Mantillo Orgánico: 6 Tipos, Ventajas y Desventajas

Los acolchados o mantillos orgánicos pueden eliminar o reducir el crecimiento de las malas hierbas y ofrecer otros beneficios importantes, como materia orgánica, nutrientes, conservación de la humedad, protección del suelo y moderación de la temperatura del mismo.

Los inconvenientes son los costes y el trabajo a la hora de aplicarlos, la eficacia limitada sobre las malas hierbas perennes, el retraso en el calentamiento del suelo y la posibilidad de que transportes semillas de malas hierbas y/o plagas.

El heno, la paja y el forraje recién cortado o los cultivos de cobertura se encuentran entre los mantillos orgánicos más versátiles y utilizados.

mantillo orgánico
Life-Of-Pix / Pixabay

Pueden suprimir la germinación y el crecimiento de las malas hierbas cuando se aplican en proporciones razonables, son bastante fáciles de aplicar, reducen las pérdidas de humedad del suelo por evaporación; al tiempo que permiten que las precipitaciones lleguen al suelo.

Cuidado con esto: Hay que tener cuidado para evitar introducir semillas de malas hierbas o residuos de herbicidas con el heno comprado u obtenido de otro sitio.

Las hojas de los árboles, la broza astillada y otros acolchados forestales suelen ser buenos para zonas pequeñas con a algunos frutales y otros cultivos perennes, sin embargo no son la mejor opción para el control de las malas hierbas a escala de varias hectáreas.

Este artículo explora en mayor profundidad las propiedades, usos, ventajas y desventajas de los diferentes mantillos orgánicos que podemos encontrar y utilizar.

Qué es el mantillo
AndreasGoellner / Pixabay

¿Qué es un mantillo orgánico?

Entre los materiales de un mantillo orgánico se encuentran la paja de cereales, el heno fresco o viejo, el forraje recién cortado o los cultivos de cobertura, la maleza astillada, las virutas de madera, las hojas de los árboles, los residuos de la desmotadora de algodón, las cáscaras de arroz o trigo sarraceno y otros residuos de cultivos.

El heno y la paja son los mantillos orgánicos más utilizados en la horticultura ecológica.

El moho de las hojas (hojas de árbol descompuestas), el compost y el estiércol envejecido también se han utilizado como mantillos orgánicos, aunque su textura desmenuzada puede no proporcionar una barrera tan eficaz para las plántulas de malas hierbas como otros materiales.

¿Cómo el mantillo orgánico puede bloquear el crecimiento de malas hierbas?

Los mantillos orgánicos suprimen las malas hierbas de varias maneras.

  1. En primer lugar, bloquean los estímulos para la germinación de las semillas al interceptar la luz, reducir la temperatura del suelo y amortiguar en gran medida las fluctuaciones de temperatura entre el día y la noche. Como resultado, germinan menos semillas de malas hierbas bajo el mantillo que en el suelo descubierto.
  2. En segundo lugar, el mantillo dificulta físicamente la aparición de las malas hierbas que sí germinan. Si el mantillo es lo suficientemente grueso como para impedir que la luz llegue a las plántulas atrapadas, éstas acaban muriendo. E
  3. En tercer lugar, algunos materiales de acolchado, como la paja de cereales y los forrajes recién cortados, liberan sustancias naturales que inhiben el crecimiento de las plántulas de malas hierbas durante varias semanas después de su aplicación, un proceso conocido como amelopatía.
  4. Por último, los mantillos orgánicos pueden mejorar el crecimiento de los cultivos y su competitividad frente a las malas hierbas al conservar la humedad del suelo y moderar su temperatura.
Cómo funciona el mantillo orgánico
CJ / Pixabay

La paja y otros acolchados orgánicos bloquean eficazmente el crecimiento de la mayoría de las malas hierbas que germinan desde semilla, aunque las gramíneas y las malas hierbas de hoja ancha de semilla grande pueden requerir un mayor espesor de material que las malas hierbas de hoja ancha de semilla pequeña, que tienen plántulas más delicadas.

Las malas hierbas perennes que surgen de rizomas, tubérculos u otros propágulos vegetativos suelen atravesar la mayoría de los mantillos orgánicos.

Las malas hierbas que ya han surgido en el momento de la aplicación del mantillo deben ser cultivadas o arrancadas antes de extender el mantillo; la simple colocación de los materiales orgánicos sobre las malas hierbas establecidas es menos eficaz. Una vez que las malas hierbas atraviesen el mantillo, disfrutarán de los mismos beneficios que el resto de plantas que has cultivado y crecerán vigorosamente.

Por lo general, algunas malas hierbas acabarán emergiendo a través del mantillo orgánico. Los cultivos de crecimiento rápido, que forman la copa, como la batata, la calabaza o el frijol, a menudo dan sombra a estas malas hierbas que crecen más despacio.

En las hortalizas de crecimiento más lento y menos competitivas, como la cebolla y la zanahoria, puede ser necesario desbrozar manualmente o aplicar un mantillo adicional para mantener un control satisfactorio de las malas hierbas.

A continuación vamos a ver los tipos de mantillo orgánico más habituales y utilizados.

Heno

Heno como mantillo orgánico
bogitw / Pixabay

El heno se utiliza a menudo para cubrir los cultivos hortícolas en algunas regiones, donde los sistemas agrícolas predominantes incluyen la producción de heno, y el heno viejo es más asequible que la paja y otros materiales.

El heno tiene algunos inconvenientes y debe elegirse y utilizarse con cuidado. Sin embargo, es bastante fácil de aplicar en plantaciones a pequeña escala, y suele ser beneficioso para la calidad del suelo y la producción de los cultivos.

Ventajas del uso de heno como mantillo orgánico

Un mantillo de heno de unas 7 y 10 centímetros de grosor puede:

  1. Reducir la aparición de plántulas de malas hierbas, especialmente de las anuales de hoja ancha de semilla pequeña.
  2. Proporcionar un hábitat para los organismos beneficiosos, incluidos los escarabajos de tierra y otros consumidores de semillas de malas hierbas.
  3. Permitir que el aire y la lluvia lleguen al suelo.
  4. Moderar la temperatura del suelo cuando hace calor.
  5. Conservar la humedad del suelo.
  6. Evitar la formación de costras en el suelo y la erosión.
  7. Mantener las calabazas, los melones y otros cultivos frutales fuera del contacto directo con el suelo y, por tanto, más limpios.
  8. Añadir cantidades importantes de materia orgánica y nutrientes de liberación lenta, especialmente potasio (K).
Heno mantillo orgánico
Vladvictoria / Pixabay

Desventajas

El heno tiene algunos inconvenientes como mantillo orgánico:
  • No suprime la mayoría de las malas hierbas perennes.
  • Puede contener semillas de malas hierbas o residuos de herbicidas (véase el recuadro).
  • Puede albergar babosas, chinches, topillos y otras plagas.
  • Puede mantener el suelo demasiado fresco o húmedo, retrasando el crecimiento o la maduración de los cultivos.
  • Puede acentuar los daños causados por las heladas al impedir que el calor radiante del suelo llegue al follaje de los cultivos.
  • Puede acumular niveles excesivos de postasio (K) en el suelo cuando se utiliza año tras año.

Si compras heno: Vigila su procedencia

El heno procedente de otros lugares es una fuente notoria de nuevas y graves especies de malas hierbas en una explotación.

Incluso en campos con una buena gestión de las malas hierbas, el heno que se ha cortado demasiado tarde en su desarrollo llevará semillas de las propias especies de forraje, que pueden ser una molestia si aparecen en un cultivo de hortalizas.

Además de las semillas de malas hierbas, el horticultor debe estar atento a la posibilidad de restos de herbicidas tóxicos.

Algunos henos de hierba se producen con el uso de productos para el control de las malas hierbas que contienen ingredientes activos muy persistentes, como clopiralid, aminopiralid, picloram y aminociclopirachlor, todos ellos muy tóxicos para las plantas de hoja ancha.

El heno procedente de campos tratados con cualquiera de estos materiales puede causar graves daños a los cultivos de la familia del tomate, la familia de las cucurbitáceas y otras hortalizas alrededor de las cuales se aplica el heno como mantillo.

Los síntomas incluyen el rizado y la torsión de las hojas y los pecíolos (tallos de las hojas), y el retraso en el crecimiento, lo que puede llevar al fracaso del cultivo o a la muerte de la planta.

Las plantaciones posteriores de hortalizas o cultivos de cobertura de hoja ancha pueden seguir mostrando síntomas durante un año o más después de la contaminación inicial, y el campo puede perder la elegibilidad para la certificación orgánica hasta que los residuos de herbicidas hayan desaparecido.

Heno
OpenClipart-Vectors / Pixabay

Estos herbicidas no se degradan con el compostaje. Si los caballos o el ganado pastan o comen heno de los campos tratados, y su estiércol se compostó en caliente, se curó durante un año y se aplicó a los lechos de hortalizas, éstas pueden seguir siendo tóxicas.

Nuestra recomendación antes de adquirir heno:
Antes de traer el heno a tu terreno, jardín o explotación agrícola para utilizarlo como mantillo en los cultivos hortícolas, siempre vale la pena consultar con el agricultor que cultivó el heno sobre las prácticas de gestión de las malas hierbas, el uso de herbicidas y el momento del corte en relación con el establecimiento de las semillas del forraje.

No todo el heno es igual. El heno de hierba es más bajo en nitrógeno (N) y fósforo (P), más alto en K, y más persistente y supresor de malas hierbas que el heno de leguminosas.

Debido a su elevada relación entre el carbono y el nitrógeno (C:N), se ha informado de que el heno de hierba absorbe el nitrógeno del suelo. Sin embargo, es más probable que esto ocurra cuando el heno se incorpora al suelo, no cuando se aplica a la superficie como mantillo.

Una mezcla de gramíneas y leguminosas (como fleo-alfalfa, festuca-trébol rojo, o centeno-veza lechera) produce un mantillo más equilibrado que proporciona nutrientes de liberación lenta a la vida del suelo y a los cultivos, y persiste lo suficiente como para proporcionar varias semanas de supresión de malas hierbas.

Paja

Paja mantillo orgánico
blende12 / Pixabay

La paja, definida aquí como los tallos y otros residuos que quedan después de la cosecha de un grano maduro, es similar al heno en cuanto a su textura, potencial de protección del suelo y conservación de la humedad, supresión de las malas hierbas y métodos de aplicación.

La paja se diferencia del heno en que:

  1. Tiene una mayor proporción de carbono y nitrógeno (relación C:N).
  2. Proporciona un mantillo más limpio y persistente que se descompone más lentamente y es más eficaz para mantener limpios los frutos de la calabaza y otros cultivos de vid.Puede
  3. transportar semillas del propio cultivo de cereales, pero es menos probable que transporte otras semillas de malas hierbas.Tiene niveles de K algo más bajos y una liberación de K más lenta.
  4. Es de color más claro y más reflectante, por lo que puede enfriar el suelo más que el heno.
  5. Debido a que la paja es mucho menos probable que introduzca nuevos y serios problemas de malas hierbas que el heno, los horticultores ecológicos situados en o cerca de las regiones
  6. productoras de grano donde la paja está disponible y es asequible, suelen preferir la paja al heno. La elevada relación C:N de la paja impide que se libere mucho N del mantillo para el cultivo
  7. del año en curso, pero normalmente no provoca la acumulación de N en el suelo, siempre que el mantillo se sitúe encima del suelo y no se labre.

El drástico enfriamiento del suelo bajo la paja puede retrasar el crecimiento del cultivo; sin embargo, puede ser beneficioso para los cultivos de clima frío como la patata, en los que el crecimiento del tubérculo se ve inhibido por las temperaturas del suelo superiores a los 25ºC; y para otros cultivos durante el clima caluroso del verano.

Por ejemplo, el tomate muestra una óptima absorción de nutrientes y producción a temperaturas de la zona radicular de 25ºC y 30ºC, y se estresa a temperaturas más altas; por lo tanto, a menudo se desempeña mejor en los mantillos orgánicos que en los de plástico durante el calor del verano.

La paja brillante y reflectante puede intensificar el calentamiento del follaje de los cultivos bajo una cubierta de hilera, lo que provoca daños en los cultivos (Kittredge, 2008-09a), y también puede aumentar los daños de las heladas.

Paja
blende12 / Pixabay

Algunos horticultores han racionalizado la cosecha y la aplicación de mantillo en la explotación utilizando una picadora de mayales y un carro de forraje para la cosecha, y luego sacando el forraje recién cortado del carro mientras se arrastra lentamente a lo largo de las hileras de cultivo.

Otros productores, cultivan hileras alternas de hortalizas y cultivos de cobertura (por ejemplo, patata), y siegan periódicamente el cultivo de cobertura, soplando los recortes en la hilera de hortalizas como mantillo.

Este enfoque ahorra la mano de obra y los costes de curar, enfardar y almacenar el heno.

Sin embargo, se ha reportado que la hierba fresca o la leguminosa «picada verde» promueve ciertos patógenos transmitidos por el suelo durante un corto período después de la aplicación; por lo tanto, los acolchados de forraje recién cortado deben ser probados en un área pequeña para cada cultivo antes de la aplicación en todo el campo.

Algunos consejos para el uso óptimo del mantillo de paja para el control de las malas hierbas:
  • Cultivar y utilizar la paja de la propia explotación, si es posible.
  • Antes de comprarlo, comprueba que la paja no contiene semillas de malas hierbas ni residuos de herbicidas.
  • Aplica el mantillo cuando los cultivos estén bien establecidos, y la temperatura y la humedad del suelo sean óptimas para los cultivos en cuestión (excepción: el ajo plantado en otoño se cubre con mantillo inmediatamente después de la plantación).
  • Aporca o cultiva al principio de un día cálido y soleado, espere de 12 a 36 horas para dejar que las malas hierbas arrancadas mueran, y luego extiende el mantillo (se aplica a todos los mantillos orgánicos).
  • Usa suficiente paja para suprimir la mayoría de las plántulas de malas hierbas.
  • Controle los niveles de nutrientes del suelo, especialmente el potasio (K).
  • Rota las hortalizas con mantillo con los cultivos sin mantillo o con la producción de heno.

Hojas de árboles

Hojas de árboles como mantillo orgánico
rihaij / Pixabay

Las hojas de los árboles que caen naturalmente en otoño se utilizan a veces como mantillo en la producción de hortalizas.

Son ricas en calcio (Ca) y micronutrientes, contienen cantidades pequeñas o moderadas de N, P y K, y se descomponen gradualmente para formar el moho de las hojas, un material similar al humus que es valorado por los horticultores.

Muchas personas rastrillan las hojas de otoño para eliminarlas, y cada vez más agricultores aceptan las hojas como mantillo o para hacer materia orgánica casera como el compost.

Las hojas se utilizan a menudo para las bayas y algunas otras plantas perennes que toleran o prefieren cierta acidez.

Las agujas de pino (paja de pino) son más bajas en nutrientes, más persistentes y más ácidas que las hojas de madera dura, y pueden ser especialmente útiles para los arándanos, que requieren un pH bajo.

Las hojas de los árboles son mucho menos propensas que el heno a transportar las semillas de las malas hierbas agrícolas; sin embargo, se ha observado que transportan semillas de árboles (especialmente de arce o fresno), que germinan en vigorosas plántulas que emergen fácilmente a través del mantillo.

Título de caja
  • Tendencia a apelmazarse cuando se moja, creando condiciones de suelo empapado o sin aire.
  • Tendencia a desaparecer con el viento cuando están secas, o a caer sobre las plántulas y asfixiarlas.
  • Aplicación intensiva de mano de obra, no factible a gran escala.
  • Presencia de basura (latas, vidrio, plástico, etc.) en las hojas municipales o en los residuos de jardín.
  • Los beneficios para el suelo de las hojas de los árboles también pueden aprovecharse incluyéndolas en pilas de compost, o haciendo moho de hojas (hojas envejecidas durante 1-2
  • añoshasta que se desmenuzan), que es una excelente enmienda del suelo o ingrediente de la mezcla para macetas.

Virutas de madera, corteza

Virutas de madera mantillo orgánico
_Alicja_ / Pixabay

Estos acolchados de productos forestales se utilizan con mayor frecuencia en cultivos perennes como las bayas y las plantas ornamentales perennes, muchas de las cuales prefieren un suelo algo ácido y rico en micorrizas y otros hongos beneficiosos que se apoyan en estos materiales.

Suelen ser más gruesos y de mayor densidad que el heno o la paja, requieren un mayor tonelaje por acre para suprimir las malas hierbas y pueden no ser económicos para la mayoría de las aplicaciones a gran escala.

Otras ventajas de las virutas de madera como mantillo orgánico:
  • Alta relación calcio y nitrógeno.
  • Vida relativamente larga.
  • Propiedades alelopáticas en estado fresco, especialmente en el caso del nogal y algunas coníferas (maderas blandas).
  • Aportan calcio (Ca), micronutrientes y pequeñas cantidades de N, P y K.
  • Formación de humus estable cuando está totalmente descompuesto.

Los mantillos a base de madera o de corteza deben envejecer durante al menos un año en el exterior antes de su aplicación cerca de las hileras de cultivo, para minimizar la posible supresión alelopática del crecimiento de los cultivos.

Sin embargo, la maleza fresca astillada puede ser útil para suprimir las malas hierbas en los caminos o callejones entre las camas. Algunas personas han obtenido excelentes resultados con astillas de madera dura de 1 a 2 años como mantillo, y con astillas de madera dura de 8 a 11 años como enmienda del suelo para el arándano.

Los mantillos de virutas y cortezas no deben apilarse contra las bases de los árboles o arbustos, ya que esto puede favorecer el desarrollo de enfermedades fúngicas.

Serrín

Serrin mantillo orgánico
Goumbik / Pixabay

El serrín es químicamente similar a otros productos de madera, pero al estar tan finamente dividido.

Título de caja
  • Tiende a apelmazarse y a mantener el suelo húmedo y sin aire.
  • Puede retener el N del suelo, ya que las partículas pequeñas o los carbohidratos solubles se filtran al suelo.
  • Puede ser bastante alelopático contra los cultivos durante un corto periodo de tiempo.Puede ser penetrado por algunas malas hierbas, y puede proporcionar un buen medio de germinación para las semillas de malas hierbas transportadas por el viento.
  • Puede ser arrastrada por las lluvias fuertes en los campos en pendiente.

Compost

Compost
Antranias / Pixabay

Algunos agricultores utilizan el compost como mantillo, aunque las cantidades requeridas para una supresión efectiva de las malas hierbas pueden no ser económicamente viables.

El compost es mucho más efectivo y económico para usarlo como un ingrediente en las mezclas para macetas (a 10-50% del volumen total), o como una enmienda del suelo a 1-10 toneladas/ac para inocular el suelo con organismos benéficos, proveer nutrientes de liberación lenta y mejorar la estructura del suelo.

Las tasas de aplicación más elevadas, como las utilizadas en el estudio, suelen dar lugar a niveles excesivos de P, K y algunos micronutrientes en el suelo. El exceso de P y K puede favorecer el crecimiento de las malas hierbas sobre los cultivos en los años siguientes.

Estiércol

Estiercol
sarangib / Pixabay

El materia orgánica como el estiércol no se recomienda como mantillo para el control de las malas hierbas. Muchas semillas de malas hierbas pasan ilesas por el tracto digestivo del ganado, y los nutrientes fácilmente disponibles en el estiércol estimulan el crecimiento de las malas hierbas.

La hierba de los corderos (Chenopodium album) y el amaranto espinoso (Amaranthus spinosus) son sólo dos de las muchas malas hierbas que responden a los nutrientes y que se esparcen con frecuencia en el estiércol.

Además, el estiércol no compostado no puede aplicarse a los cultivos de hortalizas con certificación ecológica en los 90-120 días siguientes a la cosecha, y la aplicación de suficiente estiércol para suprimir la emergencia de las plántulas de malas hierbas del suelo es probable que cree excesos brutos de P y K en el suelo.

Otros residuos orgánicos

residuos orgánicos mantillo organico
melGreenFR / Pixabay

Los residuos de cultivos -especialmente los materiales como los desechos de la desmotadora de algodón, las cáscaras de arroz, las cáscaras de maní y las cáscaras de trigo sarraceno- pueden estar disponibles en cantidad en ciertas localidades.

Su capacidad para suprimir las malas hierbas puede variar, dependiendo de la textura y posiblemente de las propiedades químicas. Se debe tener cuidado de evitar los residuos de cultivos que lleven patógenos de cultivos, semillas de malas hierbas o residuos de herbicidas.

Se ha informado de que las cáscaras de trigo sarraceno atraen a los gatos que utilizan el lecho de mantillo como caja de arena, por lo que puede no ser una buena opción en los barrios con una alta población de gatos.

Mantillo vivo

Durante muchos años, algunos agricultores han experimentado con mantillos vivos -cultivos de cobertura perennes o anuales que crecen entre las hileras de cultivo- en un esfuerzo por mejorar la calidad del suelo mientras se suprimen las malas hierbas.

La experiencia ha demostrado que los mantillos vivos que se dejan crecer cerca de los cultivos suelen competir con éstos por la humedad o los nutrientes, lo que da lugar a un menor rendimiento.

Sin embargo, en plantaciones muy espaciadas, como las de bayas, los callejones pueden mantenerse con un mantillo vivo perenne, mientras que la zona cercana a las hileras de cultivo se mantiene libre de vegetación competitiva y se acolcha con paja, virutas de madera u otros materiales orgánicos.

Los mantillos vivos también pueden plantarse en franjas de 60 a 90 centímetros de ancho entre los parterres permanentes de hortalizas para crear caminos firmes y libres de barro para el tráfico de tractores y peatones; definir por dónde deben caminar los trabajadores y los recolectores, y proporcionar un hábitat para los insectos beneficiosos.

Los recortes de la siega periódica del mantillo vivo pueden utilizarse para complementar el mantillo orgánico en los lechos de cultivo.

Referencias y bibliografía

¿Te ha sido útil este artículo? Déjanos un comentario con cualquier duda que tengas 🙂

¿Ha sido útil esta publicación?

Sobre el autor

Soy Carolina. Cursé estudios de el Grado en Ingeniería Agrícola por la Universidad de La Rioja.

Desde siempre, me ha gustado redactar, editar y publicar información relacionada con el medio ambiente, la agricultura, la jardinería y el cultivo de frutas y hortalizas.

En Sembrar100 puedo llevar a cabo esta tarea, y la verdad: ¡Me encanta!

Mi labor como editora jefe me lleva bastante trabajo, puesto que además de redactar, debo revisar y corregir fuentes bibliográficas, así como posibles erratas que podamos cometer.

Espero que la información que aquí ofrecemos te guste 🙂

Deja un comentario

Optionally add an image (JPEG only)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.