Cómo Sembrar Habas en tu Huerto: Guía Completa en [12 Pasos]

Inicio » Leguminosas » Habas

¿Conoces a Pitágoras?

Sí, el famoso matemático griego. El mismo del teorema de Pitágoras.

¡Pues a este genio no le gustaban nada las habas! Decía que las habas se parecían a las partes íntimas femeninas y a las puertas del Hades.

Increíble que una persona tan inteligente pudiera creer algo así. Pero lo que está claro es que en este caso  Pitágoras estaba equivocado.  

¿Por qué? Porque las habas son un alimento excelente.  Tremendamente nutritivo . En serio.

Si has llegado hasta aquí probablemente te interese aprender a sembrar habas. Bien, en el siguiente artículo vamos a describirte paso a paso lo que necesitas para tener éxito.

Echa un vistazo más abajo y acompáñame 🙂

Cómo Sembrar Habas Paso a Paso:

Las habas, Vicia faba, son leguminosas que nos aportan muchos beneficios nutricionales.

Originarias del Oriente Medio, las habas se consumen desde hace miles de años en los países mediterráneos y su cultivo se ha extendido a zonas de clima cálido de todo el mundo.

Pueden sembrarse en una variedad de climas y requieren de pocos cuidados, lo que las convierte en una alternativa excelente para cultivar en nuestro huerto.

Método para cultivar habas [11 Pasos]

  1. Limpia el terreno y deja el suelo lo más suelto posible. Extrae malas hierbas y restos de cultivos anteriores.
  2. Fertiliza el suelo al menos quince días antes de sembrar.
  3. Humedece el terreno antes de sembrar habas. De preferencia, la noche previa. Recuerda que el agua no debe quedar estancada
  4. Forma caballones de tierra. La siembra de habas debe hacerse en líneas y a golpes, es decir, se deben cavar agujeros sobre cada surco y colocar de dos a tres semillas en el interior. La separación entre líneas o caballones no debe ser inferior a 50 centímetros. Así mismo, entre cada agujero debe haber una distancia mínima de 40 centímetros.
  5. Introduce las semillas en el suelo. Asegúrate de que se mantengan a una profundidad máxima de 6 centímetros. Encuentra la parte negra en la semilla y plántala hacia abajo. Luego, cúbrela ligeramente.
  6. Selecciona la plántulas más sanas y fuertes. Las semillas germinarán entre los 7 y los 10 días. Si han germinado más de una semilla en cada agujero, conserva la más fuerte. Para hacerlo, no tires de la débil, pues puedes dañar las hojas. Una simple poda a nivel de suelo es suficiente.
  7. En general las labores después de la siembra son bastante sencillas. Hay a mantener el suelo limpio de malas hierbas y el suelo bien mullido, drenado y aireado.
  8. Estaca las plantas a medida que empiezan a ganar altura. Conforme crecen, los arbustos se cargarán de vainas pesadas y pueden vencerse si no cuentan con un buen soporte. Puedes evitarlo plantando estacas junto a tus plantas para ayudarlas a crecer. Ata la planta a cada estaca utilizando cordeles. Así les proporcionarás un buen apoyo. Esto evitará, además, la presencia de moho en los tallos.
  9. Protege tus plantas. Utiliza mallas para proteger tus plantas de plagas y posibles depredadores, en especial roedores y lagomorfos. Las mallas dejan el espacio suficiente para el crecimiento y el flujo del aire. También son una excelente ayuda en el otoño, puesto que ayudarán a conservar el calor cerca del suelo y protegen así a las plantas de las heladas.
  10. Retira los brotes nuevos. La planta producirá en exceso a menos que retires los brotes de la parte superior de la planta tan pronto veas que se producen. Puedes también cosechar algunas de las hojas para comerlas.
  11. Debes estar atento a la enfermedad fúngica y a la pudrición en la base de las plantas. Si ves manchas amarillentas o blanquecinas, quiere decir que debes regarlas menos y ventilarlas más.

¿Cuáles son los principales beneficios de las habas?

Las habas son ricas en proteínas y hierro. Contienen, además, vitamina C y aportan una gran carga de hidratos de carbono, fibra, celulosa, potasio, sodio, fósforo y magnesio.

  • Tienen índice glucémico bajo, siendo muy recomendables a las personas con diabetes o que deben cuidar sus niveles de azúcar en la sangre.
  • Tienen acción diurética y depurativa.
  • Su aporte en potasio las hace recomendables para las personas con hipertensión, mala circulación sanguínea o que padezcan retención de líquidos.
  • El fósforo que aportan ayuda a mantener el cerebro sano.
  • También proporcionan una mayor resistencia física, así como en la piel, dientes y huesos.

¿Qué variedades de haba hay?

Las variedades de haba más sembradas son:

  •  Aguadulce o Sevillana : Es una variedad precoz, de vainas grandes, de hasta 30 cm de longitud. Su ciclo está alrededor de los 200 días. Esta variedad es ideal para plantarla en el invierno o a finales del otoño.
  •  Granadina : para consumo en verde o en grano. Sus semillas son bastante grandes y de una coloración clara. Es la variedad que mejor resiste el frío.
  •  Sutton : crece tan sólo a 30 cm de altura, lo que la hace una excelente opción para jardines pequeños y espacios reducidos.
  •  Mahon blanca y morada : es una variedad muy resistente a la sequía, pero muy sensible al frío. Las plantas alcanzan hasta metro y medio de altura. 
  •  Imperial Green Longpod : produce vainas largas de 38 cm con varios granos cada una.
  •  Sibarita Roja : produce habas rojas brillantes.
  •  Muchamiel : procedente de Alicante, es la variedad que más se cultiva en la zona mediterránea. Se trata de una variedad precoz, con plantas de porte alto y vainas de entre 15 y 20 cm. Su ciclo vegetativo varía entre 190 y 200 días.

Para saber más, lee: Variedades de habas.

Sabías qué...
Una manera de suavizar su sabor es hervirlas junto con laurel, menta o cualquier otra hierba aromática.

¿Cuándo cultivar habas? Las fechas

dónde sembrar habasSiembra: La época de siembra está ligada al clima y se realiza de forma general a finales de otoño.

Como el cultivo prefiere temperaturas uniformes templado-cálidas, en climas muy fríos es preferible la siembra hasta la primavera.

Cosecha: según la variedad, puedes cosecharlas aproximadamente 90 días después de la siembra.

¿Qué temperatura y luminosidad requieren?

Las habas requieren de una  buena exposición al sol  para que se formen bien.sembrar habas

Si ubicas las plantas en semisombra, esto podría provocar la caída de las hojas y ciertas deficiencias en su desarrollo.

Las habas no son exigentes en cuanto a temperatura, no obstante, como ya hemos mencionado, prefieren temperaturas uniformes templado-cálidas y climas marítimos mejor que los continentales.

En términos generales, las habas necesitan una temperatura media de 16 ºC, aunque toleran bien las heladas.

Como dato importante, las semillas no germinan por encima de los 20 ºC y, durante el periodo que existe entre la floración y el cuajado de las vainas se debe procurar que la temperatura no exceda los 30 ºC, pues esto podría ocasionar malformaciones y abortos en las vainas inmaduras.

Recomendaciones:
  • Ubica tus plantas de haba en una zona con buena exposición solar.
  • Procura sembrar en lugares soleados.
Sabías qué...
Actualmente en Italia, se consumen dulces en forma de haba el día de los difuntos

¿Cómo regamos nuestras habas?

Puntos importantes a la hora de regar habas:
  • Frecuencia de riego: alrededor de 3 riegos por semana en los días posteriores a la siembra, durante la floración y en la formación de las vainas. De 1 a 2 riegos semanales el resto de los días.
  • Método de riego: por goteo.
  • Hora del día óptima para el riego: o a primera hora de la mañana o esperar hasta que llegue la noche.
  • Identificar exceso de agua: debilitamiento de la estructura, sobre todo del cuello. Aparición de hongos.
  • Identificar carencia de agua: flores que se caen, vainas poco llenas, follaje decaído, baja producción.

¿Qué necesidades de riego tienen?

Las habas necesitan de un buen nivel de humedad en la tierra aunque no con riegos muy frecuentes. Esto quiere decir que la aplicación de riegos mantendrá una frecuencia específica y tendrás que buscar una estrategia para que la humedad en el suelo se mantenga.

ScoutSeed 6 unids Bonsai Semillas de Plantas Frijol Grano Vicia Faba Verduras Casa Jardín

Lo recomendable es aplicar mantillo porque ayuda a proteger a las raíces del exceso de frío y también cuida de la humedad del terreno. Incluso con esta técnica, a veces no hará falta aplicar riegos si se ha producido alguna lluvia.

¿Cómo podemos detectar falta de riego en las habas?

Riego de HabasLas habas son especialmente sensibles a la falta de agua durante su fase de crecimiento. Un riego poco aprovechable podría ocasionar que las floraciones no sean abundantes o que las flores caigan antes de transformarse.

De igual forma, si se genera mientras las vainas están en formación, podrían quedar poco llenas, lo cual impactaría negativamente al momento de la cosecha.

Si la falta de agua es a principios de la siembra, la planta quizás no se desarrolle con la contextura esperada para lograr una buena producción. 

Y, en general, tendrá una repercusión en el follaje, el cual podría caerse o ser menos abundante, generando así una cosecha pobre.

¿Cada cuánto debemos regarlas?

La frecuencia de riego de las habas la tendrás que establecer en función a la fase de desarrollo en la que se encuentre la planta. De esta forma tenemos:

  1. Días posteriores a la cosecha: administrar hasta 3 riegos por semana si hace falta, pues la humedad en este punto es determinante para el crecimiento de la planta.
  2. Ciclo de desarrollo: se reduce la cantidad de agua que debes proporcionar, por lo que podría necesitar de 1 a 2 riegos semanales.
  3. Floración y desarrollo de vainas: vuelve a aumentar la necesidad de agua para ejecutar estos procesos, por lo que es probable que debas aplicar otra vez hasta 3 riegos semanales.

¿Cuál es la mejor forma de regarlas?

El método que mejor va para las habas es el goteo porque facilita distribuir de forma equitativa el agua sin poner en riesgo al follaje. Es importante que al momento de regar, ni las hojas, ni las flores, ni las vainas reciban humedad porque podrían quemarse con el sol.

Ehomfy 40M Kit Riego por Goteo de Jardín, Conjuntos de Aspersores de riego Césped, Balcones y Terrazas
Ehomfy 40M Kit Riego por Goteo de Jardín, Conjuntos de Aspersores de riego Césped, Balcones y Terrazas

Además de eso, pueden volverse un lugar idóneo para el desarrollo de ciertos hongos que son amantes de la humedad. Otro aspecto ventajoso para preferir el goteo es que ayuda a que la distribución de agua sea en los niveles correctos para reducir los posibles encharcamientos.

¿Cómo detectamos exceso de agua en las habas?

Las plantas de habas son de poca altura, lo que podría ocasionar severos daños en el cuello si es sometida a encharcamientos. El exceso de agua causa un debilitamiento general de la estructura, ya que pareciera que se estuviese pudriendo lentamente.

La realidad es que esto es lo que sucede a nivel radicular y se manifiesta de esa forma en la parte aérea. Otra señal de que el riego está siendo excesivo es la aparición de hongos que dañarán de forma severa a la plantaEl consumo de habas es muy usual por el aporte vitamínico que suponen hacia cualquier dieta.

50 Semillas Haba, Aguadulce (Vicia faba) AKA, Haba, Hardy, fiable y versátil

Lograr un buen cultivo será posible siguiendo todas las estrategias recomendadas por especialistas, donde se encuentra el riego de habas por supuesto. Lo importante, en resumen, es mantener un buen nivel de humedad sin necesidad de que se produzcan encharcamientos.

Y gracias a que se cosecha en tiempos de frío, tendrás un apoyo valioso en esta materia porque la tierra tardará un poco más en secarse que si estuviese en verano. ¿Te queda alguna duda? Aprovecha los comentarios más abajo para que juntos la solucionemos.

Recomendaciones finales sobre el riego de las habas:
  • Al utilizar humus de lombriz también estarás favoreciendo el buen drenaje de la tierra.
  • Si lo prefieres, puedes hacer una mezcla de 300 kilogramos de súper fosfato y 150 de potasio por hectárea. Esta mezcla es ideal para suelos de tipo medio. Abona al menos quince días antes de la siembra. Para hacerlo, lo mejor es perforar el suelo con una pala o rastrillo antes de añadirle la mezcla. Esto facilita que los aditivos se mezclen y, al mismo tiempo, favoreces al sistema radicular de la planta.
  • Si tu jardín tiende a inundarse, es necesario que hagas todo lo posible para solucionarlo. Puedes crear pendientes para que el agua escurra hacia un lado e instalar canaletas para que sea más fácil recoger el agua.
  • Otra técnica eficaz para favorecer el drenaje es crear montículos de tierra y sembrar las habas sobre ellos, así se acumulará menos agua al pie de tus plantas. En el momento de plantar, aporta una buena cantidad de mantillo, composta, turba o estiércol para esponjar el suelo y airearlo. Si además le echas arena de río y lo mezclas bien con la tierra el resultado será favorable.
  • En casos extremos, lo mejor será que instales una red de tuberías de drenaje.

El sustrato y los nutrientes: ¿Cómo preparamos la tierra?

Como las legumbres se fertilizan a sí mismas, es poco exigente al suelo y puede desarrollarse en una gran multitud de condiciones.

Sin embargo, prefiere los suelos sueltos y mullidos, arcillosos o arcillosos calizos, y muy ricos en materia orgánica. De preferencia que sean profundos y frescos.

Es relativamente tolerante a la salinidad y le perjudican los suelos húmedos mal drenados.

 El pH óptimo oscila entre 7.3 y 8.2. 

cultivar habasNo necesitan una fertilización excesiva, ya que esta planta fija el nitrógeno del aire y responde bien a abonados de fósforo y potasio durante la floración y la fructificación.

Si te apetece, puedes ayudarle a la planta a transformar el nitrógeno, usando rhizobium. Esta bacteria establece una relación simbiótica favorable para las raíces de la planta de haba. Puedes encontrarla fácilmente en cualquier tienda de jardinería.

Es importante considerar que las habas necesitan cierto contenido de caliza en el terreno para prosperar. Además, es también esencial que no hayan cultivos anteriores de ninguna otra leguminosa.

Se recomienda abonar el suelo unos meses antes del cultivo para favorecer el crecimiento. Incorpora humus de lombriz para aumentar la fertilidad de la tierra.

Sabías qué...
Los egipcios creían que en los campos de habas las almas esperaban la reencarnación.

beneficios de las habas

La cosecha y la recolección de la haba

asoaciacones favorables de las habasPuede hacerse  entre 90 y 120 días después de la siembra , según la variedad. Una misma planta nos puede dar dos o tres cosechas.

Si los frutos se recogen demasiado pronto, no se obtendrá todo el rendimiento económico que puede esperarse y, si se retarda, las vainas se endurecerán y el producto mermará de calidad.

El momento para cosecharlas tiernas es cuando las vainas se vuelven amarillas. Retíralas con cuidado para no dañar el tallo.

En cuanto a la recolección de grano seco, éste se hace más tarde, cuando las vainas comienzan a oscurecerse. Debe recogerse el grano antes de que comience a desgranarse de forma natural.

Puedes guardar las pieles de las vainas para luego compostarlas. Si a esta composta le añades un poco de purín de ortigas será un fuerte abono que agradecerán el resto de tus plantas.

Así mismo, cuando hayas terminado con las habas, regresa la planta al suelo, pues resultan una fuente rica de nitrógeno para la tierra.

Corta la planta hasta la base y coloca las raíces dentro del suelo. Luego, cúbrelas con tierra.

Asociaciones favorables con las habas

Se asocian bien  con la patata, las espinacas y la lechuga. 

Muchas veces el cultivo se hace asociado con otras leguminosas y también con gramíneas.

Asociaciones no favorables

No se debe mezclar con el cultivo de liliáceas, como ajo, cebolla, puerro, espárragos o aloe.

Las Plagas y Enfermedades más comunes de las habas

Pulgones

Se recomienda aplicación de purín de ortiga como prevención.pulgones

Para combatirlos se puede aplicar jabón potásico o biodegradable en el envés de las plantas. Se debe aplicar muy temprano por la mañana o por la tarde, cuando el sol ya no dé en las hojas.

El jabón ayudará a limpiar la melaza excretada por el pulgón y reblandecerá su cutícula. Si la plaga persiste o es muy abundante, luego de limpiar las hojas con el jabón, aplicaremos extracto de neem, que actuará como insecticida.

Existe una variedad específica denominada pulgón negro del haba. Estos se acumulan en los extremos de los tallos.

Para combatirlos se recomienda despuntar los tallos a partir de la sexta flor, y pulverizar con jabón potásico para luego aplicar el extracto de neem.

Trips del guisante

Hibernan en el suelo en forma de larvas y a los pocos días se transforman en ninfas. Llegada la primavera atacan los cultivos de habas y guisantes.

Para combatirlos se recomienda colocar mallas alrededor de los cultivos y realizar una limpieza de malas hierbas y desperdicios.

Otra forma de prevención es utilizar jabón potásico y aceite de neem.

Sitona

Se trata de un escarabajo que roe los bordes de las hojas. Las larvas, además, pueden destruir los nódulos de Rhizobium reduciendo la capacidad fijadora de nitrógeno, afectando el correcto desarrollo de la planta.

Para combatirlos se recomiendan las pulverizaciones del follaje con insecticidas de contacto y utilizar insecticidas granulados para el suelo.

Mildiu

hongo mildii sembrar ajosEste hongo afecta principalmente a los cotiledones y a las primeras hojas, aunque puede manifestarse posteriormente.

Para combatirlo se recomienda eliminar malas hierbas y restos de cultivo, así como evitar el exceso de humedad promoviendo la adecuada ventilación de la planta.

Se deben eliminar las hojas afectadas. También se puede aplicar extracto de cola de caballo o azufre espolvoreado.

Roya

Ataca a la parte aérea de la planta, principalmente a las hojas y tallos, donde aparecen masas pulverulentas con aspecto herrumbroso.

El tratamiento recomendado es a base de fungicidas.

Botritis

Esta enfermedad se desarrolla en las hojas, aunque los tallos y flores también pueden ser infectados bajo condiciones favorables al hongo.

Aparecen puntos de color rojo. Es una enfermedad muy agresiva si se presentan las condiciones de humedad adecuadas.

El tratamiento recomendado es a base de fungicidas.

preparar tierra para sembrar habas

Referencias bibliográficas

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Mi nombre es Ricardo Gómez.

Desde pequeño me ha gustado leer y escribir. Ahora, que estoy cursando un máster en periodismo digital, colaboro como freelance escribiendo artículos para diferentes páginas web.

En especial me gusta compartir información sobre agricultura, siembra ecológica y medio ambiente. Entre otras aficiones 🙂

4 comentarios en «Cómo Sembrar Habas en tu Huerto: Guía Completa en [12 Pasos]»

  1. Una información muy extensa y concreta La estaba buscando hace días hasta encontrar este espacio, que me gustaría muchísimo no dejar de recibir información.
    De poder hacer preguntas y recibir respuestas sería de lo más completo.

    Responder

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.