La Margarita Gerbera: [Cuidados, Siembrar, Riego, Luz y Sustrato]

Inicio » Flores » Gerbera
Cómo sembrar Gerbera
NickyPe / Pixabay

Gerbera es un género de plantas de la familia de las Asteraceae (margaritas).

Recibió su nombre en honor del botánico y médico alemán Traugott Gerber que viajó mucho por Rusia y fue amigo de Carl Linnaeus.

La gerbera es originaria de las regiones tropicales de Sudamérica, África y Asia.

La primera descripción científica de una Gerbera fue realizada por J.D. Hooker en Curtis’s Botanical Magazine en 1889 cuando describió la Gerbera jamesonii, una especie sudafricana también conocida como margarita de Transvaal o margarita de Barberton.

La gerbera también se conoce comúnmente como margarita africana.

Características de la Gerbera

  • Nombre científico: Gerbera.
  • Nombre común: Gerbera o margarita africana.
  • Familia: Asteraceae.
  • Tipo de planta: Herbácea perenne.
  • Tamaño de la planta adulta: De 25 a 50 centímetros de altura con una extensión de 30 a 60 centímetros.
  • Exposición al sol: Pleno sol a sombra parcial.
  • Tipo de suelo: Rico y húmedo.
  • pH del suelo: 5,5 a 6,5.
  • Época de floración: Desde el verano hasta el otoño.
  • Color de las flores: Colores pastel pálidos de amarillo y rosa a naranja y rojo intenso.
  • Área nativa: Sudáfrica.
Plantar gerberas en jardín
Nietjuh / Pixabay

Las gerberas son una flor increíble. Sus colores son extremadamente vivos y bien cultivadas pueden embellecer tu jardín hasta límites insospechados.

La flor de la gerbera pertenece a la familia de las asteráceas, junto con los girasoles (Asteraceae), y es originaria de Sudáfrica.

Sin embargo, las gerberas que vemos hoy en día son el resultado de técnicas de hibridación que producen las grandes flores parecidas a las margaritas que suelen verse como flores cortadas en ramos.

Las gerberas pueden cultivarse a partir de semillas en el exterior, tanto en macetas como en parterres, pero no son resistentes a las heladas.

Las grandes cabezas de estas margaritas tienen pétalos en forma de rayo alrededor de un disco central de pequeñas flores verdes o negras. Hay cuatro clases diferentes de Gerbera: flor simple, flor semidoble, flor doble y flor araña.

Cada clase delimita el número, la posición y el tipo de pétalos. Las hojas de la planta son lobuladas, o pinnadas, y a menudo dentadas.

¿Dónde plantar mis gerberas? Las necesidades de luz

Las gerberas requieren de pleno sol a sombra parcial, pero no les gusta el calor intenso.

Dicho esto, permite el sol de la mañana en las zonas más cálidas y el pleno sol en los climas más fríos. Procura no plantar la gerbera cerca de cimientos o muros de piedra que reflejen el calor hacia la planta.

¿Cómo preparamos la tierra?

Cómo sembrar gerberas
corinaselberg / Pixabay

No empieces a sembrar tus gerberas hasta que tener un suelo rico, con alto contenido de materia orgánica.

Las gerberas se desarrollan mejor en suelos ligeramente ácidos con un pH de 5,5 a 6,5.

Los niveles más altos pueden causar clorosis, que se manifiesta con rayas amarillas en las hojas. Si el pH es demasiado bajo, aparecerán manchas negras en las hojas.

¿Cómo debemos regar las gerberas?

Las gerberas necesitan un riego regular de aproximadamente 2 centímetros cúbicos por semana.

Riega sólo cuando la tierra esté seca a uno o dos centímetros de la superficie.

Estas margaritas pueden necesitar un riego más frecuente cuando se cultivan por primera vez a partir de las semillas y durante los periodos de calor y sequía, como en verano.

Sembrar una gerbera paso a paso

Las margaritas Gerbera se venden en forma de brotes que pueden colocarse directamente en el suelo del jardín, pero la mayoría de las variedades también pueden cultivarse fácilmente a partir de semillas.

Sin embargo, su desarrollo a partir de las semillas es lento, por lo que esta opción económica sólo es posible en climas cálidos.

  1. Siembra las semillas en el interior, aproximadamente entre 12 y 18 semanas antes de la última fecha de las heladas. Siembra las semillas en macetas de turba o de papel, ya que a las gerberas no les gusta que se alteren sus raíces al trasplantarlas.
  2. Presiona las semillas sobre la mezcla de tierra en lugar de enterrarlas debajo, ya que necesitan luz para germinar.
  3. Cubre el recipiente con plástico para ayudar a mantener la humedad de la tierra y de las semillas expuestas.
  4. Coloca las semillas plantadas en un lugar cálido y soleado y espera aproximadamente de dos a cuatro semanas para la germinación.
  5. Trasplanta sus plántulas al exterior cuando haya pasado todo el peligro de heladas. Escoge un lugar con buen drenaje y buena exposición a la luz.
  6. Planta las plántulas en el suelo de forma que la copa quede a 2-5 centímetros por encima de la línea del suelo. O, si piensas llevar las margaritas al interior para pasar el invierno, simplemente hunde una maceta en el suelo y luego sácala, cuando llegue el otoño. Esto afectará menos a las raíces.
  7. Para mantener la planta en buen estado, elimina las flores gastadas. Si tus plantas se vuelven tupidas, quita algunas de las hojas centrales agrupadas para que entre más luz.

Cuidados de la gerbera

Cuidados de la Gerbera
MarjonBesteman / Pixabay

Las gerberas son susceptibles a las enfermedades fúngicas, aunque las variedades más antiguas lo son menos.

Pulverizar contra los hongos

Las pulverizaciones contra los hongos no suelen evitar la podredumbre de la corona, por lo que la plantación y el riego correctos son esenciales para el cuidado de las gerberas. Asegúrate de plantarlas con el espacio adecuado y en zonas con mucha luz.

Un poco de sombra en pleno verano está bien, pero sin luz directa las plantas se volverán pálidas y no producirán tantas flores.

Riega por la mañana para que las hojas puedan secarse durante el día y así reducir el riesgo de podredumbre y enfermedades fúngicas.

El cuidado de la margarita gerbera también puede mejorarse utilizando un fertilizante líquido con micronutrientes, como una emulsión de algas o de pescado.

Ojo con las orugas y los minadores

Vigila también las orugas y los minadores de las hojas.

Pulveriza, si es necesario, con un spray orgánico como el pelitre o el aceite de neem. Cultivar margaritas gerberas puede suponer algunos retos, pero supone una maravillosa recompensa cuando esas grandes y felices flores florecen.

Enfermedades y plagas que pueden atacar a nuestras gerberas

Plagas y enfermedades de la albahaca - PulgonesLos pulgones, las moscas blancas, los ácaros y los trips se dan un festín con las hojas de las gerberas.

Se sienten atraídos por las plantas estresadas, así que asegúrate de mantener tus plantas en buen estado de salud y de vigilarlas con regularidad en busca de signos de problemas.

Las poblaciones pequeñas pueden eliminarse con un fuerte chorro de agua y las grandes pueden controlarse con jabón insecticida o aceites esenciales naturales como el neem.

Como hemos comentado anteriormente, los minadores también pueden infestar las hojas. Elimina las hojas dañadas que muestren el signos de la formación de túneles.

El oídio, la podredumbre de la corona y la raíz pueden afectar a las plantas cuando el suelo está continuamente húmedo.

Deja que la tierra se seque entre riegos, pero no las dejes sin regar durante tanto tiempo que se marchiten y se estresen.

¿Ha sido útil esta publicación?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.