Sembrar Nabos en 12 sencillos Pasos: La Guía que Necesitas Leer

Sembrar Nabos Paso a Paso:

  1. ¿Dónde? Zonas soleadas. En verano evitaremos que les dé sol directo demasiadas horas, preferimos sombra y lugares frescos.
  2. ¿Cuándo? De Marzo a Junio. sembrar nabos 2
  3. ¿Tiempo de cosecha? Unos 40-50 días.
  4. ¿Riego? Abundante en verano. El resto del año no requiere demasiado, salvo períodos prolongados sin lluvia (semanas).
  5. ¿Tipo de riego? Ideal, por goteo.
  6. ¿Cómo queremos la tierra? Tierra ácida (pH por debajo de 7), con humus y ligero, que tenga facilidad para drenar.
  7. ¿Cómo abonamos? Ideal con la propia materia orgánica de cultivos anteriores. Excrementos de animales, muy descompuestos.
  8. ¿Cómo sembramos? Semillas cada 30cm, ligeramente enterradas. Tierra húmeda antes de sembrar.
  9. ¿Cómo cosechamos? Cuando la hoja crece unos 20-30cm y empieza a estar amarillenta.
  10. ¿Buenas asociaciones? Las judías, los tomates, las zanahorias, las lechugas y los guisantes. También con el apio.
  11. ¿Malas asociaciones? Rábanos.
  12. ¿Plagas y enfermedades? No demasiadas. Parecidas a las coles. Evitar tierra seca y con poco drenaje. Evitar hojas húmedas y suelos encharcados.

Los nabos son un tipo de hortalizas de raíz, como las cebollas o los ajos, que han sido bastante olvidados y dejados de consumir en los últimos tiempos.

¿La razón? La patata. Sin embargo, desde hace muchos muchos años el nabo ha alimentado al ser humano.

Es cierto que esta hortaliza no gusta a todo el mundo, debido a su fuerte olor y sabor, no obstante es un excelente acompañante para cualquier potaje, guisos o caldo que quieras hacer.

Además, las hojas frescas de nabo también se pueden cocinar y utilizar en las ensaladas.

¿Sabías qué...
Originariamente la calabaza de Halloween era un nabo?

Las propiedades del nabo

Los nabos se caracterizan principalmente por tener mucho calcio. Tanto la hortaliza, como sus raíces. Por lo que muchos médicos lo recomiendan para contribuir al desarrollo correcto de cualquier niño. 

Además, los nabos tienen:

  • Propiedades diuréticas y antiescorbúticas.
  • Son laxantes y refrescantes.
  • Poseen buena cantidad de vitaminas A, B5, B6, C y PP.
  • Tienen minerales como el azufre, el potasio, el yodo, el cinc, el hierro, el calcio, el cobre y el magnesio.

¿Dónde y cuándo los cultivamos?

sembrar nabos 4+El nabo aguante generalmente cualquier tipo de clima, aunque no está cómodo, ni tampoco se desarrolla bien en condiciones muy calurosas. 

Por lo tanto preferiremos sembrar nabos en épocas poco calurosas. En caso de hacerlo en verano, queremos que no le dé mucho sol. Escogeremos una zona sombreada y fresca.

¿Cómo queremos el suelo?

A la hora de sembrar nabos buscamos un suelo fresco, rico en humus y ligero. Por lo tanto es interesante pasar previamente la motoazada, para poder soltar el suelo y que tenga fácil drenaje.

Nos interesa que el suelo esté ligeramente ácido, con un pH por debajo de 7. 

El crecimiento del nabo no es bueno en tierras calcáreas. Por lo que evítalas.

Truco:
Los nabos son un tipo de hortaliza que crece muy rápido. Por lo que sembrarlos cerca de otras plantas de crecimientos más lento, como los guisantes, el apio o las judías suele ser una buena forma de asociarlos.

¿Cómo hacemos el abono?

sembrar nabos 5Preferimos no utilizar aportes orgánicos poco descompuestos.

Por lo que descartaremos en principio excrementos y otro abono de origen animal salvo que haga meses que lo hemos depositado y estamos seguros de que está muy descompuesto.

En general para cultivar nabos nos bastará con la propia materia orgánica originada de siembras anteriores.

Depositar previamente hojas caídas de otros árboles también es una buena idea. Aunque éstas deben de llegar a estar descompuestas.

¿Cómo regamos el nabo?

El nabo no es una hortaliza especialmente exigente con el riego.

En épocas poco calurosas, con la simple lluvia es probable que baste para que su crecimiento sea correcto. Sin embargo, debemos vigilar dos cosas:

  • Que la tierra drene correctamente. 
  • Que no pasen muchas semanas sin lluvias (a pesar de que las temperaturas sean bajas).

sembrar nabos 3Si ambas cosas se cumplen, no necesitaremos aportarle agua. 

En el caso de que las temperaturas sean más elevadas, como en verano, a los nabos no les debe faltar suministro de agua constante. 

Evitaremos los encharcamientos a toda costa, por lo que la opción que recomendamos para regar es sin duda la del goteo. 

Bastará con que riegues cada dos o tres días, unos 40 minutos. Dependiendo claro, del calor ambiental que haya. A más calor, mayor necesidad de agua.

También debes fijarte en la evolución de las hojas. Por la tarde, cuando cae el sol, es un buen momento para fijarnos si las hojas están muy caídas.

Suele ser un síntoma de falta de agua (en verano y con temperaturas elevadas).

Empezamos a sembrar nabos

La siembra de los nabos lo comenzaremos en los meses de marzo a junio. Aunque como hemos comentado anteriormente se puede realizar durante todo el año (excepto en los meses de mayor calor).

Enterraremos ligeramente la semillas (muy poco) en líneas separadas unos 30cm. Pisaremos un poco la zona donde hayamos sembrado las semillas.

Importante:
Debemos asegurarnos que la tierra está húmeda antes de sembrarlos. En caso de que esté muy seca regaremos por encima ligeramente para humedecerla. No queremos encharcar. Lo ideal sería un aspersor o una manguera que hiciera un efecto similar.

A medida que las hojas de los nabos van creciendo, iremos aclarándolas para favorecer su crecimiento. 

El cultivo

Nos aseguraremos, sobretodo al principio, que los nabos no tienen demasiada competencia con malas hierbas. Eliminaremos todas las malas hierbas que vayan apareciendo a consecuencia del riego, la lluvia o la propia humedad.

También puede ser interesante efectuar acolchados, con paja (por ejemplo), para retener la humedad de forma más eficiente.

Buenas asociaciones

sembrar zanahorias 4El nabo se lleva bien con las judías, los tomates, las zanahorias, las lechugas y los guisantes. También con el apio. 

Malas asociaciones

No se lleva bien con el rábano, además de que puede darle un sabor amargo.

Plagas y enfermedades

Los nabos no presentan muchas dificultados. 

Debemos evitar las malas hierbas y los encharcamientos, pues estos producen con mucha más facilidad la aparición de hongos. 

También debemos evitar regar las hojas de forma directa.

Los nabos son vulnerables de una forma parecida a las coles. Encontraremos problemas parecidos en su cultivo. Sin embargo, como hemos comentado, su siembra no tiene demasiada dificultad. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest