Guía para Aprender a Sembrar un Almendro Paso a paso: [+Imágenes]

Puntos importantes para sembrar un Almendro:

 

De todos los frutos secos que se comercializan en el mundo, la almendra es, sin lugar a dudas, uno de los más importantes.

Rico en antioxidantes, flavonoides y compuestos fenólicos, la almendra es muy rentable con respecto a otros frutos secos, debido a que su costo de producción es bajo en comparación.

No obstante,  su cultivo requiere de condiciones muy exigentes , ya que si no se cuenta con un clima adecuado ni las técnicas de cuidado apropiadas, es probable que los árboles no sobrevivan y mucho menos que den frutos.

Por eso, aquí te decimos la forma más adecuada para sembrar almendros.

 

¿Qué necesitamos para sembrar un almendro?

¿Cuándo se debe sembrar?

Al tratarse de un árbol frutal, es recomendable  su siembra a finales del mes de marzo .

Mayo y principios de junio también son un buen tiempo, ya que corresponde a la época en la que se siembran todas las especies de árboles de manera general.

El almendro puede florecer entre enero y febrero, por lo que florece bajo condiciones muy adversas (heladas, lluvias, vientos, etcétera).

Da fruto durante los meses de agosto y septiembre.

¿Dónde queremos cultivar un almendro?

sembrar almendrosEs un árbol frutal de zonas cálidas, por lo que resulta  poco tolerante al frío, y es muy tolerante a la sequía. 

Las condiciones lumínicas han de ser totales, así que lo mejor es disponerlo en campo abierto, lejos de cualquier obstáculo que pueda causarle sombra.

Demanda un largo período para la maduración del fruto. Así, si la floración tiene lugar en enero, pasan hasta nueve meses para la recolección.

Requiere de pocas horas-frío para la floración, entre 200 y 400.

Las temperaturas elevadas, así como la ausencia de lluvias, heladas y vientos son muy importante en la polinización, pues permite que las abejas expandan el polen libremente.

En este sentido, las abejas juegan un papel fundamental en el cultivo del almendro.

Su temperatura  óptima de crecimiento varía entre 20 y 25 ºC. 

Presenta daños con temperaturas menores a -1ºC.

¿Cada cuánto se debe regar?

qué necesitamos para sembrar almendrosAunque es tolerante a las sequías, un buen esquema de riego puede aumentar su producción, doblándola con facilidad.

 En riego por goteo se estima un consumo medio de 3.000 m3 por hectárea  para conseguir una buena producción.

El periodo de mayores requerimientos hídricos en el almendro se da durante los 30 días en que ocurren la brotación, la floración, la polinización y la cuaja.

Otro periodo que requiere un aumento en los riegos es el comprendido entre el inicio del engorde rápido de la almendra y las fechas en las que esta alcanza su longitud definitiva.

Exceptuando estos periodos, el riego normal es de una vez a la semana.

¿Cómo preparamos la tierra?

sembrar un almendroPrefiere suelos sueltos y arenosos, aunque vegetan en francos.

Le son perjudiciales los suelos encharcados y pesados, ya que no resiste la asfixia radicular y es muy susceptible a los ataques de Armillaria y Phytophthora.

Es ideal que incorpores cantidades razonables de fertilizante para que el almendro crezca con mayor rapidez y vigorosidad.

 El pH ideal es entre 5.5 y 9.0 

La profundidad del suelo se recomienda de al menos 70 cm.

Los almendros pueden alcanzar hasta 7 metros de altura.

Ten en cuenta que debes  sembrar el almendro dejando entre 5 y 7 metros de distancia de cualquier otro árbol , en especial si vas a sembrar dos almendros en un mismo terreno.

Cómo sembrar un Almendro paso a paso

sembrar semillas paso a paso 1) Haz germinar la semilla. 

Lo mejor para cultivar almendros de forma eficaz es hacer germinar la semilla.

Puedes utilizar cualquier semilla de almendro, que no son más que frutos secos de almendra, aún cubiertos por su cáscara. O si lo prefieres, también puedes comprar semillas con un distribuidor autorizado.

Primero, coloca las semillas en un tazón hondo lleno de agua y déjalas remojando durante una noche.

Al día siguiente, utiliza un cascanueces para abrir un poco la cáscara; si bien, esta aún debe permanecer unida, por la abertura que has hecho podrás ver el fruto en su interior.

 2) Desecha todas las semillas que muestren signos de moho. 

Siembra las semillas en una maceta.

sembrar100_11 3) Consigue una maceta de al menos 15 centímetros  y rellénala con una buena mezcla de tierra, asegurándote de que tenga un buen drenaje.

No es necesario utilizar fertilizante, aunque si lo crees necesario, puedes utilizar mantillo para darle a las semillas mayores nutrientes.

 4) Coloca la semilla con la abertura hacia arriba, a una profundidad de 2 a 5 centímetros. 

Finalmente, cúbrela de tierra y coloca la maceta en un lugar cerrado, pero bien iluminado.

Una vez que los brotes hayan empezado a crecer deberás trasplantarlos.

sembrar100_01 5) Limpia el terreno. 

Extrae malas hierbas y restos de cultivos anteriores y todo tipo de residuos para garantizar que tu almendro reciba la cantidad de nutrientes adecuada.

Todas las plantas deben ser extraídas desde la raíz para evitar que crezcan nuevamente.

sembrar100_03 6) Prepara el terreno. 

Humedece el terreno antes de sembrar; así reduces el riesgo de que los brotes se muevan por la fuerza del agua.

Fertiliza el suelo. Esparce una capa de 2,5 cm de composta sobre la tierra.

Introduce las semillas en el suelo.

 7) Forma un montículo de 5 cm de altura y coloca cada brote en el centro. 

Empúja hasta 3 cm de profundidad. Los montículos evitarán que el agua se acumule cerca de las raíces de la planta conforme va creciendo.

Riego por goteo 8) Riega los almendros recién trasplantados. 

Riégalos con un galón de agua cómo mínimo para mantener la tierra bien hidratada.

Después de este riego inicial, debes mantener un horario de riego regular conforme el árbol vaya creciendo.

 9) Protege el árbol y dale un buen mantenimiento. 

Coloca una malla de tela metálica para proteger las plantas mientras están creciendo.

sembrar100_15 10) Poda regularmente las plantas. 

A lo largo del ciclo vital del almendro, iremos retirando las hojas en malas condiciones.

Esto es recomendable hacerlo a inicios del invierno, ya que la madera del árbol se encuentra inactiva y permite una eliminación fácil y segura.

Sin embargo, las ramas muertas deben eliminarse inmediatamente en cualquier momento del año.

Para podar las ramas, usa unas tijeras de jardín para realizar un corte limpio cerca de la base de la rama.

sembrar un almendro 11) Poliniza las flores. 

Si has cultivado almendros para cosechar sus frutos, es necesario polinizar las flores. Las abejas son las polinizadoras más comunes para las almendras.

La forma más fácil de promover la polinización es teniendo múltiples árboles. Cuando tengas dos o tres árboles creciendo juntos, las abejas empezarán a transportar el polen de un árbol a otro.

Un periodo intenso de lluvias puede afectar la polinización, ya que reducen la afluencia de abejas. Si usas pesticidas, asegúrate de que no dañen a esta especie importante.

 12) Ten en cuenta que el almendro tarda hasta cinco años antes de comenzar a dar frutos. 

El hecho de que tengas un árbol fuerte y sano, no garantiza que vaya a dar frutos.

Para asegurarte de que lo haga, puedes considerar realizar un injerto. Dicho de otro modo, deberás colocar el esqueje de un árbol que si da fruto en el tronco de tu árbol para que se fusionen y se conviertan en una sola planta.

 13) Hay diferentes formas de hacer injertos. 

Te recomendamos que consultes con un experto para que te oriente en la manera más eficaz de realizarlo. También deberás asegurarte de que ambas especies que piensas injertar son compatibles.

Como cosechar las almendras

cultivar almendrosLa recolección de la almendra depende del estado de maduración y de la facilidad de derribo y pelado.

Las almendras  suelen cosecharse entre agosto y octubre  cuando el fruto exterior se ha secado y se ha abierto.

Sacude el árbol y recolecta las almendras que caigan.

En ocasiones, los frutos caen sin necesidad de agitar los árboles, y aunque son perfectamente comestibles, hay que hacerlo pronto antes de que se pudran.

Se recomienda congelar los frutos con cáscara durante 1 o 2 semanas para matar cualquier residuo de plagas.

Plagas y enfermedades del almendro

Algunas de las plagas y enfermedades más comunes que afectan al almendro son:

Orugueta (Aglaope infausta)

Se alimenta de las hojas cuando éstas comienzan a brotar, ocasionando que pierdan fuerza.

Para su control pueden emplearse aceites que controlan la plaga, ya sea durante el invierno o en primavera al iniciar la brotación.

Puede combatirse, además, con Bacillus thurigiensis.

Tigre (Monosteira unicostata)

Es un hemíptero muy voraz, que puede propagar infecciones en los árboles, provocando daños en la actividad vegetativa del almendro.

Para su control se recomienda el uso de trampas y control biológico mediante depredadores naturales.

Polilla defoliadora (Malacosoma neustria L.)

Las larvas devoran los brotes y pueden llegar a dejarlos sin hojas.

Para su control se recomienda recoger los huevecillos a mano y destruirlos.

Pulgones (Myzus persicae)

Atacan los brotes más jóvenes y provocan deformaciones en las hojas. Si el ataque es muy fuerte, las deformaciones pueden darse en los frutos también.

Para su prevención, se recomienda aplicar jabón potásico y aceite de neem.

Antracnosis (Gloesporium amygdalinum)

Es una enfermedad de los árboles y las plantas que se da en sustratos muy húmedos. Puede provocar necrosis en el cuerpo del almendro.

Para prevenirla se recomienda regar por goteo o aspersiones y aplicar cola de caballo. Así como favorecer la buena ventilación del árbol.

”Más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quiéres conocer los mejores Trucos para tu propio Huerto Ecológico?

Te iremos enviando los mejores trucos que hemos aprendido para aplicar directamente en tu huerto. Sin publicidad y sin basura. Gracias :-)

¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest