DMCA.com Protection Status
Purín de Ortigas
Evalúa este artículo!

Purín de Origas: ¿Qué es? ¿Cómo prepararlo? ¿Cómo lo utilizamos?

El purín de ortigas es uno de los remedios más usados en la agricultura ecológica, ya que se trata de un amasijo únicamente a base de ortiga y, por lo tanto, desprovisto de cualquier producto químico.  Completamente natural y ecológico. hortiga 2

Por sus propiedades, funciona eficazmente  como fertilizante y también como insecticida , lo que lo hace una gran alternativa para cultivos tanto domésticos como industriales.

Es rico en nitrógeno y otros micronutrientes, y contiene hormonas que estimulan y regulan el crecimiento de hojas, raíces y tallos en los cultivos. Como insecticida, funciona muy bien contra algunas plagas, ya que no sólo las elimina, sino que también las ahuyenta, volviéndose de esta manera un remedio preventivo.

Además, ayuda a combatir hongos bastante habituales en los cultivos, como el mildiu y el oídio.

Su preparación es bastante sencilla y no requiere mucho tiempo. Sólo sigue las indicaciones que en este artículo te presentamos y  comienza a hacer tu propio purín de ortigas .

¿Qué es el purín de ortigas?

La ortiga, del latín urtica, es una de las malas hierbas más comunes. Sin embargo, es una planta que puede usarse a nuestro favor, por los excelentes beneficios que aporta a los cultivos.

Es una planta arbustiva, cuya principal característica es que está cubierta por finos pelos que, al contacto con la piel, le producen lesiones que  provocan escozor, ronchas y prurito .

Estas reacciones ocurren porque los pelos urticantes de la planta, al ser tocados, vierten un contenido de ácido fórmico, resina, histamina y una sustancia proteínica desconocida. El escozor, principalmente, se produce por el ácido fórmico, que se presenta en grandes cantidades.

Cabe decir que los pelos son demasiado frágiles y pueden reventarse con el más simple roce. Por lo mismo, a la hora de manipular esta hierba, lo más recomendable es que te  protejas muy bien el cuerpo, en especial las manos. 

Para hacer purín de ortigas, lo único que necesitas es agua de buena calidad, preferentemente de lluvia y ortigas.

Ahora bien, si quieres ahorrarte el trabajo duro, pero sobre todo el mal olor, te gustará saber que, por suerte, el purín de ortigas se puede adquirir listo para diluir. Puedes encontrarlo en tiendas en línea o cualquier tienda de jardinería especializada.

¿Cuáles son su beneficios?

Son muchos los aportes del purín de ortigas a los cultivos. De manera general, tenemos:

  • Contiene numerosos minerales y micronutrientes indispensables para el desarrollo de las plantas, entre ellos, el hierro, fósforo, magnesio, calcio, silicio, vitaminas A y C.
  • El sílice que contiene fortalece los cultivos, haciéndolos más resistentes a hongos como el oídio, la roya y el mildiu.
  • Contienen hormonas que regulan el crecimiento en las raíces, hojas, flores y frutos, y protegen a las plantas frente a los ataques de parásitos o enfermedades.
  • Es un excelente fertilizante foliar. La fertilización foliar se utiliza para corregir las deficiencias nutricionales en los cultivos. Resulta de la aplicación de los nutrientes en las partes aéreas de las plantas, los cuales se pueden aplicar en forma soluble en agua.
Aquí algunos beneficios más del purín de ortigas:

  • Impide el marchitamiento y la clorosis de las hojas.
  • Favorece la germinación de las semillas y la floración.
  • Estimula el crecimiento y desarrollo de los cultivos.
  • Reactiva la composta, ya que favorece la descomposición de la materia orgánica.
  • Acelera el proceso de vermicompostaje, pues promueve la multiplicación de lombrices.
  • Contribuye a la fijación y fortalecimiento del sistema radicular.
  • Las propiedades de la ortiga mejoran el sustrato, proporcionándole un material excelente de acolchado.
  • Aporta grandes cantidades de hierro y nitrógeno. El nitrógeno, además de mejorar el sustrato, es el nutriente más indispensable para aquellas plantas en etapa de crecimiento.
  • Estimula el proceso de fotosíntesis, debido, sobre todo, al gas carbónico producido por las bacterias que lo conforman.
  • Aumenta la presencia de azúcares, potenciando de esta manera, el sabor de los frutos.
  • Acelera la actividad de microorganismos benéficos para los cultivos. Las bacterias que genera el purín de ortigas, por ejemplo, regulan la fermentación y aceleran la descomposición de los desechos.
  • Es un repelente eficaz.
  • Posee propiedades antisépticas y bactericidas.
  • Su elevada cantidad de ácido fórmico lo hacen un insecticida altamente efectivo como insecticida, sobre todo si se combina con cola de caballo.

¿Cuándo utilizamos el puríng de ortigas?

El purín de ortigas es altamente efectivo para prevenir infestaciones de plagas muy comunes, tales como pulgones, ácaros, araña roja, mosca blanca, larvas. cochinillas y algunas especies de grillos, como el talpa o cebollero. Es importante recalcar que ninguna variedad de pulgón soporta su efecto insecticida.

También es muy utilizado para prevenir la aparición de hongos y enfermedades como el mildiú, el oídio y la roya.

Es un gran estimulante para la germinación de semillas.

Se utiliza como fitofortificante y fertilizante de hojas y sustrato.

Se utiliza, también, durante las etapas de crecimiento. Si bien, su uso en etapas tempranas favorece la floración, no es muy recomendable utilizarlo como fertilizante durante este periodo.

¿Cómo preparamos purín de ortigas?

Ingredientes para hacer purín de ortigas

Para su preparación necesitas:

  • 10 litros de agua, preferentemente de lluvia. Evita el agua con cloro o con alto contenido de cal
  • 1 kg de ortiga fresca, la cual deberás recolectar antes de su floración. Esto es, 100 g de ortiga fresca por cada litro de agua.
  • 1 recipiente lo bastante grande para depositar los ingredientes.

Elaboración del purín de ortigas

Para su elaboración sigue los siguientes pasos:

1) Extrae la hojas de las ortigas, teniendo mucho cuidado de no lastimarte.
2) Si piensas utilizar agua de lluvia, deberás recogerla con mucho tiempo de anticipación.
3) Deposita las ortigas dentro del recipiente y agrega el agua, de modo que las cubra por completo. Revuélvelo todo y deja las plantas bien sumergidas.
4) Cierra el recipiente y colócalo en un lugar apartado y fresco.

Es indispensable que consideres que, durante los siguientes días, el compuesto desprenderá un aroma muy fuerte y desagradable, debido a su fermentación.

Así mismo, atraerá a bastantes moscas, por lo que no es muy recomendable prepararlo en departamentos, terrazas, balcones y lugares de uso común y muy frecuentados. Procura hacerlo en sitios muy apartados. Además, se impregna fácilmente.

Si lo prefieres, puedes conseguir concentrado ya preparado y ahorrarte el fastidio que implica su preparación.

5) Deja fermentar el purín de ortigas durante diez días, removiendo el amasijo cada tercer día.
6) El extracto estará listo para filtrarse cuando desaparecen las burbujas y se forma una película muy fina sobre el agua.
7) Cuela el extracto obtenido y deposítalo en botellas o garrafas. Para el tamizado puedes utilizar un filtro o cualquier trapo, que permita separar los sólidos de los líquidos.
8) Almacena las garrafas o frascos con el líquido, bien cerradas en lugar oscuro y fresco para prolongar su vida útil.
9) ¡Listo! El purín está listo para ser utilizado. Te recomendamos utilizarlo lo más pronto posible para que aproveches todas sus propiedades.

¿Cómo se aplica sobre nuestros cultivos?

La dosis puede variar, dependiendo del tiempo de macerado.

Si el extracto es muy concentrado y fétido, lo más recomendable es diluir una parte del líquido en dos partes de agua y aplicar con un rociador para que las gotas se adhieran fácilmente a las hojas.

Si deseas una mayor adherencia, se puede añadir un poco de jabón neutro a la dilución.

El diluido se puede almacenar en el refrigerador, durante 2 meses, antes de perder su efecto repelente.

¡Algunos Trucos!

  • Si se utiliza como repelente, se debe diluir en agua purín muy concentrado (preferentemente con más de 30 días de macerado) en una proporción de 19 partes de agua por 1 parte de purín.
  • La solución se aplica diariamente durante los primeros tres días, para luego aplicarse nuevamente cada 15 días, durante el resto del año. Aplícalo, de preferencia, en el envés y la parte superior de las hojas.
  • Si se utiliza como fertilizante, se diluye en una proporción de 9 partes de agua por 1 de purín concentrado.
  • Si quieres estimular la germinación de las semillas, antes de sembrarlas, remójalas durante 30 minutos en purín sin diluir. Puedes también remojarlas en una solución de 19 partes de agua por 1 parte de purín durante 12 horas.
  • Si vas a trasplantar plantones o plántulas, puedes remojar las raíces en una solución de 19 partes de agua por 1 parte de purín, durante 12 horas.
  • Para mejorar el enraizamiento del sistema radicular, riega sobre el sustrato una solución de 9 partes de agua por 1 de purín concentrado.
  • En caso de hongos, conviene combinar el tratamiento con purín de cola de caballo y realizar pulverizaciones cada 15 días hasta que la enfermedad remita.
  • Es recomendable que realices todos estos tratamientos por la mañana, con las plantas bien hidratadas por haberlas regado el día anterior. De esta manera, el cultivo absorberá mejor el extracto.
Quizás también te interesa:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest