Chamaecyparis: [Cultivo, Asociaciones, Plagas y Enfermedades]

Inicio » Árboles » Chamaecyparis
Puntos importantes a la hora de sembrar Chamaecyparis
  • Chamaecyparis¿Dónde sembrar? Semisombra. Poca luz directa del sol. 
  • ¿Cuándo? En primavera o el otoño. 
  • ¿Cómo preparamos la tierra? Removida. Cualquier tipo de suelo. Ligeramente ácidos, fértiles con compost a base de arena y turba.
  • ¿Cómo regamos? Ideal, por goteo. 
  • ¿Cada cuánto regamos? En verano, una vez a la semana. En invierno, muy poco o casi nada.
  • ¿Plagas y enfermedades? Ácaros y cochinillas. Phytophthora lateralis.

El género chamaecyparis se integra en la familia de las cupresáceas y lo forman unas 6 especies de árboles originarios de Japón, América y la isla de Formosa (Taiwán). 

Son árboles parecidos a los cipreses, de copa cónica, pero con hojas más elegantes, con forma de aguja cuando son jóvenes y de escamas cuando son adultos. 

Su nombre procede del griego “chamai” (pequeño) y “kyparissia” (ciprés), aunque no son plantas pequeñas. También se conoce con el nombre de “falso ciprés”.

¿Cuándo sembrar una Chamaecyparis?

Cuándo sembrar una chamaecyparisLa siembra de la chamaecyparis se debe realizar durante la primavera o el otoño. Pero, por ser una planta del género de los cipreses puede ser fácil cultivarla todo el año, es con los cuidados especiales para ello.

Si la siembra se realiza en los meses más calurosos, es necesario tener la precaución de revisar que la tierra de la planta esté lo suficientemente húmeda. 

Es muy importante que los días con mucho calor no se puede olvidar el riego. Las plantas, con temperaturas altas también van a enraizar antes, pero hay que darles de beber a menudo.

Después de recolectarlas a la chamaecyparis, en otoño, se debe dejar secar bien las semillas en un cuarto caliente u horno a temperatura de 32 a 41°C. Estratificarlas también a 4-5°C. por 2 o tres meses. Eso ayuda a la germinación.

¿Dónde sembrar una Chamaecyparis?

Las chamaecyparis necesita una exposición a semisombra y un clima húmedo, dado que demasiado sol directo puede dañar sus hojas.

Se utilizan como barreras contra el viento, en paseos, en jardines de rocas o incluso en balcones y terrazas (variedades enanas). También son apropiados para bonsáis. 

La especie Lawsoniana, es un árbol de Chamaecyparis perfecto para plantar en una pradera, ya que otorgará buena sombra y los ejemplares de una talla más pequeña son perfectos para decorar en rocallas y jardines de menor tamaño. 

La humedad del ambiente debe ser alta. Esta parte no llega a ser del todo complicada, ya que la propia densidad de las ramas y las hojas que posee ayuda a mantener un alto grado de temperatura.

¿Cómo preparar la tierra?

En cuanto al suelo, la Chamaecyparis suele funcionar con sustratos de cualquier tipo, aunque prefiere los ligeramente ácidos, fértiles, sueltos y muy bien drenados.

La combinación ideal para un suelo perfecto es que tenga 1/3 de arena y un 1/3 de turba. De esta forma, se garantiza que tenga una textura blanda, pero no nos falla en la cantidad de materia orgánica que necesita para incorporar nutrientes.

¿Cómo regamos una Chamaecyparis?

Cómo regamos una chamaecyparisEl riego de esta planta debe realizarse una vez a la semana procurando tener mucho cuidado para no encharcar, ya que ello causaría problemas y enfermedades a la Chamaecyparis. 

Si se respetan los requerimientos de arena y turba del suelo donde se vaya a cultivar el Chamaecyparis, probablemente ya esté asegurado que tiene un buen drenaje. Si el agua de riego se acumula, tendremos problemas.

Hay que dejar secar ligeramente la capa superficial del suelo de la maceta entre riego y riego. En invierno apenas regar. No le gusta el exceso de cal, así que es importante regar con agua de calidad, con agua de lluvia o acidulada empleando ácido cítrico.

¿Cómo sembramos paso a paso una Chamaecyparis?

Cómo sembramos paso a paso una chamaecyparisLa planta chamaecyparis puede reproducirse mediante semillas, aunque este es un proceso complicado por lo que se recomienda adquirir los ejemplares en viveros y centros de jardinería. 

Todas las variedades  de chamaecyparis se obtienen bien por esquejes, por acodos o por injertos. Lo más indicado es comprar los ejemplares ya crecidos o en proceso de crecimiento y trasplantarlos en el jardín o el espacio que se ha designado.

Sin embargo, la mejor manera de propagar el chamaecyparis es cortando esquejes de 10 cm de largo, con un trozo de tallo incorporado, a lo largo de la primavera

Retirar los brotes de los últimos 2,5 cm e insertar los esquejes en macetas de 8 cm de diámetro, rellenos de compost elaborado con partes iguales de turba y arena.

Colocar los recipientes en un ambiente fresco y cuando hayan cultivado raíces, plantar en macetas con compost hecho a base de tierra negra y ubicar en un sitio fresco y amparado. En primavera, volver a trasplantar a macetas más grandes, con compost a base de tierra negra.

¿Qué asociaciones favorables tiene?

Al igual que todas las plantas perennes, la chamaecyparis se cultivará mejor sin otras plantas alrededor. 

Pero si se planta macizos de flores primaverales en el mismo recipiente que las coníferas enanas, el chamaecyparis resultará adecuado para este fin. 

También se puede colocar la conífera en un recipiente y trasplantar la otra maceta más grande en primavera, cuando las raíces haya llenado la maceta.

¿Qué plagas y enfermedades atacan a la Chamaecyparis?

Qué plagas y enfermedades atacan a la physalisSe puede decir que la chamaecyparis es una planta bastante resistente que no suele padecer enfermedades.

No obstante, en ocasiones las orugas devoran sus hojas. Igualmente, hay ácaros y cochinillas que pueden alojarse en sus hojas. 

En su medio natural, la planta sí se encuentra seriamente amenazada por una enfermedad de las raíces causada por el hongo Phytophthora lateralis. Esta enfermedad es un problema para las plantaciones hortícolas en algunas partes de Norteamérica.

El árbol también es atacado, aunque no en la misma cuantía, por otras especies de Phytophthora. La infección con Phytophthora lateralis comienza cuando el micelio, de una espora germinada, invade las raíces y se extiende a través de la corteza y del cambio internos alrededor de la base del árbol.  

El tejido infectado muere y rodea con eficacia el árbol. Los árboles grandes tienen más probabilidad de ser infectados que los pequeños, debido a áreas de raíz más grandes (aunque sucumbirán todos los árboles en los bordes de corrientes de agua).

Sin embargo, los árboles grandes pueden vivir a menudo con las infecciones durante un período más largo (hasta varios años). En caso de aparecer alguna plaga o enfermedad se puede realizar una limpieza del árbol.

Para evitar estos problemas, hay que mantenerlo en una zona bastante ventilada y cuidar la planta del exceso humedad que le puede ocasionar hongos.

Bibliografía y referencias

  • Lesniewicz, Paul. (1982). Bonsai: árboles en miniatura. Editorial Reverté. Barcelona-España.
  • Scott, Katie; Willis, Kathy. (2017). Botanicum. Océano Travesía. Ciudad de México-México.
  • Buczacki, Stefan. (2000). Plantas de invierno. Ediciones AKAL. Madrid-España.
  • Hernández Padilla, Hugo. (2006). Producción y comercialización de cedrela (Chamaecyparis thyoides ericoides ) y chimansimpar (Chamaecyparis lawsoniana ellwoodii ) en el municipio de Xicotepec, Puebla. Universidad de Autónoma Chapingo. División De Ciencias Forestales. Chapingo-México. Reproducido de: http://files.departamento-de-productos-forest.webnode.es/200001676-7c5b77d54c/Hernandez%20Padilla%20Hugo%202006.pdf
  • Bahamonde, Héctor Alejandro; Peri, Pablo Luis; Gargaglione, Veronica Beatriz; Díaz, Boris Gaston; Monelos, Lucas; Almonacid, Leandro. (2018). Arbolado urbano en Patagonia sur. Principales especies y su manejo. Consejo Agrario Provincial. Santa Cruz-Argentina. Reproducido de: https://inta.gob.ar/sites/default/files/inta_arbolado_urbano_en_patagonia_sur_919.pdf

Deja un comentario