Foto del autor
Publicado por Arantxa Bellido
Última Actualización el

Apio: [Cultivo, Riego, Cuidados, Plagas y Enfermedades]

Inicio » Plantas » Apio

Dónde plantar apioEl apio es una planta originaria de la región del Mediterráneo. Sin embargo, su cultivo se ha extendido por todo el mundo, específicamente en las zonas templadas de Europa y del norte de América.

Se utilizaba desde la antigüedad durante rituales religiosos y mortuorios por los egipcios, griegos y romanos. No obstante, fue hasta la Edad Media en la que empezó a emplearse con fines curativos y culinarios.

Su nombre proviene del celta que significa “agua”, muy probablemente porque crece en regiones muy próximas a cuerpos de agua. Actualmente es cultivado debido a su bajo contenido energético y por sus propiedades dietéticas, terapéuticas y medicinales.

Tiene un sabor intenso, ligeramente amargo pero agradable.

Puntos importantes a la hora de sembrar apio
  • Nombre científico: Apium graveolens.
  • Nombre común: Apio, apio dulce, apio de agua, perejil de agua.
  • Altura: 60 centímetros.
  • Necesidad de luz: Baja.
  • Temperatura: Climas templados.
  • Riego: Abundante.
  • Abono: Fertilizante orgánico.

¿Qué características tiene el apio?

El apio es una planta bienal con una raíz pivotante y profunda con raíces superficiales. Llega a alcanzar alturas de 60 a 100 centímetros durante el primer año de desarrollo. Sus tallos alargados y estriados, nacen del cuello de la raíz y conforman un ancho ramo con hojas acuñadas con forma de corona.

Semillas de Utah 52-70 apio Apium graveolens - Var. Dulce - 0,2 gramos - Aproximadamente 500 jardinería Semillas - Huerto de Semillas

A partir del segundo año, el apio produce un tallo floral con alrededor de 12 flores blancas o moradas, las cuales se agrupan en una inflorescencia con forma de sombrilla. Los frutos del apio son parecidos a semillas al tener forma triangular y ser de color marrón. Las semillas poseen una facultad germinativa media de 5 años.

Aunque es una de las verduras más difíciles de cultivar en casa, el apio siempre puede tener un lugar en nuestro huerto; porque es muy útil en la cocina: para guisos, salteados, sopas y ensaladas.

Este cultivo de clima fresco y de larga temporada puede necesitar hasta 140 días para llegar a la cosecha, aunque existen variedades de corta temporada. El apio se considera una bienal resistente, pero suele cultivarse como anual por sus tallos comestibles de 30 a 45 centímetros.

El apio se considera un cultivo relativamente difícil, ya que hay que empezar a cultivar apio a partir de semillas en el interior (los trasplantes son difíciles de encontrar y no siempre tienen éxito) y la planta es propensa a atornillarse cuando hace frío.

Dos tipos de apio

Existen dos tipos principales de apio:

  • El apio de zanja necesita que la tierra se amontone contra los tallos a medida que crecen para producir tallos crujientes y pálidos. Para facilitar esta tarea, el apio de zanja se suele plantar en zanjas, de ahí su nombre, pero algunos jardineros ayudan a este proceso de escaldado utilizando tubos de cartón, tuberías o collares.
  • El apio de autoescaldado no requiere ninguno de estos pasos adicionales. Esto hace que sea mucho más fácil de sembrar, ¡y los tallos son igual de sabrosos!

¿Cuándo sembrar apio?

Existen dos épocas al año en las que puede sembrarse el apio, una es en invierno y la otra en primavera. Las siembras del periodo de invierno inician en julio y agosto para poder trasplantar el cultivo entre los últimos días de agosto y octubre.

En el caso de la producción de primavera, la siembra debe realizarse durante las primeras semanas de noviembre para así trasplantar durante enero y febrero. n climas cálidos debe sembrarse durante la estación de lluvias. En el caso de los climas templados o poco fríos, puede sembrarse desde marzo.

Por último, en los climas fríos deberá sembrarse hasta el mes de abril o mayo.

¿Dónde plantar apio?

ApioSe recomienda cultivar el apio en climas templados, con una temperatura mensual de 16ºC a 21ºC. Aunque tolera heladas ligeras, debe sembrarse en regiones en las que no se vea afectado por el frío del invierno.

El apio es una planta que puede ser cultivada en invernadero para poder garantizar el nivel térmico requerido, de 13ºC y 15ºC, para evitar que las flores broten de manera prematura.

Puede cultivarse al aire libre, manteniendo control sobre la radiación solar y condiciones climáticas con ayuda de protecciones ligeras tales como mantas térmicas flotantes o con láminas de polietileno multiperforado.

¿Cómo preparar la tierra?

El apio no es muy exigente en cuanto al tipo de suelo se refiere. Puede cultivarse en suelos profundos, húmedos, bien drenados, pues no soporta los encharcamientos. Se desarrolla de mejor manera en suelos orgánicos, con pH de 6.8 a 6.0.

Para preparar la tierra debe labrarse a profundidad unos meses antes de la siembra para aflojar la tierra y permitir la entrada de aire, mejorando así la capacidad de almacenamiento de agua.

Motoazada eléctrica GARLAND MULE 341E

También es necesario fertilizar el suelo para mejorar su calidad. Se recomienda abonar con estiércol (3 kg/m²) una vez por semana, especialmente los suelos pobres. Por otra parte, además de proporcionar nitrógeno, fósforo y potasio, el apio necesita de boro, azufre y magnesio.

Humusziegel - 7.5 kg Pellets Gránulos Orgánicos de Estiércol de Caballo - Bio Fertilizante Organico Natural de Liberacion Lenta- Abono Natural para Vegetales/Hierbas/Flores

¿Cómo regamos el apio?

Para el cultivo del apio es esencial mantener el sustrato en un perfecto estado de humedad. Si se ve afectado por la sequía, el suelo puede perder su calidad. El apio necesita ser regado con agua de buena calidad y con baja conductividad eléctrica.

Puede realizarse por gravedad, riego localizado, por goteo o por aspersión. No obstante, la vía más eficaz suele ser el riego por goteo.

¿Cada cuánto regamos el apio?

Cada cuánto regamos el apioDurante las primeras fases del cultivo del apio, el riego debe aplicarse regular y abundantemente para favorecer el crecimiento de manera uniforme.

Dependiendo del tipo de suelo y de las condiciones climáticas, el riego puede realizarse de 1 a 3 veces por semana.

Esto permite que la capa superior del sustrato se mantenga aparentemente seca para evitar daños en la base de la planta.

¿Cómo sembrar un apio paso a paso?

La semilla del apio tiene latencia irregular así que es importante conseguir buenos granos, los mismos que deberán germinarse en semilleros o en foamy agrícola. Los pasos son los siguientes:

  1. Por cavidad, colocar dos semillas en un sustrato de coco en polvo o peat moss previamente humedecido y cubrirlas ligeramente con este.
  2. Mantener el semillero en un lugar con poca luz, a temperaturas entre 10ºC y 15ºC. En ambientes más cálidos se necesita de la luz solar para germinar. No obstante, es recomendable seguir las instrucciones de los productores de semilla.
  3. Regar con un atomizador de agua para conservar siempre húmedo al sustrato.
  4. Esperar de 7 a 21 días hasta que crezcan hojas falsas y entonces mover el semillero a un lugar con mayor iluminación, pero protegido de la luz directa del sol, de la lluvia y del viento.
  5. La plántula puede trasplantarse al suelo después de 1 o 2 meses, cuando alcanza unos 15 centímetros de altura y ya hayan brotado 4 hojas verdaderas con un rabillo de 10 centímetros y una hoja de 5 centímetros. Conservar una distancia entre plantas de 20 a 30 centímetros.

Sembrar apio a partir de semilla

  1. Antes de sembrar, pon las semillas en remojo en agua caliente durante la noche. Esto acelerará la germinación. Las semillas son diminutas, así que manipúlalas con cuidado y ojo avizor.
  2. Llena las cajas de semillas o las macetas con una mezcla de inicio de semillas de buena calidad, y luego nivélala con cuidado.
  3. Presiona las semillas empapadas en la tierra de siembra; para conseguir una buena germinación, no las cubras con tierra. La forma más fácil de sembrar las semillas es golpear con cuidado el paquete por encima de la superficie de la mezcla para macetas y observar cuidadosamente cómo caen las semillas. Lo ideal es que caigan a unos dos centímetros de distancia. Una vez que hayas terminado, reafirma las semillas en su sitio.
  4. Cubre las bandejas/macetas de inicio con papel de plástico para retener la humedad. La germinación debería producirse en una semana aproximadamente, pero puede tardar hasta tres semanas; ten paciencia.
  5. Poco después de que aparezcan las plántulas, coloca una luz de crecimiento fluorescente a 5 cm por encima de ellas durante 16 horas al día (las plantas también necesitan horas de oscuridad).
  6. Mantén una temperatura ambiente de 21 a 24°C durante el día y de 15 a 18°C por la noche.
    Nebuliza regularmente.
  7. Cuando las plántulas tengan 5 cm de altura, transplántalas a macetas individuales de turba o a pisos más profundos con tierra nueva. En los pisos, separa las plantas al menos 5 cm.
  8. Endurece los plantones antes de trasplantarlos reduciendo ligeramente el agua y poniéndolos al aire libre (en un lugar protegido del sol) durante un par de horas cada día.
  9. Trasplantar al aire libre: Siembra el apio en el exterior cuando la temperatura del suelo alcance al menos 10°C y las temperaturas nocturnas no bajen de 4°C. (El tiempo frío después de la plantación puede provocar el atornillado).
  10. Riega a fondo.

¿Qué cuidados necesita el apio?

El crecimiento del apio es lento y puede verse afectado por el crecimiento y competencia de malas hierbas. Por esa razón se recomienda retirarlas cuando estas broten y no dejar que alcancen las 6 hojas para impedir su rebrote.

La cosecha del apio

Cosecha el apio entre el verano y durante el otoño hasta que empice el frío y se detenga su crecimiento.

Al ser una planta bienal, el apio puede pasar el invierno en climas más suaves, produciendo tallos ocasionales durante los meses más fríos y volviendo a crecer en primavera antes de llegar a florecer.

Puedes cosechar las plantas enteras, pero si cortas o recoges tallos individuales según sea necesario, las plantas seguirán produciendo durante más tiempo.

Las partes del apio que se cosechan son principalmente los tallos, que estarán por encima del suelo.

Recoge los tallos cuando quieras. El apio joven es tan bueno como el producto maduro.

Recoge los tallos de fuera hacia dentro. Puedes empezar a cosechar cuando los tallos tengan unos 20 cm de altura.

El apio puede conservarse en el jardín hasta un mes si se acumula tierra a su alrededor para mantener una temperatura ideal. El apio tolera una helada ligera, pero no heladas consecutivas.

Consejo: Cuanto más oscuros sean los tallos, más nutrientes contendrán. La textura cambia con el color; los tallos de color verde oscuro serán más duros.

Cómo almacenar el apio

Guarda el apio en una bolsa de plástico en la nevera o frigorífico.

El apio se almacena muy bien; puedes conservarlo durante muchas semanas sin problemas.

Los tallos de apio se pueden congelar. Corta los tallos en trozos de medio centímetro y guárdalos en bolsas para el congelador.

¿Qué plagas y enfermedades afectan al apio?

Plagas o Enfermedad Síntomas Control Prevención
Mosca de la roya de la zanahoria Plantas marchitas o atrofiadas; túneles con excrementos del color de la roya en las raíces de los cultivos de la familia de la zanahoria; podredumbre de las raíces Vigila a los adultos con trampas pegajosas amarillas Vigila a los adultos con trampas pegajosas amarillas; utiliza cubiertas de hileras; añade plantas autóctonas para invitar a los insectos beneficiosos; destruye los residuos de los cultivos; rota los cultivos
Virus del mosaico del pepino Varía, pero puede incluir retraso en el crecimiento, patrón moteado verde/amarillo/blanco o manchas anilladas en las hojas; crecimiento distorsionado de las hojas
Tijeretas Muchos agujeros pequeños en las hojas/tallos Utiliza cubiertas para las hileras; pon mucho mantillo; añade plantas autóctonas para invitar a los insectos beneficiosos
Babosas/caracoles Agujeros irregulares en las hojas; secreción viscosa en las plantas/suelo; las plántulas «desaparecen» Recoge a mano; evita el mantillo de corteza gruesa; utiliza collares de cobre para las plantas; evita el riego por encima de la cabeza; coloca tablas en el suelo por la noche
Virus del mosaico Varía, pero puede incluir retraso en el crecimiento, patrón moteado verde/amarillo/blanco o manchas anilladas en las hojas; crecimiento distorsionado de las hojas Destruye las plantas infectadas; elige variedades resistentes y semillas certificadas libres de virus; utiliza cubiertas para las hileras; desinfecta las herramientas; deshierba; controla los pulgones (portadores del virus); utiliza mantillo

El cultivo de apio puede verse afectado por las siguientes plagas: mosca de la zanahoria (Psylla rosae Fab), mosca del apio (Phylophylla heraclei), pulgones (Aphis Myzus persicae), gusanos grises (Agrotis), nemátodos (Dytilenchus dipsaci Kuehm), entre otros.

Protect Home - Kit Antihormigas Protección Total, 4 trampas de gel + spray insecticida barrera, interior y exterior

Las enfermedades que regularmente afectan los cultivos del apio son: mildiu del apio (Plasmopara nivea Schr), mancha foliar o tizón (Cercospora apii Fres), septoriosis (Septoria apii Chest, Septoria apii graveolentis), entre algunas otras.

Referencias

¡Hola!

Soy Arantxa Bellido y hace años que colaboro con Sembrar100. Soy graduada en Ingeniería Agroambiental (2014) por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agroambientales. También he cursado el Programa Oficial de Posgrado en Agrobiología Ambiental por la Universidad de Navarra.

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.