidados Schefflera

Una planta de Scheffleras no es para nada complicada de mantener si reciben mucha luz indirecta, calor y humedad. En climas muy fríos puede ser necesario añadir un aparato de calefacción para la parte inferior de la planta.

  1. Tendrás que regarla semanalmente durante la temporada de crecimiento, pero rocíe las hojas de nuestra planta diariamente con un spray. Espere hasta que la tierra de nuestra maceta este seca antes de volver a remojarla.
  2. Reduce la cantidad de agua que recibe durante el invierno. En verano si las temperaturas superan los 22°C es recomendado regarla a diariamente.
  3. Pero ten cuidado, rociar demasiado esta planta hará que muera, notarás que está recibiendo demasiada agua cuando veas sus hojas amarillentas o estén muy caídas. Peor aún si las hojas de desprenden del tallo.
  4. Es recomendado fertilizar a tu Schefflera con abono líquido o té de compost cada dos semanas durante la temporada de crecimiento. Las plantas necesitan sus nutrientes para crecer y esta no es la excepción, las plantas de Schlefflera se beneficiarán como ninguna otra planta de los nutrientes extras que les des.
  5. La temperatura de verano no debe exceder los 26-28°C y la temperatura de invierno no debe bajar de los 11°C. Aunque a esta planta no le gusta el aire frío y tampoco el seco, es importante asegurarse de que tengan mucho aire fresco abriendo las ventanas con frecuencia y utilizando ventiladores.
  6. Sería ideal que esta planta este en un macetero grande, el cual permita de noche ingresarla a la casa y de día llevarla al patio.
  7. El mejor sustrato para Scheffleras es la turba. El musgo de turba es una excelente enmienda para el suelo porque es ácido neutro, lo que lo convierte en un buen amortiguador del pH. También tiene buena retención de agua y ayudará a la planta a sobrevivir períodos de sequía.

Plagas Más Comunes De La Planta Schlefflera

Las plagas más comunes que tiene la planta de Schefflera son las cochinillas y los ácaros. Estas plagas chuparán la savia de las hojas de la planta de Schefflera y harán que se vuelvan de color amarillo o marrón.

Las cochinillas son pequeños insectos blancos de forma ovalada con pelos diminutos en el cuerpo. Les gusta esconderse en las grietas de las hojas de la planta Schefflera donde se alimentan de savia y ponen huevos.

En cambio, los ácaros son pequeños insectos parecidos a las pequeñas arañas de color rojo.

Para combatir estas plagas deberás comprar un producto especial para eliminarlo, o también si quieres puedes hacer tu propio insecticida.

Para todos los amantes de la jardinería no es ningún misterio que el ajo es un potente repelente para todo tipo de insectos muy capaz de ahuyentarlos. Si quieres hacer este plaguicida tendrás que triturar una cabeza de ajo con la ayuda de una licuadora junto con unos 20 clavos de olor.

A esta mezcla le añadiremos dos vasos de agua y dejaremos licuar hasta que la mezcla sea homogénea. Tendremos que dejar reposar esta mezlca como mínimo un día, aunque lo recomendable son tres.

Después del reposo añadiremos 2 litros de agua y estará lista para usar con la ayuda de un spray.

Esta plaguicida es perfecto para ácaros y cochinillas, que son las plagas más habituales de Schlefflera.

Enfermedades de la Schefflera

Las enfermedades de Schefflera son causadas por una variedad de factores. El más común es un riego excesivo.

Esto hará que las raíces se pudran y la planta se marchite. También puede ser causada por un hongo, una bacteria o un virus que puede provocar la pudrición y el marchitamiento de la raíz.

La mejor forma de combatir estas enfermedades es médiate aireación, reducir el agua y añadir nutrientes para su recuperación.

Poda De Una Planta Schefflera

La poda regular es buena para tu planta de Schefflera principalmente si recibe poca luz, ya que ayudara a que consuma menos nutrientes. Eliminar las ramas largas también ayudará a mantener una apariencia más pequeña y prolija para su planta.

Traspaso de macetero de tu planta Schefflera

Es importante trasplantar las plantas de Scheffleras periódicamente, aproximadamente una vez al año.

Si han crecido fuera de macetas o se han quedado sin tierra, el trapazo de macetero se tendrá que ralentizar, ya que de lo contrario es posible que no terminen creciendo tanto como deberían. Al prolongar el período entre los trasplantes, puede que la planta crezca correctamente.

Asegúrate que la nueva maceta siempre tenga grandes orificios para el drenado, puesto que para esta planta es fundamental eliminar el agua sobrante.

Tipos de Schlefflera

De las muchas especies del género Schefflera, dos son plantas de interior comunes:

  1. Schefflera actinophylla: La Schefflera más común, tiene hojas ovaladas que crecen hasta 25 centímetros desde un tallo central. Puede ser un espécimen bastante grande de quince metros en el exterior, pero los especímenes de interior en maceta suelen alcanzar los cuatro metros
  2. Schefflera arboricola: Esta versión más pequeña, popular en los jardines domésticos, tiene hojas de 2,5 a 5 centímetros que crecen en racimos apretados; es una variedad variegada de esta planta, con manchas cremosas en sus hojas. Puede crecer hasta siete metros en el exterior, pero las plantas de interior no suelen superar los dos metros. Los tipos más populares son ‘Dazzle’, una forma abigarrada con hojas casi blancas; ‘Gold Capella’, una forma abigarrada de color amarillo y verde; ‘Trinette’, una planta abigarrada de color blanco y crema; y ‘Dwarf’, que tiene hojas de color verde oscuro y sólo alcanza un metro de altura.

¿Cuánto tiempo viven las Scheffleras?

Las Scheffleras de exterior cultivadas en las zonas de rusticidad adecuadas pueden vivir durante décadas; los ejemplares de interior pueden vivir 25 años o más.

¿Dónde debo colocar la Schefflera en mi casa?

Un lugar con mucha luz indirecta y una temperatura de 12ºC a 23ºC es el lugar perfecto para esta belleza tropical.

¿Hay plantas similares a esta?

Sí.

El árbol del dinero (Pachira aquatica) tiene un aspecto similar al de la Schefflera, especialmente si encuentra una variedad trenzada que ofrezca un aspecto más tupido. Originario de América Central y del Sur, el árbol del dinero es resistente en las zonas 10 a 12, pero se suele cultivar como planta de interior.

La Scheffleras, ¿puede ser tóxica para mis mascotas?

Sí. Debes tener mucho cuidado con tus mascotas si tienes Schefflera en tu casa. Ya sea en el jardín, o en el interior.

También, cuidado si tienes niños pequeños. Es menos tóxica para los seres humanos, pero también es nociva.

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Soy Carolina. Cursé estudios de el Grado en Ingeniería Agrícola por la Universidad de La Rioja.

Desde siempre, me ha gustado redactar, editar y publicar información relacionada con el medio ambiente, la agricultura, la jardinería y el cultivo de frutas y hortalizas.

En Sembrar100 puedo llevar a cabo esta tarea, y la verdad: ¡Me encanta!

Mi labor como editora jefe me lleva bastante trabajo, puesto que además de redactar, debo revisar y corregir fuentes bibliográficas, así como posibles erratas que podamos cometer.

Espero que la información que aquí ofrecemos te guste 🙂

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.