Clavel
Evalúa este artículo!

Guía Completa sobre Cómo Sembrar Claveles [Paso a Paso + Imágenes]

Puntos importantes para Sembrar Claveles:

  • ¿Cuándo? En verano y hasta mediados de otoño.sembrar claveles
  • ¿Dónde? Requiere mucha luz solar. No son flores resistentes a las heladas. La temperatura óptima oscila entre 20-24º C.
  • ¿Cómo preparamos la tierra? El clavel prefiere suelos arenosos y sueltos, porosos, fértiles y con buen drenaje. No tolera los suelos arcillosos.
  • ¿Cómo regamos? No es muy exigente con los riegos. Procuramos que la tierra no se encharque. Cada dos días en verano, por goteo.
  • ¿Siembra mediante semilla? Camas de plantación de 1m de ancho y 30-40 cm de profundidad, separadas por pasillos de 0,5 m.
  • ¿Siembra mediante esqueje? Coloca los esquejes de 10 a 15 cm, a una profundidad aproximada de 3 cm
  • ¿Plagas y enfermedades? Pulgones, trips, minadores de hoja, tortrix europeo, roya y mancha foliar.

   

Junto con las rosas, son probablemente  las flores más populares en todo el mundo. 

El clavel es, sin duda, una de las plantas más hermosas del mundo. De origen mediterráneo, es una planta que florece varias veces al año en diversas tonalidades que van desde  los rojos, los rosados, los blancos y los amarillos

Uno de sus usos más extendidos es el de ornamento para eventos especiales, principalmente bodas. Te decimos cómo cultivar clavel de forma sencilla. Haz lucir tu jardín hermoso y elegante.

 

¿Qué necesitamos para sembrar clavel?

¿Cuándo se debe sembrar?

De preferencia en  verano y hasta mediados de otoño. 

Florece durante las temporadas de primavera y verano. Aunque su floración dura aproximadamente dos meses, con el cuidado correcto, en interiores, pueden florecer durante todo el año.

¿Dónde?

 La luz es esencial  para el cultivo de claveles, pues influye en su crecimiento vegetativo, en la firmeza del tallo y en la calidad y cantidad de las flores.

Requiere de grandes cantidades de luz solar directa a lo largo del día. Si la luz es insuficiente, los brotes son débiles y los tallos delgados y quebradizos.

En cuanto a la temperatura, no son flores resistentes a las heladas. Las temperaturas constantes de 0 ºC o menores provocan daños y deformaciones. Así mismo, las temperaturas superiores a los 35 ºC son fatales para la planta.

La temperatura óptima en verano se encuentra entre los 20 y los 24 ºC, mientras que en invierno se desarrolla bien en temperaturas que oscilan entre los 15 y los 18 ºC.

 

¿Cada cuánto se debe regar?

 No es muy exigente en cuanto a riegos. 

Durante los primeros tres meses, puede regarse una vez cada dos días, procurando que  la tierra no se encharque. 

Después, basta con mantener la tierra húmeda al tacto. Son suficientes riegos diarios y moderados durante las épocas de mayor calor, de preferencia, con un sistema por goteo, evitando tocar las hojas y los brotes.

El déficit de riego influye negativamente en el desarrollo y la calidad de la flor, mientras que el exceso de agua provoca clorosis generalizada en la planta.

El rango óptimo de humedad relativa oscila entre el 60-70%.

¿Cómo preparamos la tierra?

El clavel prefiere suelos arenosos y sueltos, porosos, fértiles y con buen drenaje. No tolera los suelos arcillosos.

 El pH debe estar comprendido entre 6.5 y 7.5. 

Se cultiva bien, de igual modo, sobre sustratos artificiales, como la lana de roca y la perlita.

¿Cuáles son las asociaciones más favorables para el cultivo de clavel?

Deben plantarse en un lugar en donde solo crezca clavel, ya que son sensibles a cualquier planta con la que deba competir por los nutrientes.

Cómo cultivar y plantar clavel Paso a Paso

Limpia el terreno

Extrae malas hierbas y restos de cultivos anteriores y todo tipo de residuos para garantizar que tu clavel pueda desarrollarse de manera adecuada. claveles cultivo

El acolchonamiento no se debe hacer al crecer los claveles. Se debe tener una circulación adecuada de aire en los tallos del clavel, para que este tenga un adecuado crecimiento.

Debe mantenerse libre de la humedad y del follaje siempre.

Humedece el terreno una semana antes de sembrar

Así reduces el riesgo de expulsar las semillas por la fuerza del agua.

Fertiliza el suelo

Esparce un poco de materia orgánica en el suelo para mejorar la calidad general antes de comenzar a sembrar las semillas de clavel.

La turba es excelente para fomentar el crecimiento de los claveles. También se puede utilizar el pulverizado de la corteza de pino como abono.

Un suelo rico en nitrógeno no es el más adecuado para el clavel.

Truco:
Si siembras leguminosas (judías, guisantes, etc) cerca, éstas desprenden nitrógeno sobre la tierra y son un fertilizante natural excelente.

Recuerda no usar demasiado fertilizante, ya que puede ser perjudicial, ocasionando una menor floración.

El clavel puede cultivarse de dos maneras principales

Mediante semillas directamente en el huerto o semillero

  • Se utilizan camas de plantación de 1m de ancho y 30-40 cm de profundidad, separadas por pasillos de 0,5 m.
  • Deberás introducirlas a 1 cm máximo de profundidad, procurando cubrirlas con un poco de mantillo.
  • Riega la tierra con regularidad hasta que germinen las semillas, lo que tomará aproximadamente 20 días.

Mediante esquejes

  • Deberá realizarse en primavera o inicios de verano.
  • Siguiendo las mismas indicaciones para el recipiente, coloca los esquejes de 10 a 15 cm, a una profundidad aproximada de 3 cm, procurando que el extremo que entierres no contenga hojas para evitar que el tallo se pudra.
  • Los cortes enraizarán aproximadamente entre los 25 y los 30 días. Este método se utiliza preferiblemente en el caso de los claveles perennes.
  • La desventaja de este procedimiento es que el clavel es no posee un olor tan intenso, en comparación con la reproducción por medio de semillas.

Selecciona la plántulas más sanas y fuertes.

Si ha germinado más de una semilla en cada agujero, conserva la más fuerte. Para hacerlo, no tires de la débil, pues puedes dañar las hojas. Una simple poda a nivel de suelo es suficiente.

Trasplanta tus brotes

Si has sembrado en maceta o semillero, deberás realizar el trasplante al mes de haber sembrado. Elige una  zona soleada y bien ventilada en el jardín.  Deja entre 10 y 20 centímetros entre cada una de tus plantas.

Tutorado

Antes de proceder a la plantación debe colocarse una malla tutor para dar apoyo a la planta y evitar que los tallos se doblen. Se deben colocar antes de que el tallo alcance su altura final. Es importante que las mallas estén lo suficientemente tensas para conseguir un buen tutorado.

Pinzamiento

Es una técnica que consigue que la planta ramifique.

Consiste en realizar un corte con la mano por encima del quinto nudo. Se suele realizar a las 4-6 semanas de la plantación. Cuanto más alto se efectúa el pinzado, el número de flores será mayor, pero la calidad de éstas probablemente disminuya.

Las características que determinan la calidad del clavel son:

  • La rigidez y longitud del tallo. Los tallos deben ser erectos.
  • La capacidad que tengan los tallos para emitir brotes laterales.
  • El número de flores por vara.

Recolección del clavel

La primera cosecha tiene lugar entre los tres y los cuatro meses después de la siembra. Se da cuando el botón floral presenta los pétalos exteriores abiertos, en las uniflores. Si son multiflores, la cosecha se efectúa cuando las tres flores terminales comienzan a abrirse.

El corte debe realizarse con las flores algo abiertas.

Se corta aproximadamente a un centímetro por debajo del nudo del tallo floral.

Plagas y enfermedades del clavel

Algunas de las plagas y enfermedades más comunes que afectan al clavel son:

Pulgones

pulgonesPara combatir al pulgón se puede aplicar jabón potásico en el envés de las plantas.

Si la plaga persiste o es muy abundante, también aplicaremos extracto de neem.

Trips

El control biológico se puede realizar mediante sus enemigos naturales. Los trips tienen varios depredadores naturales como ciertas variedades de ácaros, en especial el Amblyseius barkeri y la chinche Orius.

Otra forma de prevención es colocar mallas alrededor de los cultivos y realizar una limpieza de malas hierbas y desperdicios.

Para combatirlos, además, se pueden utilizar alternativas ecológicas, tales como el jabón potásico y, en casos extremos, insecticidas naturales como el extracto de neem.

Minadores de Hoja

minadores de hojaUna forma de prevención es colocar mallas alrededor de los cultivos y realizar una limpieza de malas hierbas y cualquier tipo de desperdicios o restos de cultivos anteriores.

Igualmente, la infestación de minadores puede prevenirse plantando cultivos de trampa cerca de las plantas que se quieren proteger. Puedes sembrar cenizo, aguileña o abutilón para llamar la atención de los minadores y reducir su incidencia en tus cultivos.

Tortrix Europeo

Son lepidópteros cuyas larvas comen las hojas y perforan los botones florales, devorándolos.

Para su control resulta eficiente un tratamiento con Bacillus thurigiensis.

Fusariosis

Lo mejor para evitar su aparición es la utilización de suelos resistentes a la fusariosis. Los sustratos artificiales, como la lana de roca y la perlita, son excelentes opciones.

También se pueden utilizar variedades resistentes.

Roya

Para su control se recomienda evitar el exceso de nitrógeno.

Mancha Foliar

Eliminar las plantas con punteados. Evitar el riego aéreo (aspersor o manguera).

Se recomienda regar en momentos en los que el follaje se seque rápidamente.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest