Foto del autor
Publicado por Carolina Robledo Torres
Última Actualización el

Chalota: [Cultivo, Riego, Sustrato, Cosecha y Mucho más]

Inicio » Hortalizas de Raíz » Chalota: [Cultivo, Riego, Sustrato, Cosecha y Mucho más]

Las chalotas son un miembro del género Allium, que incluye las cebollas, el ajo, el cebollino y varias plantas ornamentales.

El término «chalote» se refiere a un grupo particular de plantas de un subgrupo de cebollas, conocido como «cebollas multiplicadoras», que produce dos o más bulbos por planta.

Aunque los chalotes se consideraban antes una especie separada (Allium ascalonicum), ahora se clasifican botánicamente como una variedad de cebolla (Allium cepa var. aggregatum).

Los chalotes se multiplican en el suelo como el ajo, pero los bulbos individuales tienen capas concéntricas como las cebollas. Además, los chalotes suelen ser más pequeños que los bulbos de ajo y tienen un suave sabor a cebolla.

Son relativamente fáciles de cultivar. Al igual que los dientes de ajo, deben plantarse en otoño o a principios de primavera, y con su rápido ritmo de crecimiento suelen estar listos para la cosecha en 90 días de media.

Sembrar chalota
Hans / Pixabay

Se advierte que todas las partes de las especies y variedades de Allium cepa son tóxicas para los animales domésticos.

Puntos importantes a la hora de sembrar chalote
  • ¿Cuándo? A finales de otoño, pero también a principios de primavera. Muy importante si la zona donde vas a sembrar, los inviernos son fríos.
  • ¿Dónde? Necesitan mucha luz. Así que una zona soleada.
  • ¿Cómo preparamos la tierra? Queremos que el pH de la tierra sea de neutro a ácido (entre 5 y 7). No es necesario abonar.
  • ¿Cómo regamos? Los chalotes necesitan un riego continuo durante toda la temporada de crecimiento. Asegúrate de que la tierra esté ligeramente húmeda, sin embargo no dejes que los bulbos se queden en un suelo empapado, ya que esto puede hacer que se pudran.
  • ¿Qué sembramos cerca? Zanahorias, para evitar otras plagas y enfermedades.
  • ¿Qué no sembramos cerca? Otras especies parecidas, como las cebollas o los ajos, puesto que entrarán en competencia de nutrientes y agua.
  • ¿Qué plagas y enfermedades tiene? Ver más abajo para más detalle.

¿Qué es la chalota?

La chalota es una variedad botánica de la cebolla. Hasta 2010, la chalota se clasificaba como una especie separada, Allium ascalonicum, un nombre que es sinónimo de Allium cepa, el nombre de la especie de la cebolla. A. cepa es el nombre correcto de la especie chalota.

Sus parientes cercanos son el ajo, la cebolleta, el puerro, el cebollino y la cebolla china.

La chalota se originó probablemente en el centro o el sudoeste de Asia, desde donde viajó a la India y al este del Mediterráneo.

Características de la chalota

  • Nombre común: Chalota, chalota francesa, chalota gris.
  • Nombre botánico: Allium cepa var. aggregatum (anteriormente, Allium ascalonicum).
  • Familia: Amaryllidaceae.
  • Tipo de planta: Bienal, bulbo.
  • Tamaño: 30 a 60 centímetros de alto, 180 a 360 centímetros de ancho.
  • Exposición al sol: Pleno sol, sol parcial.
  • Tipo de suelo: Arcilloso, bien drenado.
  • pH del suelo: De neutro a ácido (5,0 a 7,0).
  • Época de floración: Primavera.
  • Área nativa: No se sabe; probablemente el suroeste de Asia.
  • Toxicidad Tóxico: para los animales domésticos.
Cómo cultivar chalota
Couleur / Pixabay

Al igual que el ajo, las chalotas se forman en racimos de brotes con una cabeza compuesta por múltiples dientes. El color de la piel de los chalotes puede variar desde el marrón dorado hasta el gris o el rojo rosado, y su carne blanquecina suele estar teñida de verde o magenta.

Los chalotes se cultivan de forma extensiva para usos culinarios, y se propagan por esquejes. En algunas regiones («zonas de temporada larga»), los vástagos se suelen plantar en otoño (septiembre u octubre en el hemisferio norte).

En otras regiones, la época de plantación sugerida para el cultivo principal es a principios de primavera (normalmente en febrero o principios de marzo en el hemisferio norte).

Al plantar, la parte superior de los bulbos debe mantenerse un poco por encima del suelo, y la tierra que los rodea suele retirarse cuando las raíces se han afianzado. Llegan a la madurez en verano, aunque ahora se pueden encontrar chalotas frescas durante todo el año en los supermercados.

Los chalotes no deben plantarse en terrenos recién abonados. Los chalotes sufren los daños de las larvas de la polilla del puerro, que minan las hojas o los bulbos de la planta.

¿Son fáciles de cultivar los chalotes?

Los chalotes son relativamente fáciles de cultivar siempre que se disponga de un lugar de plantación adecuado, con suficiente sol y buen drenaje.

¿Cuánto tiempo se tarda en cultivar chalotas?

Los chalotes deberían estar listos para ser cosechados aproximadamente 90 días después de su plantación.

Características del chalote
pasja1000 / Pixabay

¿Cuántos chalotes crecen de un solo bulbo?

Un solo bulbo puede producir entre 4 y 12 nuevos bulbos cuando se planta.

¿Cuándo cultivamos el chalote?

Si plantas chalotas a finales de otoño, podrás cosecharlas a principios de verano. Sin embargo, las plantaciones otoñales no siempre funcionan en las zonas más frías.

También puedes plantarlas a principios de la primavera para cosecharlas a finales del verano. Siembra los chalotes entre seis y ocho semanas antes de la última fecha de helada prevista en tu zona para la primavera.

Selección del lugar para plantar

Elige un lugar soleado de tu huerto o jardín para tus chalotas. También es ideal que tengas algo de espacio respecto a otras plantas, ya que a los chalotes no les gusta competir por la humedad del suelo o los nutrientes.

Además, el sitio de cultivo debe tener un buen drenaje del suelo y no ser propenso a las inundaciones. Los chalotes también pueden cultivarse en contenedores.

Espaciado, profundidad y soporte

Los chalotes se suelen cultivar a partir de clavos de olor. Coloca cada diente en el suelo con el extremo grueso apuntando hacia abajo y la parte superior justo por encima de la línea del suelo.

Plántalos a unos 15 centímetros de distancia en hileras, y separa cada hilera unos 30 centímetros. Estas plantas no necesitan una estructura de soporte para crecer.

Cuidados de la chalota
WikimediaImages / Pixabay

Cuidados de la chalota

Necesidades de luz

Para obtener los mejores resultados, cultiva tus chalotas a pleno sol, es decir, al menos seis horas de luz solar directa la mayoría de los días. Los chalotes también pueden tolerar un poco de sombra, pero no serán tan robustos.

Cómo preparar el suelo

Plante las chalotas en un suelo con buen drenaje y enriquecido con materia orgánica. Les gusta un pH del suelo entre ácido y neutro, de entre 5 y 7.

Agua: ¿Cómo y cada cuánto regamos?

Los chalotes necesitan un riego continuo durante toda la temporada de crecimiento.

Asegúrate de que la tierra esté ligeramente húmeda, sin embargo no dejes que los bulbos se queden en un suelo empapado, ya que esto puede hacer que se pudran.

Temperatura y humedad

Los clavos requieren un periodo de inactividad fresco de al menos un mes con temperaturas entre 0 y 10 °C antes de empezar a crecer. Las plantas de chalote prefieren temperaturas en el suelo de entre 1 y 32 °C.

Además, siempre que se rieguen con regularidad y se mantengan en un suelo que drene bien, los chalotes no son sensibles a la humedad.

Chalote
NWimagesbySabrinaEickhoff / Pixabay

Fertilizante y abonar

Normalmente, los chalotes no necesitan fertilizantes ni abonos. Sin embargo, enmendar el suelo con compost en primavera puede ayudar a añadir nutrientes y mejorar el drenaje.

Tipos de chalotas

Los chalotes que se venden para plantar en el huerto se dividen generalmente en variedades tradicionales heredadas e híbridos criados para tener un tamaño mayor o una mayor longevidad de almacenamiento. Algunos tipos de chalotas son:

  1. ‘Francés’: Una variedad tradicional considerada por la mayoría como la única chalota verdadera y la preferida para la cocina gourmet.
  2. Rojo francés: Una variedad heredada que tiene un sabor picante y es fácil de pelar.
  3. ‘Pata de rana’: Una variedad heredada que es muy suave; los bulbos son alargados como una pata de rana.
  4. ‘Ambición’: Una chalota francesa híbrida de gran tamaño que se almacena muy bien.
  5. ‘Conservador’: Un híbrido similar a ‘Ambición’ pero más grande y redondo.

Chalotes y cebolletas

Como ambos forman parte del género Allium, las chalotas y las cebolletas se confunden a menudo.

Sin embargo, la forma en que se utilizan es muy diferente.

Las cebolletas, también conocidas como cebollas verdes, se cosechan cuando los bulbos están inmaduros y se usan por sus largas y finas hojas verdes.

Las chalotas se utilizan por sus bulbos pequeños no obstante completamente maduros, que tienen un sabor mucho más fuerte que el de las cebolletas.

Cosechar chalotes
NWimagesbySabrinaEickhoff / Pixabay

La cosecha de chalotas

Las chalotas suelen estar listas para ser cosechadas aproximadamente 90 días después de su plantación. Al igual que las cebollas, los chalotes indican que están listos para ser cosechados cuando sus hojas se vuelven marrones y se marchitan.

Desentierra toda la planta y sacude el exceso de tierra. A continuación, colócala en un lugar seco y sombreado durante un par de semanas para que se cure. Después, retira las raíces y la parte superior.

Puedes guardar las chalotas en una habitación fresca y seca, a una temperatura de entre 2 y 7 °C, durante un máximo de ocho meses. Colócalas en una bolsa de malla y asegúrate de que tienen una buena circulación de aire.

Las chalotas tienen un sabor suave a cebolla y ajo y pueden utilizarse en cualquier receta que requiera cebolla, especialmente si se desea un sabor más suave. Están muy buenas crudas o cocidas.

Propagar y reproducir esquejes de chalotas

La mayoría de las chalotas se cosechan en su primera temporada de crecimiento, antes de que florezcan y den semillas, por lo que la única forma de propagarlas es a partir de los bulbos.

Dado que cada bulbo plantado suele dar lugar a varios bulbos nuevos, rara vez es necesario comprar más chalotas una vez que se ha establecido una parcela. A continuación se explica cómo propagar con los bulbos:

  1. Cuando coseches chalotas, guarda algunos de los bulbos más sanos para volver a plantarlos el siguiente otoño o primavera.
  2. Cuando llegue el momento de plantar, elige un lugar soleado y cava un agujero del tamaño aproximado de un bulbo.
  3. Mezcla un poco de abono en la tierra.
  4. Planta el bulbo con el extremo puntiagudo justo por encima de la línea del suelo.
  5. Riega para mantener la tierra ligeramente húmeda. Los brotes verdes deberían aparecer en una semana.
Chalote
stickfish / Pixabay

Cómo cultivar chalotas a partir de semillas

  1. Para cultivar chalotas a partir de semillas, plántalas unas ocho semanas antes de la última fecha de helada prevista en tu zona para la primavera.
  2. Utiliza una bandeja poco profunda con una mezcla para empezar a sembrar, y siembra las semillas a sólo medio centímetro de profundidad.
  3. Coloca la bandeja en un lugar luminoso y deberías ver la germinación en una semana aproximadamente.
  4. Una vez que haya pasado el peligro de las heladas, las plántulas pueden plantarse en el jardín con una separación de 15 centímetros.

Plagas y enfermedades comunes de los chalotes

Las chalotas están sujetas a muchos de los mismos problemas que las cebollas.

Podredumbre del cuello

Las enfermedades a las que hay que prestar atención son la podredumbre blanca y la podredumbre del cuello. La podredumbre blanca es una enfermedad fúngica que ataca las raíces y la base del bulbo.

Puede persistir en el suelo, por lo que los chalotes no deben volver a cultivarse en el mismo lugar durante cinco u ocho años una vez que se produce la podredumbre blanca.

Elimina las plantas afectadas.

La podredumbre del cuello es una enfermedad fúngica transmitida por el suelo que ataca el cuello y las hojas de la planta. Deseche las plantas y no vuelva a plantarlas en la misma zona durante dos años.

Podredumbre, Blanca
WhiskerFlowers / Pixabay

Raíz rosa

Si notas que tus plantas parecen atrofiadas o que tus plántulas se están volviendo marrones, arranca una planta y comprueba si las raíces tienen rastros de color rosa.

Este es el síntoma más visible de la raíz rosa, una enfermedad causada por el hongo Phoma terrestris.

Un suelo demasiado húmedo y encharcado proporciona el entorno perfecto para que este hongo prospere, así que asegúrate de evitar el riego excesivo y plantar en un suelo que drene bien.

En condiciones muy lluviosas, puede considerar la posibilidad de cubrir sus chalotas con una cubierta de hilera para evitar la sobresaturación si se prevé un periodo de lluvias intensas.

Si la raíz rosada se afianza, es incurable. Retira las plantas infectadas.

Esto puede ayudar a salvar las plantas circundantes de infectarse y eliminar el hongo del suelo para futuras plantaciones.

Mancha púrpura

¿Ha visto lesiones pequeñas, ovaladas y de color marrón pálido en las hojas? ¿O ya han evolucionado hasta convertirse en grandes manchas de color marrón púrpura?

Si este es el caso, tu planta puede estar infectada por la mancha púrpura, causada por el hongo Alternaria porri.

Aunque esta enfermedad no hace que los bulbos sean necesariamente incomestibles, puede acabar con todo el follaje, haciendo que la planta deje de crecer.

La mejor manera de prevenir la mancha púrpura es evitar el riego del follaje, regar sólo a nivel del suelo (riego por goteo) y rociar las hojas con un fungicida a base de cobre en el momento en que se observen signos de infección.

Pudrición blanca

Si las hojas empiezan a ponerse amarillas prematuramente y la planta deja de crecer, observa más de cerca la zona del bulbo.

¿Ves un moho blanco difuso en la base de la planta?

Si es así, su Allium puede estar sufriendo de podredumbre blanca, causada por el hongo Sclerotium cepivorum. Esta enfermedad puede destruir toda tu cosecha y puede permanecer en el suelo hasta 20 años.

Si tienes un brote de podredumbre blanca, no plantes allí ningún cultivo de Allium durante mucho tiempo.

Como alternativa, puedes retirar la tierra infectada y deshacerte de ella en algún lugar donde no pueda infectar nada nunca más.

Larvas de la mosca de la cebolla y roedores varios

Las plagas que persiguen a las chalotas son la larva de la mosca de la cebolla y los roedores.

Las larvas de los gusanos nacen de los huevos de las moscas que excavan en los bulbos. Planta zanahorias cerca puede disuadirlos.

Además, los roedores, como las ardillas y los conejos, suelen desenterrar los chalotes para alimentarse de los bulbos. Las técnicas para evitar esto son varias, como el uso de vallas, suelen ser la forma más efectiva de mantener a los roedores fuera del jardín.

Trips de la cebolla

Los trips de la cebolla (Thrips tabaci) parecen pequeños granos de arroz. Aparecen en las hojas y se comen todo, debilitando la planta, pero no suelen molestar al bulbo en crecimiento.

Para eliminar los trips, puedes rociar las hojas con jabón insecticida o aceite de neem según las instrucciones del envase.

Gusanos de la cebolla

Los gusanos de la cebolla (Delia antiqua), en cambio, son una terrible noticia para los bulbos y los sistemas radiculares. Roen los bulbos y, a menudo, no se nota el daño hasta más tarde, cuando las hojas se atrofian y se vuelven marrones.

Si ves pequeños gusanos blancos en la superficie del suelo, o delgadas moscas marrones revoloteando alrededor de tus cultivos, retira las plantas infectadas.

Historia y etimología

El nombre «chalote» proviene de Ashkelon, una antigua ciudad cananea, donde los griegos de la época clásica creían que se originaban los chalotes.

El término chalote suele aplicarse a la chalota roja francesa (Allium cepa var. aggregatum, o el grupo A. cepa Aggregatum).

También se utiliza para el chalote persa o musir (Allium stipitatum) de los Montes Zagros en Irán e Irak, y el chalote gris francés (Allium oschaninii) que también se conoce como griselle o «chalote verdadero»; crece de forma silvestre desde el centro hasta el suroeste de Asia.

El nombre chalote también se emplea para una cebolleta en Nueva Gales del Sur (Australia) y entre los angloparlantes de Quebec, mientras que el término chalote francés se refiere a la planta a la que se hace referencia en esta página.

Historia del chalote
Shutterbug75 / Pixabay

El término eschalot, derivado de la palabra francesa échalote, también puede utilizarse para referirse a la chalota.

La A. cepa var. aggregatum también procede probablemente de Asia central, pero no parece que crezca de forma silvestre en ningún lugar hoy en día.

Desde Asia, ambos tipos de chalote llegaron a la India y luego a Europa. La palabra «eschalot» apareció por primera vez en el Oxford English Dictionary en 1707.

Al parecer, los antiguos griegos que disfrutaban del bulbo pensaban que era originario de la antigua ciudad cananea de Ashkelon, que sigue siendo una ciudad actual en el actual Israel.

Otras grafías de Ashkelon son «Ashqelon» y «Ascalon».

De aquí surgió la palabra latina ascalonia, o «cebolla de Ascalón», que evolucionó a escalonia.

Los franceses tradujeron ese nombre como «eschaloigne» entre los siglos VIII y XIV, y luego evolucionó a «eschalotte» en francés medio, y después a «échalote», que es la palabra francesa para «chalote» en la actualidad.

Los ingleses la llamaron «eschalot» y finalmente la acortaron a «shallot».

Bibliografía y referencias

Soy Carolina. Cursé estudios de el Grado en Ingeniería Agrícola por la Universidad de La Rioja.

Desde siempre, me ha gustado redactar, editar y publicar información relacionada con el medio ambiente, la agricultura, la jardinería y el cultivo de frutas y hortalizas.

En Sembrar100 puedo llevar a cabo esta tarea, y la verdad: ¡Me encanta!

Mi labor como editora jefe me lleva bastante trabajo, puesto que además de redactar, debo revisar y corregir fuentes bibliográficas, así como posibles erratas que podamos cometer.

Espero que la información que aquí ofrecemos te guste 🙂